Saltar al contenido principal

El balón ovalado llega a Asia

Anuncios

Tokio (AFP)

El rugby llegó a Japón. El Mundial de este deporte, el tercer evento deportivo de más audiencia en el planeta, posa el balón ovalado desde el viernes en Asia. Nunca antes el torneo había salido de los países de tradición en este deporte. Con un éxito económico y de público asegurado y una competición abierta, pese a que Nueva Zelanda siempre es el favorito.

"Este torneo será el más abierto que haya habido nunca. Nueva Zelanda sigue siendo favorita pero hay equipos europeos que son auténticas potencias. Irlanda, Gales, Inglaterra han encadenado victorias, Escocia y Francia son equipos muy peligrosos en Copa del Mundo". El inglés Jonny Wilkinson, uno de los mejores jugadores de la historia, resumió a la AFP las perspectivas que se esperan de Mundial de Rugby de Japón que comienza el viernes.

El antiguo apertura fue muy generoso en su apreciación con Escocia y Francia, en claro descenso estos último años y tal vez podría haberlo sido un poco más con Argentina, de la que se olvidó pese a haber sido semifinalista hace cuatro años.

Argentina, además, vio refrendado su buen momento este año cuando los Jaguares, base del equipo de los Pumas en este Mundial, quedaron segundos en el Super Rugby, el prestigioso trofeo de clubes del Hemisferio Sur.

Cuando el balón ovalado empiece a subir por los aires el viernes en el Tokyo Stadium, con el duelo Japón-Rusia (10h45 GMT), se pondrá en marcha el que puede ser el Mundial de rugby más exitoso de la historia.

Las perspectivas son inmejorables con todas las entradas vendidas en los doce estadios del Mundial, y con unos 323,5 millones de dólares en ingresos esperados, superando en 18 millones a Inglaterra-2015.

- Ascenso de Argentina -

Con naciones como Argentina subiendo en el ránking, la asignatura pendiente del Mundial de rugby, el tercer evento más seguido en el planeta, detrás del Mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos, es que cale en naciones como España, Alemania, China o Rusia.

Estados Unidos y Rusia están clasificados pero no pueden competir con las potencias de este deporte y su destino va dirigido a quedar eliminadas en la primera fase.

"Nos gustaría que la distancia entre las grandes y pequeñas naciones se reduzca más y siempre nos hemos ido acercando a ese objetivo en los Mundiales precedentes", afirmó en Japón Brett Gosper, director general de la World Rugby.

En espera del desarrollo deportivo y de ver si Nueva Zelanda sigue reinando y se lleva su tercer título consecutivo o el resto de naciones son capaces de destronar a los All Blacks, de momento a nivel económico y de público el éxito está asegurado.

Japón atraerá entre 400.000 y 500.000 visitantes extranjeros, superando a Inglaterra (350.000) en 2015.

El país asiático espera un impacto económico global de más de 1.000 millones de libras (1.244 millones de dólares). Y también un nuevo récord de audiencia para un partido de rugby (28 millones de telespectadores en una población de 126 millones de habitantes) el viernes con el partido de inauguración del país organizador contra Rusia.

- Nueva Zelanda favorito -

Ese partido será el aperitivo en un torneo en que Nueva Zelanda busca su cuarto título y el tercero consecutivo en la octava edición.

Como principales amenazas aparecen Gales ganador del último Seis Naciones, Irlanda, primero ahora del ránking mundial, una ascendente Inglaterra y las incógnitas de Australia, Sudáfrica, Francia y Argentina.

Nueva Zelanda lleva dominando el rugby toda la década, acumulando seis Championships, el campeonato del Hemisferio Sur, y dos Mundiales.

Pero los All Blacks han concedido dos derrotas en menos de un año (Irlanda en noviembre, Australia en agosto), más un empate en casa (Sudáfrica en julio) y tras el Mundial de 2015 dejaron el rugby sus bestias sagradas Richie McCaw y Dan Carter entre otros.

Tras su derrota en agosto contra Australia por 47-26, se tomaron la revancha una semana después contra los Wallabies (36-0).

En su grupo B debe ser primero delante de los Springboks sudafricanos, que cuentan con el primer capitán negro en un deporte que fue un pilar de los blancos durante el Apartheid.

Si Siya Kolisi recibiera el trofeo sería "un hecho simbólico gigantesco" para el país, afirmó a la AFP Alan Solomons, técnico sudafricano de Worcester Warriors.

Esa foto rivalizaría con la del capitán blanco de los Springboks François Pienaar recibiendo el trofeo de manos de Nelson Mandela en 1995.

El 2 de noviembre, tras la final, se tendrán todas las respuestas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.