Saltar al contenido principal

El ataque hutí consigue reducir el funcionamiento de la mayor petrolera del mundo al 50%

El humo de los ataques en la petrolera Aramco se pudo ver durante toda la jornada
El humo de los ataques en la petrolera Aramco se pudo ver durante toda la jornada Stringer / Reuters

Los rebeldes hutíes de Yemen reivindicaron la autoría de un ataque con drones en territorio saudita. El asalto detuvo prácticamente el 50% de la producción de dos de las infraestructuras petroleras más grandes del mundo.

Anuncios

Los incendios estallaron en la planta petrolera más grande del mundo, situada en Buqyaq, Arabia Saudita. También en la mina de extracción de crudo de Khurais. Diez drones hutíes atacaron estas infraestructuras en la madrugada de este sábado 14 de septiembre.

Han tenido que pasar 20 horas tras el ataque, para que antes de la medianoche del sábado 14 de septiembre, el nuevo ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, hiciese una valoración de los daños a través de un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias SPA. No es la mejor forma de empezar un cargo que asumió hace pocos días, ya que la petrolera estatal Aramco detuvo la producción de 5,7 millones de barriles, lo que significa casi un 50%. 

Además de ofrecer los primeros datos, las declaraciones sirvieron para el anuncio de Riad de que cubrirán la demanda de los clientes con inventarios y para lanzar la advertencia de que tienen la voluntad y la capacidad para responder a una agresión, que desde EE.UU., responsabilizan a Irán, por su respaldo a los hutíes. 

Precisamente, Donald Trump admitió durante una conversación telefónica con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, que el ataque había afectado la economía de todo el mundo y ofreció su colaboración para ayudar en la seguridad y estabilidad de Riad. 

Poco después de los ataques, los rebeldes hutíes de Yemen se reivindicaron como responsables del asalto. Yahya Sarea, portavoz de los militares hutíes, proclamó lo siguiente en la televisión yemení Al Masirah: “La fuerza aérea completó un amplio ataque usando diez drones en el este de Arabia Saudita esta mañana (…) La misión es parte de nuestro derecho legítimo a responder a los crímenes de agresión y el bloqueo continuo contra nuestro país”.

“Le prometemos al régimen saudita que nuestras próximas operaciones serán mayores y más dolorosas, mientras sus agresiones y bloqueo continúen. Les aseguramos que nuestra lista de objetivos no deja de crecer”, agregó Yahya Sarea.

La planta petrolera y la mina, ambas de propiedad de la compañía Saudita Aramco, son infraestructuras clave para la exportación de crudo de Arabia Saudita y también para el suministro global de energía. 

Según Aramco, la mina de extracción produce más de 1 millón de barriles de petróleo al día y tiene reservas de 20.000 millones de barriles. Por su parte, la planta de Buqya procesa unos 7 millones de barriles de crudos pesados a un producto más liviano. Después, los barriles se transportan a varios puntos del golfo Pérsico y el mar Rojo. Sin embargo, aún están calculando el alcance final de los daños, los cuales serán informados durante las próximas 48 horas. 

La mina extractora de crudo de Khurais, en Arabia Saudita, en una imagen tomada durante su construcción en junio de 2003
La mina extractora de crudo de Khurais, en Arabia Saudita, en una imagen tomada durante su construcción en junio de 2003 Ali Haider / EFE

Hutíes y Arabia Saudita, en conflicto desde 2015

El ataque sucede en un contexto de tensiones regionales en aumento, especialmente con el endurecimiento de las relaciones entre Estados Unidos e Irán. Arabia Saudita, aliada de Washington, interviene militarmente en Yemen para luchar contra a los rebeldes hutíes, que tienen el apoyo de Teherán, desde marzo de 2015.

Los hutíes se alzaron en armas a finales de 2014 y ocuparon varias provincias de Yemen. Además, expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, quien actualmente se encuentra exiliado en Arabia Saudita.

El ataque sucede cuatro días después de que los rebeldes hutíes y el Gobierno yemení acordaran, durante la sexta ronda de negociaciones que impulsan las Naciones Unidas, la creación de un centro conjunto de operaciones para apoyar la implementación del alto al fuego acordado en diciembre de 2018.

Con AP, Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.