Saltar al contenido principal
Mundial de Baloncesto

Mundial de Baloncesto: Francia perdió ante Argentina, que jugará la final contra España

El francés Frank Ntilikina luce abatido, mientras que los jugadores de Argentina celebran, después de la segunda semifinal del Mundial de baloncesto en Beijing, China, el 13 de septiembre de 2019.
El francés Frank Ntilikina luce abatido, mientras que los jugadores de Argentina celebran, después de la segunda semifinal del Mundial de baloncesto en Beijing, China, el 13 de septiembre de 2019. Thomas Peter / Reuters

Argentina logró su pase a la final de Mundial de Baloncesto de China tras derrotar por 80-66 a Francia, que se vio superada por el empuje incesante de los sudamericanos y, en especial, del inoxidable Luis Scola.

Anuncios

Alegría para Argentina y desazón para Francia. Esas fueron las dos caras de la moneda de la vibrante semifinal del Mundial de Baloncesto que disputaron este viernes 13 de septiembre de 2019 en el Wukesong Arena de Beijing, en China, con triunfo final de la selección albiceleste por 80-66.

Tras el apasionante duelo entre Australia y España, que tuvo que irse a la prórroga y terminó con la victoria del seleccionado ibérico por 95-88, llegó este esperado partido entre los franceses y los argentinos.

Los galos venían motivados luego de eliminar a Estados Unidos y querían acceder a su primera final en un Mundial de Baloncesto, tras el bronce obtenido en España 2014, mientras que los argentinos querían volver a esta instancia tras su última final jugada en 2002 en EE. UU., donde cayeron con Yugoslavia.

El encuentro se caracterizó más por la solidez defensiva que por el ataque, y ambos equipos terminaron con tanteos por debajo de lo promediado durante el torneo. Todos excepto Luis Scola, la figura descollante del encuentro, que con 39 años parece inoxidable y fue el alma del equipo dirigido por Sergio Hernández. El veterano Scola, que lleva 20 años vistiendo la camiseta de la selección, anotó 28 puntos y capturó 13 rebotes.

Crónica del partido que le dio el tiquete a Argentina a la final del Mundial después de 17 años

El partido comenzó con la intensidad que le imprime Argentina a cada encuentro, pero los franceses golpearon primero con una canasta lejana de Ntikilina. Luego, Scola anotó dos entradas de pista a pista en dos ataques consecutivos y sumó otros dos puntos en otra penetración.

Un triple de Labeyrie despertó a una Francia que no lograba encestar y Nando de Colo salió del banquillo para acercar distancias y destrabar el ataque francés. Al final del primer cuarto, Francia estaba totalmente dentro del partido otra vez, al ir 21-18 abajo.

En el segundo cuarto los franceses mantuvieron el ritmo y con dos minutos y medio consumidos, se pusieron por delante por primera vez gracias a un mate de Lessort, que recibió la asistencia de De Colo.

Pero la ventaja para los europeos no duró mucho. Laprovittola y Deck volvieron a poner por delante en el marcador a los sudamericanos, tras uno de los contraataques característicos del equipo de Hernández durante el Mundial.

En el minuto 17, Deck encendió las alarmas y se retiró cojeando al banquillo. En su lugar entró Scola y aunque Fournier estaba enchufado y había anotado 9 puntos para el equipo dirigido por Vincent Collet, Argentina seguía acelerando y marcando los tiempos del partido.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Campazzo anotó un triple sobre la bocina que indicaba el final del periodo con el marcador 39-32 en favor de la albiceleste. Con ese resultado, se fueron ambos equipos al descanso.

Ninguna de las selecciones aflojó en la reanudación: Vildoza anotó tres tiros libres tras una falta y Albicy replicó con un triple. Todo lo que habían fallado en intentos de triples hasta el descanso (25 % de acierto argentino, por un 15 % francés) se tornó en aciertos. Un triple de Vildoza, otro de Batum y otro de Scola se sucedieron en un intercambio de triples que hizo rugir al pabellón en la capital china.

Pero Argentina empezó a distanciarse y cuando iban 25 minutos de partido, el marcador señalaba 52-38 en favor de los sudamericanos que a esa altura del encuentro disfrutaban por la superioridad que mostraban ante sus rivales.

Los intentos tímidos de los franceses por cerrar la brecha se toparon con un muro defensivo casi impenetrable, con un trabajo del quinteto argentino sobre la pista que les complicó extremadamente la anotación. El tercer cuarto se cerró con 60-48.

M'baye rompió la barrera psicológica de los 10 puntos de diferencia con un triple (60-51) en el arranque del último periodo, pero más adelante una canasta de Scola, tras una asistencia espectacular de Laprovittola, llevó los 10 puntos de ventaja de nuevo al marcador para los argentinos, una diferencia que no volvió a reducirse.

Scola no hizo nada más que agrandar la brecha. Dos triples seguidos a tres minutos del final le valieron la ovación de las gradas, que estallaron de nuevo a la conclusión del partido con el 80-66 final.

Scola, el alma de Argentina que intentará guiarla a su segundo título en un Mundial

Luis Scola no deja de sorprender y demuestra que la edad es solo una barrera mental. Es el único sobreviviente del equipo que jugó la final del Mundial 2002 ante Yugoslavia y del oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Además es el representante de la llamada generación dorada del baloncesto argentino.

"Acabamos de terminar contra Francia y no he pensado nada de España. Cuando llegas a una final de la Copa del Mundo es un poco irrelevante contra quién juegas porque todos van a ser muy buenos", dijo Scola cuando le preguntaron por el otro finalista en la zona mixta del Wukesong Sport Center de Beijing.

Scola tuvo elogios para el técnico que ha llevado a Argentina a la final, Sergio Hernández: "hace un millón de años que juego con él, es una gran parte de mi carrera y lo disfruto mucho como jugador, pero también lo quiero mucho como persona", dijo.

Scola no se mostró sorprendido por el nivel mostrado por el equipo sudamericano. "Yo sentía que teníamos este nivel de basket, pero en un partido puede pasar cualquier cosa y podríamos haber perdido contra Serbia", reflexionó.

Ahora vendrá un duro escollo para los argentinos: España, liderada por Marc Gasol, que por nombres es superior en el papel, pero en la cancha los argentinos han demostrado que los partidos hay que jugarlos.

La gran final, completamente de habla hispana, se jugará el domingo 15 de septiembre a las 8:00 p.m. (hora local) en el Wukesong Arena de Beijing.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.