Saltar al contenido principal

Si quiere comprar la Bolsa de Londres, Hong Kong tendrá que ofrecer más

Anuncios

Londres (AFP)

Para tener éxito en su audaz intento de comprar la Bolsa de Londres, su par de Hong Kong deberá como mínimo proponer más dinero contante y sonante a los accionistas, consideran varios de ellos.

"El consejo de administración de la London Stock Exchange (LSE) dio una muy larga lista de motivos por los que no le interesa" la propuesta de matrimonio de la Bolsa de Hong Kong, y "uno de ellos es el precio", dice a la AFP Iacopo Dalu, miembro del fondo de inversiones Janus Henderson, accionista de la LSE.

El fondo Jupiter Financial Innovation, que también es accionista, no ha cerrado de momento la puerta a la propuesta hongkonesa, pero considera que el precio es poco convincente.

"Creo que el mercado está decepcionado por la oferta en efectivo", considera Guy de Blonay, gerente de Jupiter Financial Innovation. "Su única solución sería mejorar la oferta", añade.

La Hong Kong Exchanges and Clearing (HKEX) anunció la semana pasada una propuesta de adquisición de su rival londinense por casi 32.000 millones de libras (40.000 millones de dólares, 36.000 millones de euros), incluidos 2.000 millones de libras de deuda, en efectivo y nuevas acciones.

La HKEX ofrece 20,45 libras por acción de la LSE y 2.495 nuevas acciones de su grupo, lo que valora cada título de la plaza londinense en 83,61 libras.

Pero la Bolsa de Londres la rechazó. Señaló "problemas fundamentales" en la oferta y recordó que ya está enzarzada en la adquisición, por 27.000 millones de dólares, de Refinitiv, una empresa estadounidense de tecnología de mercados.

La HKEX respondió que podría sortear a la dirección de la LSE e intentar seducir directamente a los accionistas -entre los que figuran fondos como Blackrock, Artisan, Vanguard, el asegurador Aviva-, dando a entender que su intento de compra podría convertirse en una OPA hostil.

El fondo de pensiones de Catar, el mayor inversor exterior de la LSE, con una participación del 10%, no respondió por ahora a las peticiones de reacción de la AFP. El fondo Lindsell Train, propietario de casi el 7%, no quiso hacer comentarios sobre la operación.

- Activo estratégico -

Además del precio propuesto, los accionistas son en su conjunto favorables a la adquisición de Refinitiv, una operación que está muy avanzada a la espera de las aprobaciones reglamentarias y que debería ser abandonada si se acepta la propuesta de Hong Kong.

"Refinitiv es una oportunidad para la LSE de establecerse en la información (financiera) o el análisis de datos, un sector con un gran crecimiento potencial", pero "imagino que la HKEX no puede permitirse adquirir la LSE con Refinitiv", señala De Blonay.

En su opinión, los accionistas de la Bolsa de Londres prefieren mayoritariamente cerrar esta compra que lanzarse en una hipotética operación con la Bolsa de Hong Kong.

La vinculación de la HKEX con el gobierno local chino constituye también un escollo, en particular debido a las manifestaciones antigubernamentales marcadas por enfrentamientos con la policía que tienen lugar desde hace meses en la excolonia británica.

Asimismo, las autoridades británicas podrían no ver con buenos ojos que este activo estratégico caiga en el ámbito de influencia de China.

El regulador británico de los mercados, la FCA, y el gobierno están en contacto con ambas partes, según fuentes cercanas a la operación.

La Bolsa de Hong Kong tiene de plazo hasta el 9 de octubre, según la reglamentación británica, para confirmar su oferta y negociar mientras tanto con el consejo de administración de la LSE o seducir a sus accionistas.

Contactadas por la AFP, tanto la LSE como la HKEX, rehusaron hacer comentarios.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.