Saltar al contenido principal

México da parte positivo sobre migración y pide atacar el tráfico de armas provenientes de EE.UU.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, responde a una pregunta durante una conferencia de prensa en la Embajada de México en Washington, D. C., EE. UU., el 10 de septiembre de 2019
El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, responde a una pregunta durante una conferencia de prensa en la Embajada de México en Washington, D. C., EE. UU., el 10 de septiembre de 2019 Shawn Thew - EFE/APA

El balance presentado por México en EE. UU. sobre su política para disminuir el flujo migratorio es positivo. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, lo calificó de "exitoso" y llevó a cambio un pedido para Washington: detener el tráfico de armas.

Anuncios

Estados Unidos no quiere más migrantes en su país y México no quiere más armas ilegales provenientes de Estados Unidos en el suyo. Así concluyó el encuentro entre representantes de ambas partes en Washington, en el que evaluaron el avance del acuerdo bilateral logrado el pasado junio, en el que el Gobierno de Donald Trump le exigía a México detener el paso de migrantes hacia su territorio, a cambio de la no imposición de aranceles.

El balance entregado por la parte mexicana este 10 de septiembre fue positivo y la tendencia a la baja del tránsito de migrantes hacia el norte es "irreversible", así lo aseguró el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, líder de la delegación que se reunió con altos representantes del Gobierno estadounidense, un grupo liderado por el vicepresidente Mike Pence.

Pero esta vez las exigencias de Estados Unidos no fueron las únicas sobre la mesa. Ebrard llegó con un pedido bajo la manga: congelar el tráfico de armas desde Estados Unidos hacia México.

Al respecto, Ebrard dijo que se trata de una solicitud que México ya había planteado a las autoridades estadounidenses en meses pasados, más específicamente ante el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, pero del que hasta hoy se conocen los detalles.

Ebrard informó que ambas partes trabajarán gracias a la conformación de un grupo binacional que evaluará, mes a mes, el número de armas que entran a México desde Estados Unidos. Además, investigará la forma en la que ingresa el armamento hacia su país.

El secretario mexicano de Exteriores informó además que tuvo un breve encuentro con el presidente Donald Trump que calificó de "bastante amable". Según Ebrard, Trump dijo que "ve con buenos ojos lo que han hecho" en el tema migratorio y que revisará su solicitud "para frenar el tráfico de armas", comentó.

"El riesgo de confrontación entre Estados Unidos y México está cada vez más lejos"

En la cita, los delegados del Gobierno mexicano celebraron sus avances para contener a los migrantes que buscan "el sueño americano".

"México planteó que la estrategia mexicana ha dado resultados muy importantes para que los flujos migratorios se den de acuerdo a la ley. Se ha observado un descenso significativo", aseguró el canciller Ebrard al término del encuentro.

90 días después de la entrada en vigor del acuerdo se tenía prevista la evaluación del mismo, que se dio este martes (10 de septiembre). Uno de los temas que preocupaba era que se reactivara el tema de la imposición de aranceles, la amenaza que usó Washington para lograr un cambio en la política migratoria mexicana. Pese a la incertidumbre que generaba el tema, Ebrard aseguró que no se trató. "El riesgo de una confrontación entre México y EE.UU. cada vez está más lejos", tranquilizó el canciller mexicano.

Informe desde Washington: México no es ni aceptará ser tercer país seguro

Sobre el interés de que México sea un "tercer país seguro", el canciller Ebrard reiteró que su país está cumpliendo con el 90 % de sus objetivos en temas migratorios, por lo que la propuesta de Estados Unidos "no es una solución posible".

Consultado por periodistas sobre el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera norte y sur para contener a los migrantes, Ebrard acotó que se trata de un operativo de carácter "permanente".

Estados Unidos considera que "todavía queda más trabajo por hacer"

Pese al optimismo de la parte mexicana, el vicepresidente Mike Pence escribió en su cuenta de Twitter que "todavía queda más trabajo por hacer para asegurar de una vez por todas la frontera".

En concreto, los líderes de ambas partes acordaron implementar hasta el máximo extremo los Protocolos de Protección de Migrantes, como lo indica el comunicado oficial entregado por la oficina de Pence.

Dicha política permite que Estados Unidos devuelva a México a todos los indocumentados que llegan a su frontera y esperen allí hasta que se resuelvan sus peticiones en los tribunales de migración estadounidenses, un proceso que podría tardar años.

La estrategia comenzó a aplicarse en tres puntos de la zona limítrofe desde principios de 2019, pero México accedió a expandir su implementación por toda la frontera. El programa se ha ganado las críticas de los abogados estadounidenses que defienden a los migrantes por los peligros que pueden enfrentar mientras esperan la respuesta de las autoridades migratorias de Estados Unidos.

Con Reuters, EFE y medios locales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.