Saltar al contenido principal

Rusia: la oposición gana terreno en las elecciones municipales

Electores rusos durante las elecciones municipales en un puesto de votación de San Petersburgo, Rusia, el 8 de sepetiembre de 2019
Electores rusos durante las elecciones municipales en un puesto de votación de San Petersburgo, Rusia, el 8 de sepetiembre de 2019 Anatoly Maltsev / EFE

El partido oficialista perdió un tercio de la Asamblea legislativa de Moscú tras las elecciones del 8 de septiembre. La estrategia del "voto inteligente" permitió a la oposición ganar 20 escaños en la capital.

Anuncios

Un domingo con aires de derrota para los diputados pro-Kremlin. Unos cincuenta millones de rusos tenían cita en las urnas el pasado 8 de septiembre para votar en las elecciones municipales. En juego: 16 gobernadores regionales y los parlamentos locales de 13 regiones, incluyendo a Crimea. La campaña electoral de estos comicios se llevó a cabo en medio de un agitado verano de manifestaciones.

Desde mediados de julio, miles de moscovitas salieron a las calles cada semana para protestar, algo inédito desde 2012. El motivo: el rechazo de las autoridades de inscribir a los 57 candidatos de oposición. Las manifestaciones fueron severamente reprimidas por la policía, por lo que toda la atención estaba puesta en los resultados en Moscú.

La abstención fue protagonista de la jornada del 8S

En este clima de tensión reinó la abstención. La participación en la capital apenas alcanzó el 21.77%, solo un poco más que en las elecciones locales de 2014.

A pesar de que perdieron un tercio de sus elegidos, los diputados pro-Kremlin aún tienen la mayoría en la Asamblea moscovita con 25 escaños de 45 para los que se postularon 225 candidatos en total. Sin embargo, el partido oficialista Rusia Unida y sus aliados lograron 38 escaños en la elección pasada.

Prueba de la pérdida de popularidad del partido de Vladimir Putin es el caso de Andreí Metelski. El líder de Rusia Unida en la capital y diputado desde 2001, no consiguió ser reelegido.

Este año, los candidatos del partido de Gobierno no se presentaron bajo la bandera de Rusia Unida sino a título personal para no padecer la baja popularidad de esta formación.

Informe desde Moscú: partidos opositores logran 20 escaños en la capital rusa

La estrategia del "voto inteligente"

Una de las posibles explicaciones de este revés electoral es "el voto inteligente". Se trata de una estrategia propuesta por el líder opositor Alexéi Navalny, cuyos aliados fueron excluidos de las elecciones, y que pidió a los electores apoyar a los candidatos que podrían derrotar a los oficialistas. Estos últimos perdieron en 20 de los 45 distritos de la capital rusa mientras que los candidatos comunistas pasaron de tener 5 a 13 diputados. Por su parte, Rusia Justa, partido de oposición tolerado por el Kremlim, entra con esta elección por primera vez a la Asamblea de Moscú con tres escaños.

El líder opositor Alexei Navalny vota en las elecciones al parlamento de la capital del país, en Moscú, Rusia, el 8 de septiembre de 2019.
El líder opositor Alexei Navalny vota en las elecciones al parlamento de la capital del país, en Moscú, Rusia, el 8 de septiembre de 2019. REUTERS/Tatyana Makeyeva

"Es un resultado fantástico de la votación inteligente. Luchamos por esto juntos. Gracias a todos por vuestra contribución", escribió Navalny en su cuenta de Twitter.

No obstante, además del clima de tensión, también hay un creciente descontento popular por la reforma pensional y el aumento de la pobreza en el país; lo que ciertos analistas consideran jugó también en los resultados.

En el resto del país la estrategia de Navalny no funcionó, pues Rusia Unida logró quedarse con la mayoría en 11 asambleas legislativas así como la reelección de todos los gobernadores. Ejemplo de esto, San Petersburgo, en donde Alexander Beglov, aliado de Putin, fue reelegido en la gobernación, a pesar de su baja popularidad.

Con AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.