Saltar al contenido principal

Jornada de caos en París por huelga masiva de los transportadores

Los viajeros esperan para abordar un metro en la estación de metro Gare du Nord durante una huelga de todos los sindicatos de la red de transporte de París (RATP) contra los planes de reforma de pensiones en París, Francia, el 13 de septiembre de 2019.
Los viajeros esperan para abordar un metro en la estación de metro Gare du Nord durante una huelga de todos los sindicatos de la red de transporte de París (RATP) contra los planes de reforma de pensiones en París, Francia, el 13 de septiembre de 2019. Christian Hartmann / Reuters

París vivió una jornada de caos circulatorio con cientos de miles de personas afectadas que tuvieron que modificar su forma de desplazarse por el paro masivo del sector de transporte urbano convocado por la reforma a las pensiones.

Anuncios

La huelga más grande del sistema de transporte público de París en más de una década interrumpió los planes de los turistas este viernes 13 de septiembre y obligó a los residentes a trabajar desde sus casas o buscar formas alternativas de llegar a sus oficinas.

La compañía de transporte público de París, RATP, informó que 10 de las 16 líneas de metro estaban cerradas y varias otras, incluidas las dos líneas principales de trenes regionales RER, sufrieron graves interrupciones. Los horarios de autobuses y tranvías también se vieron afectados.

Desde primera hora de la mañana, las consecuencias del paro de la RATP eran evidentes en las calles, atestadas de autos y de transeúntes, y en las autopistas de acceso a la capital francesa, donde antes de las 8:00 a.m. (hora local) ya se acumulaban 285 kilómetros de trancones, según el organismo oficial Biston Futé.

En la emblemática estación de tren Gare du Nord, los viajeros más activos de Europa sufrieron con las plataformas abarrotadas y las largas esperas en las pocas líneas de metro que prestaron un servicio reducido. En la Gare Saint-Lazare, en el centro de París, los pasajeros se abarrotaron de trenes operados por la SNCF estatal antes de detenerse para consultar las rutas de autobuses en sus celulares.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La situación fue similar con los autobuses ya que solo una tercera parte salió a prestar el servicio. Por eso, se pudo ver a muchos parisinos y turistas usando bicicletas urbanas y scooters eléctricos, o simplemente caminando por las calles.

Un paro de transporte como protesta contra la reforma pensional de Macron

El paro de este viernes, convocado por los sindicatos representativos de la RATP, es la primera gran protesta tras la vuelta de las vacaciones de verano contra la reforma pensional que promueve el Gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron.

Los sindicatos quieren que la huelga, que se espera sea la más grande desde 2007 en París, envíe una advertencia al Gobierno, ya que lanza una de las reformas más peligrosas de su Presidencia: fusionar los 42 sistemas de pensiones de Francia en un solo sistema basado en puntos.

El eje principal de este proyecto consiste justamente en crear este sistema de puntos y unificar la cuarentena de regímenes que existen en la actualidad. Esto afecta directamente a los empleados de la RATP, pues tienen junto a otras profesiones específicas un régimen especial muy ventajoso que les permite jubilarse entre los 51 y 62 años, con una pensión calculada únicamente sobre los seis últimos meses de su carrera. Además, los trabajadores solo aportan para su pago el 40 %, mientras que el resto le correspondía pagarlo al Estado.

Macron ha señalado que los cambios planeados harán que el sistema público de pensiones sea "más justo". El mandatario prometió que la edad legal de jubilación se mantendrá en 62 años, pero las nuevas condiciones alentarán a las personas a trabajar más tiempo antes de jubilarse.

Solidaires, una de las centrales, explicó en un comunicado que defienden ese régimen especial porque lo consideran la "base de un contrato social construido para crear un cierto equilibrio frente a las obligaciones vinculadas a sus misiones de servicio público".

El primer ministro Édouard Philippe prometió el jueves tomarse el tiempo para escuchar a los sindicatos y la opinión pública en general después de las críticas en el pasado por hacer oídos sordos.

Pese a esto, "los anuncios del primer ministro no tendrán ningún impacto. La huelga se lanzó y la participación será masiva", dijo a Reuters Fréderic Ruiz, que dirige el sindicato CFE-CGC en RATP.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La primera de varias marchas programadas en contra de la reforma pensional

La de este 13 de septiembre abre una larga serie de movilizaciones ya programadas contra la reforma de las pensiones. El próximo lunes están convocados a un paro colectivos de médicos, enfermeras, fisioterapeutas, pilotos de línea o personal de cabina de los aviones.

Los abogados, que también se benefician de un sistema especial de pensiones, planean una huelga ese mismo día. Varios sindicatos de izquierda también están planeando manifestaciones el 21 y 24 de septiembre en París sobre los planes de reforma de pensiones.

El próximo jueves está prevista otra en la eléctrica estatal EDF; el sábado 21 el sindicato Fuerza Obrera ha organizado una manifestación nacional en París; tres días después serán la Confederación General del Trabajo, Solidaires y SUD-Rail los que desfilarán por todo el país.

Un ministro de Transporte júnior, Jean-Baptiste Djebbari, dijo que "hoy hay varios regímenes especiales y un régimen general que no es sostenible financieramente, todo el mundo lo sabe".

Informe desde París: el 95% de los trabajadores del transporte público de París están en huelga

"Cuando comienzas a jugar con el sistema de pensiones, es mejor pisar con cuidado", dijo el ministro de Presupuesto, Gerald Darmanin, a la radio 'Europe 1'.

La reforma será presentada y debatida formalmente en el Parlamento el próximo año, luego de una consulta de tres meses con los sindicatos y grupos de empleadores.

Philippe dijo que el futuro proyecto de ley de reforma de las pensiones, que no estará plenamente vigente hasta 2040, se votará en la Asamblea Nacional "de aquí al próximo verano".

Algo relevante de estas nuevas protestas sindicales es que podría ser el inicio de otro capítulo desfavorable para el Gobierno de Macron, que se debilitó con las protestas de los llamados 'Chalecos amarillos' de finales de 2018 y el primer semestre de 2019.

Con AP, Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.