Saltar al contenido principal

Japón-2019, último peldaño de la década prodigiosa de los All Blacks

Anuncios

Tokio (AFP)

Nueva Zelanda se ha convertido en sinónimo de rugby en los últimos años. Los All Blacks pasean su túnica negra de manera victoriosa en esta década. Y el Mundial-2019, que comienza el viernes en Japón, se presenta como una nueva ocasión para que esta pequeña nación oceánica, de apenas cuatro millones de habitantes, agrande aún más su leyenda.

Los All Blacks, ganadores de las dos últimas ediciones de los Mundiales, en 2011 y en 2015, buscan entrar en la leyenda con un tercer título consecutivo.

En su recorrido triunfal de los últimos años, Nueva Zelanda, como un rey Midas del deporte del balón ovalado, ha ganado seis de los ocho Rugby Championship, el campeonato de las cuatro naciones del Hemisferio Sur.

Desde que Steve Hansen llegara al puesto de seleccionador neozelandés en 2012, su equipo presenta un porcentaje de un 89% de partidos ganados.

"No me preocupa que nos coloquen como amplios favoritos. Más vale ser considerado favorito, que no serlo. La gente está viendo los partidos, igual que yo. Estoy feliz por el momento que pasamos. Lo único que me preocupa es que sigamos bien, el resto no lo puedo controlar", afirma Hansen.

La supremacía de Nueva Zelanda es tal que sigue ganando con nuevas generaciones de jugadores, ya que solo tres hombres (Kieran Read, Brodie Retallick y Beauden Barrett) siguen del equipo que se llevó el título en 2015.

Para intentar acabar con el monólogo de los All Blacks, la mejor opción del Hemisferio Norte parece ser Gales, el otro país del mundo donde el rugby es el deporte rey.

- Gales busca su primer Mundial -

Gales se presenta tras haber ganado el Seis Naciones, y hasta hace unas semanas ocupaba el primer puesto del ránking mundial, aunque sus resultados en los preparatorios para Japón-2019, hicieron que perdiera ese lugar, sobre todo dos derrotas contra Irlanda, que llega en buen momento y que es ahora primera de la clasificación.

Irlanda, que ha logrado derrotar en los últimos años a Nuevas Zelanda, en 2016 y 2018, cuenta con el apertura Jonny Sexton, el último ganador del premio al mejor jugador de la World Rugby.

Junto a Gales e Irlanda, en principio las dos mejores opciones europeas, no hay que descartar a Inglaterra, con buenos resultados en su preparación, con victorias contundentes en agosto contra Gales (33-19) e Irlanda (57-15).

La gran incógnita es Francia, finalista en dos ocasiones del Mundial, la última en 2011, pero que desde entonces ha sido un alma en pena, habiendo logrado en 2010 su último Seis Naciones.

Francia será el mayor obstáculo para Argentina en su camino a cuartos de final. En un Grupo C que completan Tonga, Estados Unidos e Inglaterra, este último es el favorito para hacerse con el primer puesto, mientras que Bleus y Pumas parecen destinados a disputarse el segundo, último que da acceso a la siguiente fase.

Argentina, que alcanzó en Inglaterra-2015 sus segundas semifinales en un Mundial, llega con la moral alta después de que los Jaguares, el equipo que es la base de los Pumas, fuera finalista este año en el Super Rugby, el campeonato de clubes del Hemisferio Sur.

"Nuestro primer objetivo es Francia. Estamos al cien por cien pensando en eso. Un rival que en los papeles es muy parejo y que ya lo hemos enfrentado en pasados Mundiales. A Inglaterra también se la puede ganar", afirmó en Fukushima, donde los Pumas preparan el partido contra los Bleus, el fullback de los argentinos, Joaquín Tuculet.

- Difícil para Argentina -

Si la llave C, que puede ser considerada como el Grupo de la Muerte, con Argentina, Francia e Inglaterra luchando por dos puestos, en las otras los favoritos son más claros, salvo en la A, donde Irlanda debe ser primera, pero donde Japón, que ganó tres partidos en el Mundial-2015, uno de ellos a Sudáfrica, puede quitarle el segundo puesto a Escocia.

En el Grupo B, Nueva Zelanda y Sudáfrica, que por primera vez tendrá como capitán a un jugador negro, Siya Kolisi, se llevarán sin problemas los dos primeros puestos, mientras que en el D, Australia y Gales deben superar a Fiyi, Georgia y Uruguay.

Nueva Zelanda y Gales, los dos países donde el rugby levanta más pasiones, llegan fuertes, pero Australia, Sudáfrica e Inglaterra, con Argentina y Francia buscando la sorpresa, no se lo pondrán fácil.

"Creo que es el Mundial más abierto en mucho tiempo. Hay seis o siete equipos capaces de ganar", resumió Warren Gatland, seleccionador galés, que ha guiado a su equipo a cuatro títulos del Seis Naciones y dos semifinales de Mundiales en doce años.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.