Saltar al contenido principal

El Mundial de rugby devuelve la vida a una ciudad devastada por el tsunami

Anuncios

Kamaishi (Japón) (AFP)

Cuando en unos días Kamaishi reciba el Mundial de rugby, sus ciudadanos sentirán una fuerte emoción, después de que la modesta ciudad japonesa perdiera más de un millar de personas durante el tsunami gigante que asoló la zona en marzo de 2011.

Con 34.000 habitantes, situada en la costa marítima del noreste del país, Kamaishi tuvo que ser prácticamente reconstruida de manera integral. De las ruinas emergió un flamante nuevo estadio, cuya capacidad será de 16.000 plazas durante la Copa del Mundo.

Convertir la construcción de este recinto deportivo en una prioridad no fue del gusto de todo el mundo. Muchos señalaron que había vecinos que todavía vivían en casas provisionales, ocho años después de la catástrofe. Pero otros ven el estadio como un potente símbolo de la renovación y de la esperanza.

"Es muy importante para nosotros escribir una nueva página de la historia (de la ciudad), una herencia que queríamos", declaró a la AFP el alcalde de Kamaishi, Takenori Noda.

Antiguo bastión siderúrgico, Kamaishi también tiene un pasado glorioso en el rugby. A comienzos de los años 80 el club local, Nippon Steel Kamaishi RFC, logró siete campeonatos nacionales consecutivos, ganándose el apodo de "los hombres de hierro del norte".

Los Kamaishi Seawaves tomaron el relevo y la ciudad se ha volcado con su equipo después del traumatismo que supuso el tsunami del 11 de marzo de 2011.

"Los niños de Kamaishi no saben por qué la ciudad era tan conocida por el rugby. Recibir la Copa del Mundo, aquí en Kamaishi, es una gran oportunidad y experiencia para ellos", señaló el alcalde.

Takuma Kawasaki, un niño de 12 años que ya juega a rugby, tiene muchas ganas de que empiece el torneo: "Hemos tenido muchas dificultades, pero ahora estoy muy contento de que podamos acoger la Copa del Mundo".

- Recuerdos omnipresentes -

En Kamaishi, los recuerdos de la tragedia son omnipresentes.

Paneles de señalización recuerdan por todos los sitios el nivel alcanzado por la ola y un emotivo memorial pide no olvidar lo ocurrido: "Corran, corran hacia las alturas y digan a las futuras generaciones que un tsunami llegó hasta aquí".

El nuevo estadio se llama 'Kamaishi Unosumai Memorial Stadium' y fue construido en los escombros de dos escuelas barridas por el mar, pero en las que los más de 400 alumnos sobrevivieron de manera milagrosa corriendo dos kilómetros para refugiarse en las colinas vecinas.

Del estadio parten dos caminos de evacuación que llegan hasta las alturas y a unos metros de los postes, diques de protección fueron reconstruidos frente al océano.

La elección de Kamaishi para recibir dos partidos del Mundial (Fiyi-Uruguay el 25 de septiembre y Canadá-Namibia el 13 de octubre) forma parte de una estrategia del gobierno japonés para revitalizar el turismo en el noreste del país. La ciudad de Fukushima recibirá partidos de béisbol el año que viene, en los Juegos de Tokio.

"En el momento del desastre, recibimos tal apoyo de otras regiones de Japón y del extranjero que tenemos ganas de mostrar a todo el mundo que vamos bien y que nos queremos levantar", explicó el año pasado Takeshi Kagata, antiguo jugador del Kamaishi Seawaves.

¿Pero habrá hinchas extranjeros que viajarán a Kamaishi, a 04h30 de Tokio en tren? "Tenemos un excelente alcohol aquí", respondió con una sonrisa Kagata.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.