Saltar al contenido principal

Irán y Estados Unidos: la batalla por el discurso

Un año después de las sanciones de Estados Unidos a Irán, continúa el pulso entre Donald Trump y el Ayatolá Jamenei
Un año después de las sanciones de Estados Unidos a Irán, continúa el pulso entre Donald Trump y el Ayatolá Jamenei France 24 / Reuters

La batalla por el discurso nuclear continúa en vísperas de la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU, después de que el Ayatolá Jamenei asegurase que no están dispuestos a reunirse con Estados Unidos hasta que no retiren las sanciones.

Anuncios

"No habrá negociación a ningún nivel", son las palabras que la mayor autoridad religiosa de Irán, el Ayatolá Jamenei, difundió el 16 de septiembre, a través de un comunicado, respondiendo a la Casa Blanca, después de que desde Washington se afirmase que podría haber un encuentro, entre ambos países, durante la próxima cumbre climática de la ONU, en Nueva York, el próximo 23 de septiembre.

Una distancia diplomática que, bien puede responder a una nueva maniobra en la batalla por el discurso, o que, podría ser consecuencia de la última crisis entre los dos países, después de que el pasado sábado 14 de septiembre, presuntamente rebeldes hutíes atacaron la refinería de Aramco en Arabia Saudita, reduciendo su producción petrolífera al 50% y elevando el costo del barril a niveles de 1991, fecha en la que Irak invadió Kuwait.

Ese mismo día, el ataque fue aprovechado por Donald Trump, en primer lugar, para culpar a Irán y, acto seguido, para amenazar, vía Twitter, con llevar a cabo las acciones que desde Riad creyesen oportunas.

Declaraciones en Twitter del Presidente de los Estados Unidos después del ataque a la mayor refinería de petróleo del mundo.
Declaraciones en Twitter del Presidente de los Estados Unidos después del ataque a la mayor refinería de petróleo del mundo. France 24

Pero, como en otras ocasiones, el máximo mandatario estadounidense, horas más tarde, reducía el tono del discurso, y, por un lado, ya no aseguraba que Irán estuviese detrás del ataque y, por el otro, adquiría un discurso pacifista en el que declaraba que no quería ir a la guerra.

Después de asegurar que Irán era el responsable del ataque a Arabia Saudita, Donald Trump rebajó la tensión.
Después de asegurar que Irán era el responsable del ataque a Arabia Saudita, Donald Trump rebajó la tensión. France 24

Paralelamente, desde la Casa Blanca se anunciaba que estarían dispuestos a reunirse con una delegación iraní durante la próxima cumbre climática del 23 de septiembre en Nueva York. Una oferta que declinó el Ayatolá Jamenei, postergando el encuentro hasta el día en el que Estados Unidos retire las sanciones y vuelva al acuerdo nuclear firmado en 2015.

El Ayatolá Jomeini aseguró en un comunicado que no se reunirán con Estados Unidos hasta que no retiren las sanciones.
El Ayatolá Jomeini aseguró en un comunicado que no se reunirán con Estados Unidos hasta que no retiren las sanciones. France 24

¿Hacia un nuevo acuerdo o hacia un mayor armamento nuclear?

Hace un año desde que Estados Unidos se retirase del histórico pacto nuclear e imponiese nuevas sanciones a Irán. Desde ese momento empezó un tira-y-afloja entre los dos países; Irán, poco a poco, está volviendo a la producción de uranio y Estados Unidos continúa sancionando al país islámico, con la guerra como amenaza.

No hace falta irse muy lejos para ver cómo los dos países utilizan el doble discurso en la lucha por el relato.

El 4 de septiembre Donald Trump no descartaba reunirse con Irán. Pero, al mismo tiempo, sancionaba a una extensa red de distribución de petróleo iraní argumentando que el crudo habría sido enviado a Siria.

El día siguiente, el 5 de septiembre, Irán también utilizaba el doble discurso. Después de reunirse con el Presidente de la República de Francia Emmanuel Macron durante el G7 y anunciar que los 20 puntos en desacuerdo que había en el pasado se habían reducido a tres; en contrapartida, vía Twitter, el canciller de Irán Javad Zarif afirmaba que se liberarían del lazo del verdugo estadounidense volviendo a poner en marcha su Programa de actividades de Investigación y Desarrollo.

Dos días después de abrirse a una reunión con la República Islámica, el 6 de septiembre, Donald Trump aseguraba que no iba a retirar las sanciones. Una decisión que provocó la reacción, el 7 de septiembre, de Irán, que anunciaba el inicio del tercer paso con la puesta en marcha de las centrifugadoras de aceleración de los niveles de enriquecimiento de uranio.

La Cumbre Climática será un nuevo capítulo para comprobar en qué punto están las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos e Irán, con el esfuerzo, de fondo, de la Unión Europea de recuperar el acuerdo firmado en 2015. Será una buena oportunidad para ver cuál de las dos caras deciden utilizar ambos países y, si los ataques a la refinería saudita suponen una continuación en la escalada de tensión, o bien, se convierten en una oportunidad para acercar posturas y rebajar la tensión nuclear.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.