Saltar al contenido principal

Cuba se enfrenta a una posible crisis energética por la escasez de petróleo

Una multitud espera transporte ante la falta de combustible en las calles de La Habana, Cuba, el pasado miércoles 11 de septiembre.
Una multitud espera transporte ante la falta de combustible en las calles de La Habana, Cuba, el pasado miércoles 11 de septiembre. Ernesto Mastrascusa / EFE

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, anunció que el desabastecimiento de crudo afectará a la isla durante al menos todo septiembre y culpó de la situación al bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Anuncios

Racionamiento y ahorro de combustible: Cuba enfrentará así la crisis por falta de crudo que atraviesa este mes de septiembre. La isla dejó de recibir petróleo de manera temporal el pasado martes 10 de septiembre y no llegará otro suministro hasta el 14.

El presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, aseguró que la crisis era una "situación coyuntural" y descartó que estuvieran "en período especial", en referencia a la etapa que sufrió la isla en la década de 1990 por el desabastecimiento de combustible, que conllevó al colapso de las redes de transporte, apagones y escasez de alimentos.

Las autoridades anunciaron varias medidas para sobrellevar este mes de septiembre y priorizar las actividades básicas, como la distribución de alimentos y otros bienes primarios, además del transporte público. Por eso se frenarán o paralizarán producciones no esenciales y se reducirán los niveles de actividad en algunos sectores industriales para no coincidir con los horarios de consumo energético más alto, como al medio día o en las primeras horas de la noche con el objetivo de evitar los apagones.

Díaz-Canel aseguró que el origen de esta nueva crisis de desabastecimiento se debe a que el Gobierno de Estados Unidos está "actuando con mayor agresividad hacia Cuba" y que trata de "impedir la llegada de combustible" a la isla a través de la presión que ejerce a los buques que transportan crudo desde Venezuela hasta el territorio insular.

El mandatario culpó a la Administración de Donald Trump de tener un "plan genocida" para reducir "la calidad de vida y el progreso" en la isla con el objetivo de provocar un "estallido social".

Sin embargo, el mandatario tranquilizó a la población cubana al asegurar que "no hay problemas de abastecimiento" gracias a barcos que llegan con alimentos a la isla. Agregó que el 40% del consumo de combustible de Cuba está producido nacionalmente, cosa que ayudará, según Díaz-Canel, a sobrellevar la crisis.

La escasez de crudo afecta a Cuba desde hace años

La escasez de combustible se volvió más acuciante por el cerco naval estadounidense, pero afecta a Cuba desde hace años. Durante los últimos meses, las autoridades de la isla ya redujeron los horarios en los sectores estatales para disminuir el consumo eléctrico de sus instalaciones, entre otras medidas de racionamiento.

El problema de suministro de crudo se arrastra desde que la crisis en Venezuela se agravó. El país gobernado por Nicolás Maduro es el principal abastecedor de petróleo de la isla, pero desde 2015 los envíos de combustible a Cuba, subsidiados por el Gobierno venezolano, han caído en picada.

Ambos países, de gobiernos socialistas, sufren bloqueos comerciales por parte de Estados Unidos desde hace ya varios años, lo que ha contribuido a debilitar su situación económica. En los últimos días, la etiqueta #NoMásBloqueo se popularizó en las redes sociales para denunciar esta práctica estadounidense, a la que se sumó el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

La situación en Cuba se intensificó con la Presidencia de Trump, quien hizo aún más pequeño el cerco alrededor de la isla y restringió aún más las actividades turísticas en el país caribeño, un duro golpe a una de focos económicos más importantes de Cuba.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.