Saltar al contenido principal

La policía reprime con violencia una nueva protesta en Haití

Un manifestante grita frente a un grupo de policías durante la protesta por la escasez de combustible en Puerto Príncipe, el 20 de septiembre de 2019.
Un manifestante grita frente a un grupo de policías durante la protesta por la escasez de combustible en Puerto Príncipe, el 20 de septiembre de 2019. Andrés Martínez Casares / Reuters

Miles de personas se movilizaron en Puerto Príncipe para protestar por la escasez de combustible y renovaron la queja para pedir la renuncia del presidente Jovenel Moise. Las fuerzas de seguridad dispersaron la marcha con gases y disparos.

Anuncios

Haití vivió una nueva jornada de movilizaciones contra el gobierno de Jovenel Moise, que terminó en una violenta represión a cargo de las fuerzas de seguridad.

Miles de personas marcharon por las calles de Puerto Príncipe para reclamar por la escasez de combustible que afecta al país desde mediados de agosto. Esta nueva crisis renovó los pedidos de renuncia contra Moise.

Desde el inicio de la protesta –convocada por la oposición y movimientos sociales-, los manifestantes exhibieron mensajes y entonaron canciones contra el gobierno de Moise. Cuando la columna de gente intentó acercarse al Palacio Presidencial, la policía respondió con diversas formas de dispersión.

Los manifestantes arrojaron proyectiles contra los oficiales y otros grupos de jóvenes montaron barricadas en las calles. Las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos y disparos, algunos con munición real, lo que provocó pánico entre la multitud.

“La policía no debe tratarnos así: no pueden usar el dinero de nuestros impuestos para comprar armas y dispararnos”, denunció Bernard Widner, uno de los asistentes a la protesta, después de la dispersión de la marcha principal.

Según informó la agencia AP, una persona murió en los choques, mientras la agencia EFE afirmó que al menos dos jóvenes resultaron heridos como consecuencia de la acción policial.

Un país paralizado por la escasez de combustibles

Las protestas en Puerto Príncipe y otras ciudades de Haití se han replicado a diario desde el lunes 16 de septiembre, en respuesta al desabastecimiento de combustibles, que ha generado una parálisis en las actividades comerciales de la capital y las principales ciudades del país. Escuelas, comercios, empresas, instituciones públicas y transporte han permanecido sin actividad en la última semana.

Según la oposición haitiana, desde el inicio de las protestas a principios de esta semana, tres personas murieron, 69 resultaron heridas y 77 fueron detenidas como consecuencia de la acción violenta de la policía.

La escasez comenzó hace más de tres semanas, pero sus consecuencias se agudizaron en la última semana. Si bien el jueves 19 de septiembre unas pocas estaciones de servicio se reabastecieron parcialmente y el Gobierno anunció en los últimos días la llegada de varios cargamentos de combustible al país, la mayor parte de los puntos de expendio se mantienen cerrados debido a la falta de existencias, o a causa de las peleas que se generan entre los ciudadanos que hacen largas filas para cargar carburante.

Asimismo, las empresas que importan productos derivados del petróleo luchan por abastecer el mercado interno ante la falta de efectivo disponible. La escasez se debe a las decenas de millones de dólares de deuda que mantiene el Estado haitiano, encargado de subsidiar los combustibles.

“Debemos tener la oportunidad de trabajar como en todos los países, debemos tener la oportunidad de comer, pero hoy todo es caótico”, remarcó Evens Paul, un joven militante opositor.

La mayoría de la población de Haití vive sumida en la pobreza y lucha por sobrevivir en un contexto de inflación mayor al 20%, a la vez que el Gobierno enfrenta nuevas denuncias de corrupción que involucran a ministros y parlamentarios.

Con AFP, AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.