Saltar al contenido principal

Estos son Kaïs Saïed y Nabil Karoui, clasificados a la segunda vuelta tunecina

Los partidarios del candidato presidencial detenido y magnate de los medios de comunicación tunecinos, Nabil Karoui, reaccionan tras los resultados no oficiales de las elecciones presidenciales tunecinas en Túnez, Túnez, el 15 de septiembre de 2019.
Los partidarios del candidato presidencial detenido y magnate de los medios de comunicación tunecinos, Nabil Karoui, reaccionan tras los resultados no oficiales de las elecciones presidenciales tunecinas en Túnez, Túnez, el 15 de septiembre de 2019. Muhammad Hamed / Reuters

Kaïs Saïed y Nabil Karoui, dos candidatos antisistema, irán a segunda vuelta electoral en Túnez luego de derrotar a los candidatos de los partidos tradicionales. ¿Quiénes son?

Anuncios

Con una participación de alrededor del 45 % de los cerca de 7 millones de personas aptas para votar y después de dos días de recuento de votos, la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE) hizo oficiales los resultados de la votación de las segundas elecciones presidenciales de la historia de Túnez este 17 de septiembre: Kaïs Saïed y Nabil Karoui irán a una segunda vuelta la cual se celebrará el 13 de octubre.

Antes de la proclamación oficial, Saïed novato político de 61 años, afirmó haber ganado la primera vuelta. Una declaración que también se emitió desde la cárcel de Mornaguia, cerca de Túnez, donde Karoui, el magnate de los medios apodado el "Berlusconi tunecino" y encarcelado desde el pasado agosto, declaró el domingo que también se había clasificó al segundo balotaje.

Kaïs Saïed, un académico sin partido contra un magnate de los medios encarcelado

El antisistema conservador de 61 años Kaïs Saïed es un abogado, riguroso adepto del árabe literario y conocido por su postura conservadora. Sus posiciones, en particular sobre la homosexualidad o la pena de muerte, generaron debate durante la campaña.

El candidato presidencial Kaïs Saïed besa una bandera tunecina tras los resultados no oficiales de las elecciones presidenciales de Túnez, Túnez, el 15 de septiembre de 2019.
El candidato presidencial Kaïs Saïed besa una bandera tunecina tras los resultados no oficiales de las elecciones presidenciales de Túnez, Túnez, el 15 de septiembre de 2019. Zoubeir Souissi / Reuters

Por otra parte, su oponente Nabil Karoui, el candidato encarcelado desde el mes pasado, es famoso por ser miembro fundador del partido Nidaa Tounes, que ganó las elecciones legislativas de 2014. Fue cercano a Béji Caïd Essebsi, el último presidente tunecino que murió en julio. También es el jefe del grupo de medios de comunicación y publicidad Karoui & Karoui y del principal canal de televisión tunecino, 'Nessma'.

Apodado el "Berlusconi tunecino", Nabil Karoui fue detenido el 23 de agosto por orden de los tribunales, que lo acusan de fraude fiscal y blanqueo de capitales. El Tribunal de Apelación de Túnez rechazó la solicitud de liberación del empresario, que niega toda mala conducta y afirma ser víctima de maniobras políticas.

Un defensor de la clase obrera contra un candidato más conservador

Kaïs Saïed, padre de tres hijos, defiende posiciones socialmente conservadoras. Según el Observatorio para la Defensa del Derecho a la Diferencia, que clasificó a los candidatos en función de su posición sobre las libertades individuales, Saïed es uno de los más conservadores: se opone a la abolición de la pena de muerte y está en contra de derogar los textos que castigan la homosexualidad y el atentado al pudor, leyes que se han utilizado en particular para condenar a las parejas no casadas que se besan en la calle.

El empresario Nabil Karoui no entró oficialmente en política hasta mayo. Anunció su candidatura en su canal de televisión e inmediatamente creó el partido Kalb Tounes ("El corazón de Túnez"), fundado esencialmente como liberal dispuesto. Nabil Karoui se presenta como un empresario que quiere "liberar la economía".

Salwa Karoui, esposa del magnate de los medios Nabil Karoui, habla durante un mitin de campaña electoral en Túnez, Túnez, el 13 de septiembre de 2019.
Salwa Karoui, esposa del magnate de los medios Nabil Karoui, habla durante un mitin de campaña electoral en Túnez, Túnez, el 13 de septiembre de 2019. Zoubeir Souissi / Reuters

Los dos candidatos a la Presidencia de Túnez se consideran "antisistema"

Muchos analistas esperaban que Kaïs Saïed fuera marginado debido a los limitados recursos movilizados en torno a su candidatura. Su campaña de bajo costo no dio lugar a ningún mitin, pero recorrió un centenar de ciudades, estrechando la mano en mercados o cafés.

"Soy un candidato independiente, no represento a ninguno de los partidos", dijo en la radio Shems FM. "Hago campaña por mi cuenta y me niego a recibir ayuda", agregó en su momento.

Del otro lado, Nabil Karoui afirma ser un defensor de las clases trabajadoras, que hasta antes de su detención viajó por las regiones desfavorecidas, distribuyendo alimentos y artículos de primera necesidad en nombre de su fundación, Khalil Tounes, creada tras la muerte de su hijo mayor en un accidente de tráfico.

Un punto de giro incontestable en la historia política de Túnez

Con una baja tasa de participación del 45% (en comparación con el 63% en 2014), el resultado mostró una frustración generalizada por la rezago de la economía, el alto desempleo, la escasez de los servicios públicos y la persistencia de la corrupción.

Los tunecinos están preocupados principalmente por la crisis social en un país bajo la infusión del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde el desempleo es del 15% y la inflación se acerca al 7%.

Confirmado el escenario, se trata de un terremoto para la clase política tunecina; en el poder desde la revolución de 2011, y el comienzo de un período de incertidumbre en el país que ha sobrevivido a la Primaveras Árabe.

Con AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.