Saltar al contenido principal

El Parlamento británico dice "No" por segunda vez a convocar elecciones anticipadas

El primer ministro británico, Boris Johnson, sale de su residencia oficial en Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson, sale de su residencia oficial en Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019. Toby Melville / Reuters

La Cámara de los Comunes vetó por segunda vez en menos de una semana la solicitud del primer ministro, Boris Johnson, de llamar a elecciones generales anticipadas. El mandatario continúa defendiendo la vía de un Brexit sin acuerdo.

Anuncios

El Parlamento británico sigue bloqueando el camino del primer ministro Boris Johnson. Este 9 de septiembre los diputados británicos dijeron "No" por segunda vez a la convocatoria de elecciones generales anticipadas que planteaba el mandatario. Johnson necesitaba el respaldo de dos tercios de los diputados para convocar unos comicios, pero obtuvo tan solo 293 de los 434 votos requeridos.

En la misma jornada, la reina Isabel II firmó una ley aprobada ya por las dos Cámaras del Parlamento que busca obligar al primer ministro a pedir una prórroga del Brexit. Con esta normativa, el Parlamento tiene las herramientas legales para frenar una salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europa.

Según esa legislación, el jefe de Gobierno deberá remitir una carta a Bruselas el próximo 19 de octubre pidiendo una extensión del plazo de salida del bloque comunitario si no ha alcanzado para entonces un acuerdo con la Unión. Sin embargo, Johnson, insiste en que no tiene intención de solicitar una nueva prórroga a la Unión Europea, incluso ha llegado a decir que preferiría estar "muerto en una zanja".

Captura de pantalla de un video que muestra al primer ministro Boris Johnson después de que el Parlamento británico votara en contra de adelantar las elecciones generales. Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019.
Captura de pantalla de un video que muestra al primer ministro Boris Johnson después de que el Parlamento británico votara en contra de adelantar las elecciones generales. Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019. Reuters

¿Cuáles son las opciones que tendría Boris Johnson para evitar prorrogar el Brexit?

Estas son algunas de las estrategias que el primer ministro podría intentar seguir para conseguir su objetivo de sacar a Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre, cueste lo que cueste, a pesar de la entrada en vigencia de la norma que le obliga a retrasar el Brexit:

Ignorar la normativa: El primer ministro puede simplemente ignorar mandato que dicta la ley de solicitar a Bruselas una extensión del plazo de salida y buscar llegar a la fecha límite para el Brexit (el 31 de octubre) para que no haya marcha atrás y Reino Unido tenga que abandonar el bloque comunitario. De llegar a hacer esto, Johnson podría ser condenado por desacato e incluso enviado a prisión.

Enviar una segunda carta que neutralice el contenido de la primera: el equipo de Johnson ha valorado la posibilidad de cumplir con la obligación de enviar la carta solicitando la extensión a Bruselas, pero de acompañarla con un segundo escrito en el que pediría al bloque que ignore dicha petición. Esa opción también podría llevar al primer ministro ante la Justicia.

Forzar la convocatoria de elecciones: sin duda la opción de ir a las urnas era la preferida por Johnson. El mandatario, que está en minoría en la Cámara de los Comunes, se presenta como favorito en las encuestas. En caso de ganar y recuperar la mayoría parlamentaria, Johnson podría intentar revocar la ley contra un Brexit 'duro'.

Tras el rechazo en los Comunes, Johnson podría recurrir a otros métodos para llamar a elecciones, aunque ninguno representa un camino sencillo para al mandatario. Johnson podría intentar aprobar una modificación de la ley electoral que le permita llamar a las urnas con una mayoría simple. La oposición, sin embargo, podría agregar enmiendas a esa legislación, que probablemente resultarían aprobadas y dificultarían el proceso.

Presentar una moción de censura contra su propio Gobierno: si bien es una posibilidad remota, existe. Johnson podría presentar una moción de censura en su contra. En caso de que el Parlamento votara contra su Ejecutivo, la oposición podría presentar un proyecto de Gobierno, pero de no ser viable, se convocarían comicios 14 días después de la votación.

Dimitir: una parte importante de sus votantes desean que se materialice cuanto antes el Brexit, con o sin acuerdo, y no le perdonarían que solicite una nueva prórroga. Para evitar dañar su imagen, Johnson podría presentar su dimisión y dejar que sea el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, quien firme la carta dirigida a Bruselas, por lo que sería Corbyn quien se vería perjudicado políticamente hablando.

Llegar a un acuerdo con Bruselas: a pesar de su intensa campaña por salir de la Unión Europea a como dé lugar, el primer ministro asegura que su principal objetivo sigue siendo alcanzar un nuevo acuerdo con Bruselas en la cumbre comunitaria del próximo 17 de octubre, dos días antes del límite para pedir una prórroga que le impone la ley. La UE no se ha mostrado dispuesta a retirar del acuerdo el llamado "backstop" (o salvaguarda irlandesa) que busca evitar a toda costa el regreso de una frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte y que Johnson considera como una cláusula "antidemocrática", por lo que un nuevo pacto se muestra como improbable.

Con EFE y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.