Saltar al contenido principal

Maduro asegura que desde "Colombia se conspira para mandar terroristas" a Venezuela

Fotografía cedida por la oficina de Prensa de Miraflores donde se observa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mientras habla en un acto de Gobierno en Caracas, Venezuela, el 9 de septiembre de 2019.
Fotografía cedida por la oficina de Prensa de Miraflores donde se observa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mientras habla en un acto de Gobierno en Caracas, Venezuela, el 9 de septiembre de 2019. Prensa Miraflores / vía EFE

Al historial de tensiones entre Venezuela y Colombia se añade un nuevo capítulo: la denuncia del presidente Nicolás Maduro "de cómo desde Colombia se conspira para mandar grupos terroristas para atacar a nuestro país".

Anuncios

Los intercambios verbales entre Caracas y Bogotá no paran. El presidente Nicolás Maduro habló en televisión pública y denunció lo que denominó una "escalada guerrerista, política y diplomática a todo nivel. Nostoros tenemos pruebas de cómo desde Colombia se conspira para mandar grupos terroristas para atacar poderes publicos, militares y civiles en nuestro país".

Maduro ofreció estas declaraciones en contraste con la investigación que publicó en su más reciente edición de septiembre la revista colombiana ‘Semana’ sobre los presuntos nexos entre las guerrillas colombianas y su gobierno y culpó a la "oligarquía colombiana" por estos ataques: "Colombia tiene un Estado fallido y en el Palacio de Nariño hay un gobierno que odia a Venezuela como nunca antes había existido y que responde a líneas guerreristas que aspiran a un conflicto armado entre ambos países", aseguró el mandatario, que agregó que el curso de guerra se activó y que Venezuela ha sido una "víctima de la guerra colombiana" de la que hoy le acusan de patrocinar.

Horas antes, el canciller venezolano, Jorge Arreaza había asegurado que el Gobierno de Nicolás Maduro quiere "evitar un conflicto, una guerra con Colombia", pero que en el país vecino "están decididos a hacerlo". Al tiempo que rechazó que su Gobierno mantuviera nexos con grupos irregulares para desestabilizar al gobierno colombiano y desestimó la investigación de ‘Semana’, asegurando que se trata de "falsos positivos".

Con esta misma expresión, "falsos positivos", la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, aseguró que “Colombia trama un ataque a Venezuela mediante la fabricación de falsos positivos, haciendo gala de su tradición histórica de violencia y guerra”. Rodríguez hizo eco de la acusación del líder del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional (CEOFANB), Remigio Ceballos, quien rechazó la información publicada por la revista colombiana. El gobierno de Iván Duque todavía no se ha pronunciado frente a este hilo de acusaciones.

‘Semana’ asegura que se basó en documentos secretos de la inteligencia venezolana para su investigación, pero Ceballos dijo que la revista “falsificó un Radiograma".

En el informe que presentó el medio colombiano, hay un aparte que dice que Ceballos, dirigiéndose en un memorando a “generales comandantes del Ejército Bolivariano, de la Guardia Nacional Bolivariana y la Milicia Bolivariana. Todas las unidades militares subordinadas, REDIS, ZODIS y ADIS” con fecha del 9 de agosto,decía que Maduro presuntamente ordenó “evitar entablar enfrentamientos con personal de los grupos rojos y brindar apoyo logístico". Es decir, según ‘Semana’, Maduro había ordenado eludir enfrentamientos con guerrilleros del ELN y las disidencias de las Farc.

Publicación de ‘Semana’ eleva el pico de tensiones entre Colombia y Venezuela

En un extenso y detallado informe la revista documentó, según archivos secretos de la inteligencia de ese país vecino, a los que dijo tener acceso, que el jefe del Ejecutivo venezolano “ordenó a sus tropas no atacar a estos guerrilleros y, por el contrario, suministrarles ayuda y capacitación. También evidencia que las Fuerzas Armadas de Venezuela saben perfectamente donde están los delincuentes colombianos y tienen sus campamentos, a los que llaman “centros de entrenamiento”, según la revista.

Además, ‘Semana’ expuso que el “régimen venezolano” maneja una terminología específica para referirse a Colombia y a la guerrilla. Para la revista, “Grupos rojos” son las palabras claves utilizadas por el gobierno venezolano para referirse a las guerrillas colombianas que están en ese país, integradas por el ELN y los disidentes de las Farc” y “país verde”, se usa supuestamente para referirse a Colombia.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró en una alocución televisada que los documentos que presentó la publicación como pruebas fueron "forjados" y presentaban errores en la terminología y acusó al presidente Iván Duque y al exmandatario, Álvaro Uribe, de estar detrás de estos señalamientos contra Maduro. “"Revista semana la próxima vez que le quieran hacer el trabajo a Uribe y a Duque por lo menos búsquense a alguien que les forje mejores documentos que esto”, aseguró el funcionario.

La información del medio colombiano sobre los supuestos nexos entre Maduro y la insurgencia colombiana, cobran especial relevancia en un momento bastante complejo para la relación entre ambos países. Especialmente desde el pasado 29 de agosto cuando el exjefe negociador de paz, Iván Márquez anunció su regreso a las armas acompañado de varios disidentes. Desde entonces, se exacerbaron las tensiones.

Duque y Maduro: historial reciente de una relación toxica

Desde ese mismo día que un pequeño grupo de la extinta guerrilla de las Farc anunció su rearme, Duque acusó a Maduro de proteger a una "banda de narcoterrorista". Un día después, el gobierno venezolano respondió acusando al gobierno colombiano de impulsar atentados en su territorio y dijo además que el gobierno colombiano permitía enfrentamientos entre paramilitares en la frontera común para dañar a su país.

De tantas acusaciones ya es difícil reconocer cuál de los dos tiró la primera piedra. Lo cierto es que las acciones entre ambos han deteriorado, ya no las relaciones rotas entre ambos desde el pasado febrero, sino la situación. El pasado 3 de septiembre Maduro informó que desplegaría un sistema de misiles antiaéreos en la frontera y ordenó ejercicios militares. Su homólogo colombiano le contestó que “ahora no salgan con bravuconadas a hablar de misiles en la zona de frontera, más bien en lugar de gastarse esa plata en misiles, que proteja al pueblo venezolano y le dé comida".

De tantas acusaciones ya es difícil reconocer cuál de los dos tiró la primera piedra.
De tantas acusaciones ya es difícil reconocer cuál de los dos tiró la primera piedra. Reuters

Pero este 9 de septiembre, el consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Colombia, Francisco Barbosa, afirmó que el país está en alerta máxima ante los ejercicios militares que iniciará mañana  Venezuela en la frontera común: "por supuesto una alerta máxima por parte de las mismas autoridades colombianas frente a cualquier movimiento de ese tipo de cosas", afirmó Barbosa a periodistas.

Las fricciones pasan por una neurálgica zona: el apoyo de Colombia al liderazgo del líder opositor Juan Guaidó y el desconocimiento de Maduro como presidente legítimo. Incluso el pasado 14 de agosto, Maduro denunció un supuesto plan para matarlo. El mandatario acusó a Uribe de querer mandar a 32 mercenarios a quitarle la vida, mientras desde la facción uribista, llovieron negaciones, críticas y más reproches al venezolano. Así, entre ires y venires se cimenta una crisis a la que de momento no se le augura un final plausible.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.