Saltar al contenido principal

EE. UU. le pide “más” a México en temas migratorios, mientras el país se niega a ser "tercer país seguro"

Un soldado de la Guardia Nacional vigila una sección de la valla fronteriza entre México y EE. UU. en Ciudad Juárez, México, el 5 de septiembre de 2019
Un soldado de la Guardia Nacional vigila una sección de la valla fronteriza entre México y EE. UU. en Ciudad Juárez, México, el 5 de septiembre de 2019 José Luis González / Reuters

Mientras EE. UU. le exige “más” a México en materia migratoria, el país reitera que no será un "tercer país seguro". El rifirrafe se da previo a la reunión entre Pence y Ebrard, para revisar los compromisos adquiridos por México en esta área.

Anuncios

Estados Unidos no impondría nuevos aranceles a México, sí y solo sí, México se comprometía a detener la migración hacia Estados Unidos. Pero, aunque el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador considera que ha logrado importantes avances, para la Administración Trump los resultados son insuficientes.

Hace tan solo unos días, el canciller mexicano Marcelo Ebrard calificaba de “exitosa” su estrategia para contener a los migrantes, y consideraba cumplida su parte del acuerdo bilateral para disminuir el flujo migratorio, con el que evitaron que Estados Unidos hiciera efectiva su amenaza de imponerle nuevos aranceles al país. Pero ahora, tres meses después y previo a la reunión con Mike Pence en Washington para evaluar dicho acuerdo, las cosas parecen inciertas.

Lo que aumentó la incertidumbre fueron las palabras del comisionado en funciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), Mark Morgan, justo un día antes de la cita, cuando aseguró que México “tiene que hacer más”.

Pero lo que dijo, no se quedó en una simple advertencia. Morgan también exigió que la Guardia Nacional mexicana debe “mantenerse en la tarea” de contener a los indocumentados y pidió que México siga trabajando en conjunto con las autoridades estadounidenses para que “expandan el Protocolo de Protección de los Migrantes" (PPM), más conocido como "Permanezcan en México".

“México no es ni aceptará ser tercer país seguro”: Ebrard

La polémica tomó otras dimensiones cuando Morgan se refirió a la posibilidad de que México fuera un “tercer país seguro”. Según el funcionario, Washington sigue "absolutamente" interesado en impulsar un acuerdo de ese tipo con México, lo que abriría la puerta para que Estados Unidos rechace a los solicitantes de asilo, si no buscaron antes el estatus en territorio mexicano.

Pero México respondió de inmediato. En su cuenta de Twitter, el canciller Marcelo Ebrard reiteró que “México no es ni aceptará ser tercer país seguro, tenemos mandato en ese sentido del Presidente de la República y es consenso en el Senado de todas las fuerzas políticas. No lo aceptaremos”, escribió.

Así entonces, una posible solicitud de Estados Unidos al respecto en la reunión con el vicepresidente Mike Pence, tendría un rotundo “NO” por respuesta. Lo que queda en el aire es si una posible imposición de aranceles a las importaciones mexicanas, será nuevamente la estrategia de presión del presidente Donald Trump, para lograr sus objetivos.

La estrategia “exitosa” del Gobierno mexicano

Cumplidos los tres meses iniciales desde el acuerdo alcanzado por Estados Unidos y México, que forzó al Gobierno de López Obrador a endurecer su política migratoria, el balance entregado por el canciller Marcelo Ebrard, es positivo.

Ebrard informó el 6 de septiembre, que “La implementación de todas las medidas en su conjunto ha traído consigo una reducción del flujo migratorio del orden del 56 % entre principios de junio y agosto", un dato que consideró como “exitoso”.

De ese 56 %, un tercio corresponde a ciudadanos mexicanos y el resto son centroamericanos. En total, 52.705 extranjeros fueron deportados desde junio.

Los datos de Estados Unidos también muestran una reducción en la movilización de los migrantes hacia el norte. El encargado de la CPB confirmó que, en agosto, la agencia detuvo o consideró inadmisibles a 64.006 migrantes indocumentados. Un descenso del 56 %, misma cifra entregada por Ebrard.

El costo para México, por evitar nuevos aranceles

Si bien, México logró bloquear una eventual guerra comercial con Estados Unidos, el costo para el país se siente de las fronteras, para adentro.

Para lograr el objetivo de reducir el flujo migratorio, AMLO ordenó el despliegue de los efectivos de la Guardia Nacional en sus fronteras. Una fuerza creada para combatir la violencia, que ahora contiene a los migrantes en los límites sur y norte.

Pero las denuncias por violaciones a los derechos humanos, detenciones arbitrarias y la muerte de un hondureño por disparos de agentes de la policía, han empañado la labor de los uniformados. Ante los reclamos, Ebrard respondió, "El promedio de quejas respecto al instituto de migración es entre 185 y 200 al mes, la Guardia Nacional tiene 7 (quejas) en estos momentos", aseguró.

Migrantes - La implacable cacería de Donald Trump contra los inmigrantes

El pacto, que este martes será evaluado en Washington entre Mike Pence y Marcelo Ebrard, permite que Estados Unidos devuelva a México a todos los indocumentados que llegan a su frontera y esperen allí, hasta que se resuelvan sus peticiones en los tribunales de migración estadounidenses, un proceso que podría tardar, años.

Con Reuters, EFE y medios locales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.