Saltar al contenido principal

Lagarde cree que algo de "feminidad" no haría mal para reparar la economía

Anuncios

Washington (AFP)

Los problemas económicos los causan los hombres y también los hombres pueden arreglarlos, pero un toque femenino no haría mal, dice con algo de sorna Christine Lagarde; una mujer acostumbrada a ser pionera en conquistar poderosas posiciones de liderazgo.

Lagarde fue la primera mujer que dirigió el Fondo Monetario Internacional (FMI) y tras ocho años en el cargo se apresta a sumar otro galón: a finales de año será la primera mujer en presidir el Banco Central Europeo (BCE). Antes de entrar al FMI fue la primera ministra de Finanzas de Francia.

Según ella, la economía mundial está "frágil" y "bajo amenaza" debido a las peleas comerciales y el Brexit, y quizás por depender excesivamente de los apoyos de los bancos centrales como el BCE.

Pero si bien urgió a tomar acciones desde el FMI, a donde llegó en 2011 tras la crisis económica mundial, Lagarde cree que un banco central "debe ajustarse a su mandato"; algo que tal vez sea clave cuando tome las riendas del BCE.

O tal vez no sea así.

En una entrevista exclusiva con la AFP el jueves evitó comprometerse sobre cómo usará su influencia en el nuevo cargo.

- Problemas del hombre -

En cifras, su pasaje por el FMI impresiona: la entidad ayudó a evitar una depresión mundial, 90 países (casi la mitad de los miembros del FMI) recibieron préstamos o líneas de crédito ante crisis y la capacidad de préstamo del Fondo se duplicó a un billón de dólares.

Algo que lamenta es que no le alcanzó el tiempo para convencer a gobernantes de aumentar más los recursos, por cuanto el FMI, que está en el "centro de la red de seguridad financiera mundial", podría llegar a carecer de dinero suficiente para enfrentar la siguiente e inevitable crisis.

Aún así, el FMI sigue siendo influyente en política económica y finanzas.

"Creo que siempre le dijimos la verdad al poder y no siempre para placer del poder", dijo.

Pero entretanto Reino Unido está rompiendo con la Unión Europea (UE) sin un acuerdo que amortigüe el efecto de la decisión y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desató una guerra comercial en varios frentes cuyo blanco primario es China.

Esas amenazas minaron la confianza de las empresas y exportadores y por eso el crecimiento mundial podría registrar su menor tasa desde 2008 cuando se desató la crisis financiera generalizada.

Pero tanto el Brexit como las peleas comerciales "fueron hechas por el hombre y pueden ser arregladas por el hombre", dijo. Y añadió: "Un poco de feminidad no hará daño".

- Reparadores de techo se buscan -

Tomando prestada una frase de John F. Kennedy, a menudo instó a los gobiernos "arreglar el techo mientras brilla el sol". Para Lagarde, los tiempos de bonanza deben aprovecharse para resolver problemas de largo plazo y, a la vez, ayudar a las personas que no pueden seguir el tren de la globalización y los avances tecnológicos.

Pero incluso en medio de una ola mundial de furia contra el comercio y la globalización, los funcionarios que mueven los hilos de los gobiernos no han hecho lo suficiente, dijo Lagarde.

En cambio, son los bancos centrales los que han hecho más para evitar que la crisis financiera se torne en depresión.

"Creo que los banqueros centrales hicieron un tremendo montón de cosas y durante muchos años fueron vistos como los únicos" capaces de sostener la economía, afirmó.

Si es confirmada como presidenta del BCE, Lagarde trabajará en un ambiente marcado por la incansable campaña de Trump para que la Fed reduzca drásticamente las tasas estadounidenses de interés para estimular así el crecimiento de la mayor economía mundial. Al mismo tiempo, en Europa, a Mario Draghi, presidente saliente del BCE, lo critican por llevar las tasas a terreno negativo para apuntalar el crecimiento de la UE.

La experiencia muestra que cuando los políticos se entrometen con la independencia de los bancos centrales la cosa "no sale bien". Empero, al mismo tiempo, "un banco central debe hacer lo que se le asigna", dice Lagarde. "Debe ajustarse a hechos y datos de manera que pueda ser predecible".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.