Saltar al contenido principal

La Justicia para la Paz colombiana expulsa a ‘Santrich’, exlíder de las FARC que volvió a las armas

Jesús Santrich descansa en rueda de prensa de diciembre de 2016, poco despúes de la firma del acuerdo de paz
Jesús Santrich descansa en rueda de prensa de diciembre de 2016, poco despúes de la firma del acuerdo de paz Guillermo Legaria / AFP

Los magistrados decidieron excluir a todos los exmiembros de las FARC que anunciaron su retorno a la lucha armada a finales de este mes de agosto, liderados por el jefe guerrillero ‘Iván Márquez’.

Anuncios

La Justicia Especial para la Paz (JEP), el órgano de justicia transicional surgido del acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano, expulsó a Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias ‘Jesús Santrich’, este 13 de septiembre. La decisión llega después de que varios exmiembros de las FARC, liderados por quien fue el número dos de la guerrilla, ‘Iván Márquez’, anunciaran a finales de agosto su regreso a las armas.

También expulsó a Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias ‘El Paisa’, otro de los declarados insurgentes. La JEP los considera a ambos “desertores del proceso de paz”.

El tribunal de paz, encargado de juzgar los crímenes del conflicto armado colombiano, ofrece beneficios a los exguerrilleros que se comprometan a contribuir a la verdad y a la restauración de las víctimas. Algunos ejemplos son condenas menores por algunos crímenes y la garantía de no extradición.

De hecho, ‘Santrich’ está pedido en extradición por Estados Unidos, acusado de planear un envío de diez toneladas de cocaína al país norteamericano. Por este motivo, pasó más de un año en la cárcel. Sin embargo, la JEP abogó por mantenerlo bajo la jurisdicción especial y evitar su extradición hasta que se pudiera probar que ‘Santrich’ había cometido algún delito tras la firma del acuerdo.

Ahora, la JEP le retiró todos los beneficios de la justicia de paz, entre los cuales estaba la garantía de no extradición que se le había concedido a quien fue uno de los principales jefes de las FARC y uno de los líderes negociadores del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016.

En el caso del ‘Paisa’, la JEP consideró que “incumplió con las condiciones constitucionales y legales para mantener y acceder a los distintos tratamientos penales especiales”.

El tribunal aseguró que se dará el mismo proceso con todos los demás exguerrilleros de las FARC, ahora disidentes, y que ya avanza los trámites para que sea así. El magistrado Eduardo Cifuentes aseguró que todas las salas de la judicatura declararán “la exclusión de todas aquellas personas que, efectivamente, asumen la condición ante el mundo, ante Colombia, de ser desertores del proceso de paz”.

'Santrich' y 'Márquez', de nuevo a las armas

El pasado 29 de agosto, quien fue el segundo al mando de las FARC, ‘Iván Márquez’, anunció en un video el rearme de una facción de la guerrilla. ‘Márquez’ llevaba más de un año en paradero desconocido, desde la captura de su compañero ‘Santrich’.

Según el comunicado que leyó ‘Márquez’ en el video, los exguerrilleros tomaron la decisión de volver al combate por la “traición del Estado a los acuerdos de Paz de La Habana”. Junto a él, aparecían ‘Santrich’ y ‘El Paisa’.

Captura de pantalla del video en el que 'Iván Márquez', líder de las FARC, anuncia que retoma las armas
Captura de pantalla del video en el que 'Iván Márquez', líder de las FARC, anuncia que retoma las armas Youtube / Jacobo Alape

“Fuimos obligados a retomar las armas”, subrayó ‘Márquez’, quien tachó el acuerdo de paz de “desarme ingenuo”. Además, también aseguró que solo atacarán para responder a las ofensivas de las fuerzas armadas colombianas y que no volverán a la práctica de los secuestros.

Así, algunos de los principales líderes de las FARC pasaron a las disidencias, que actualmente acumulan unas 2.300 personas operando en grupos dispersos en Colombia. Por ahora, no hay una coordinación entre los grupos disidentes, pero el país está alerta por si la llegada de los nuevos comandantes cambia esta situación.

Por su parte, Rodrigo Londoño, el líder del partido FARC, heredero de la guerrilla tras el proceso de paz, criticó la decisión de Márquez: “los acuerdos de paz encarnan la culminación del viejo anhelo del pueblo colombiano de poner fin al conflicto armado (…) Proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.