Saltar al contenido principal

Boris Johnson sostiene que no mintió a la reina Isabel sobre la suspensión del Parlamento

La reina Isabel II reconoce a Boris Johnson como primer ministro del Reino Unido tras las elecciones británicas el pasado 24 de julio de 2019
La reina Isabel II reconoce a Boris Johnson como primer ministro del Reino Unido tras las elecciones británicas el pasado 24 de julio de 2019 Victoria Jones / Reuters

La controversial decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de suspender el Parlamento en pleno debate del Brexit sigue levantando polvo y le forzó a explicar los argumentos que le dio a la reina Isabel II.

Anuncios

En un país como el Reino Unido, de fuerte tradición democrática y monárquica, es una pregunta insólita. Sin embargo, una reportera de televisión se la hizo este jueves 12 de septiembre al primer ministro Boris Johnson: "¿Le mintió a la reina cuando le aconsejó que suspendiera el Parlamento?".

Johnson se apresuró a responder: "Rotundamente no". Desde que el primer ministro le propuso a la reina Isabel II suspender el Parlamento británico en pleno debate acerca del Brexit, varios críticos y opositores denuncian que es una estrategia inconstitucional.

Algunos incluso cuestionaron que Johnson fuera honesto con Isabel II al pedirle que aprobara la suspensión del Parlamento ya que la Reina es quien toma la decisión final por cuestiones protocolarias.

La decisión del primer ministro fue, cuanto menos, polémica: el reglamento británico contempla la figura del llamado discurso de la Reina, cuando Isabel II inaugura una nueva sesión en la Cámara para dar inicio al curso político, pronunciando un discurso escrito por el mandatario que esté a cargo y que fija las prioridades del Gobierno. La tradición es que el Parlamento se suspenda durante los días previos al discurso.

Calendario que muestra los días en que el Parlamento británico estará suspendido a petición del primer ministro, Boris Johnson.
Calendario que muestra los días en que el Parlamento británico estará suspendido a petición del primer ministro, Boris Johnson. France 24

Sin embargo, en este caso la suspensión del Parlamento coincidió con las fechas claves alrededor del debate del Brexit. La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) está prevista para el 31 de octubre, y el órgano legislativo no funcionará entre el 9 de septiembre y el 14 de octubre.

La legalidad de la suspensión se dirimirá en el Tribunal Supremo

La polémica no solo abarca el ámbito político. Un tribunal escocés declaró el 11 de septiembre que la decisión de Johnson era ilegal. La corte, la más alta instancia de la región, revocaba así otra sentencia que rechazaba interferir en las decisiones del primer ministro.

Johnson anunció que recurrirá la sentencia al Tribunal Supremo, la más alta instancia judicial del Reino Unido. "El Tribunal Supremo tendrá que pronunciarse en los próximos días, y creo que lo adecuado en el caso de los políticos es dejar que lo hagan", señaló.

El primer ministro reiteró que las fechas del discurso de la Reina no tienen nada que ver con el Brexit, sino que responden a la necesidad de empezar el curso político después de uno de los periodos más largos que ha vivido la Cámara sin interrupción. Además, justifica que los legisladores volverán a sentarse en sus escaños para la cumbre prevista el 17 y 18 de octubre entre el Reino Unido y la UE sobre el acuerdo del Brexit.

Nicolás Murillo: "Boris Johnson está en una situación absolutamente incómoda"

Se espera que esa cumbre sea decisiva, ya que es prácticamente la última oportunidad de lograr un Brexit en el marco de un pacto. Johnson ha subrayado en repetidas ocasiones que el Reino Unido dejará las estructuras comunitarias el 31 de octubre haya o no acuerdo.

Sin embargo, las dos Cámaras del Parlamento aprobaron el 9 de septiembre una ley que bloquea un Brexit sin pacto con la UE. El documento dicta que Johnson deberá solicitar una extensión de tres meses, es decir, hasta el 31 de enero del 2020, para la salida del bloque si para el próximo 19 de octubre Londres y Bruselas no han llegado a un acuerdo de cómo se debe realizar el divorcio.

De hecho, el mismo Johnson se vio obligado a publicar un informe del Gobierno que alerta de las consecuencias de un Brexit sin pacto: desabastecimiento, aumento de precios y desórdenes públicos son las previsiones del ejecutivo británico.

Aunque el Parlamento está en silencio, los días no han sido fáciles para el primer ministro.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.