Saltar al contenido principal
MUNDIAL DE RUGBY

Japón inició con un trabajoso triunfo el Mundial de Rugby más abierto de la historia

El japonés Kotaro Matsushima deja atrás a un jugador ruso y se encamina a convertir un try durante el encuentro entre Japón y Rusia por el Mundial de Rugby, en Tokio, el 20 de septiembre de 2019.
El japonés Kotaro Matsushima deja atrás a un jugador ruso y se encamina a convertir un try durante el encuentro entre Japón y Rusia por el Mundial de Rugby, en Tokio, el 20 de septiembre de 2019. Issei Kato / Reuters

Los locales superaron un comienzo adverso y se impusieron 30-10 a Rusia en la apertura de la primera Copa del Mundo en territorio asiático. Este sábado debuta Nueva Zelanda, máximo favorito en un escenario de varios candidatos.

Anuncios

Una ceremonia de inauguración deslumbrante, un estadio abarrotado y un partido cambiante fueron los condimentos de la apertura del Mundial de Rugby de Japón, primera edición del certamen que se disputa en Asia y, según los especialistas, el torneo de pronóstico más incierto de la historia.

Más allá de la emoción, el estreno no fue sencillo para Japón, que debió sobreponerse a un mal comienzo para llevarse el triunfo 30-10 sobre Rusia en el estadio de Tokio.

Un show inaugural breve pero cargado de símbolos de la cultura japonesa, la aparición del trofeo Webb Ellis en manos de la leyenda neozelandesa Richie McCaw (capitán de los equipos de Nueva Zelanda campeones del mundo en 2011 y 2015) y las palabras del príncipe heredero japonés Akishino dieron paso a los 30 protagonistas del partido inaugural.

Pero la fiesta preparada para un lógico triunfo de Japón en la apertura sufrió un golpe en el comienzo del encuentro: una pérdida de Japón le permitió a Rusia llegar al ‘ingoal’ local a los 4 minutos, a través del extremo Kirill Golosnitskiy, y el silencio se apoderó de las más de 48.000 personas en el estadio.

En un primer tiempo deslucido, Japón encontró a su héroe en el extremo Kotaro Matsushima: dos tries, a los 11 y 38 minutos, sumado a la conversión del segundo a cargo a de Yu Tamura para el 12-7 parcial.

Después del descanso, Japón se mostró más directo y amplió ventajas con un penal de Tamura (43’) y un try de Pieter Labuschagne (46'). Yury Kushnarev (60'), de penal, acercó a Rusia, pero otros tres tantos de Tamura (63’) y un nuevo try de Matsushima (68’) con la conversión de Rikiya Matsuda (70') pusieron cifras definitivas al triunfo de Japón, que tendrá que mejorar si quiere dar un paso más en su crecimiento tras el sorprendente Mundial de 2015, cuando obtuvieron una histórica victoria sobre Sudáfrica. En su camino en el Grupo A aparecen tres rivales de mayor relieve: Irlanda, Escocia y Samoa.

Los 'All Blacks', el máximo favorito de un Mundial con varios aspirantes

En el mundo del rugby, desde hace algunos días, una premisa se impone de cara al Mundial de Japón: la novena edición de la Copa del Mundo promete ser la más disputada de la historia. Organizadores, analistas y hasta los propios protagonistas han alimentado esta idea, más que oportuna, teniendo en cuenta que, por primera vez, el deporte de origen inglés abandonó su zona de confort para desembarcar en Asia y aspira a lograr índices récord de asistencia a los estadios y de audiencia televisiva.

En este escenario, Nueva Zelanda -campeón defensor y ganador del torneo en 1987, 2011 y 2015- parte como máximo favorito, aunque sin el aura de invencible de otras ediciones. De sus últimos 13 partidos, los ‘All Blacks’ perdieron 3 y empataron 1 y abandonaron el primer lugar del ranking mundial por primera vez en una década. Aún así, por rendimiento colectivo e individualidades, siguen siendo los rivales a vencer en la carrera por alzar el trofeo Webb Ellis el próximo 2 de noviembre en Yokohama.

El debut de este sábado 21 de septiembre será una buena medida para los neozelandeses. Sudáfrica, campeón del mundo en 1995 y ganador del Rugby Championship (que reúne a los cuatro mejores seleccionados del Hemisferio Sur) por primera vez en nueve años, luce una formación a la altura de sus mejores épocas y tiene elementos para soñar con una segunda corona. Con Nueva Zelanda se debatirán el liderazgo del Grupo B, que se completa con Italia, Namibia y Canadá, tres equipos de menor talla.

En Europa, Inglaterra se ubica como el máximo retador y se ilusiona con repetir el éxito de 2003, único Mundial ganado por un seleccionado del Hemisferio Norte. De la mano de Eddie Jones, ‘la Rosa’ recuperó su identidad, obtuvo el Torneo de las Seis Naciones en 2016 y 2017 y sumó algunos resultados positivos para ilusionarse.

Los últimos dos ganadores del Seis Naciones, Irlanda (2018) y Gales (2019), completan el tridente de europeos que prometen dar pelea en el Mundial, aunque los caminos de ambos seleccionados hacia la gloria asoman muy difíciles.

Australia, la tercera potencia del Hemisferio Sur y campeón del mundo en 1991 y 1999, aparece un escalón por debajo, a merced de la irregularidad que gobierna a los ‘Wallabies’ desde hace cuatro años.

Francia-Argentina, el primer plato fuerte entre dos aspirantes con altibajos

En la antesala del gran duelo entre Nueva Zelanda y Sudáfrica, habrá otro encuentro de peso entre dos equipos con aspiraciones: Francia y Argentina se medirán el sábado 21 de septiembre en Tokio en un duelo que asoma clave para las aspiraciones de ambos en el Grupo C, catalogado como ‘el Grupo de la muerte’, que cuenta además con Inglaterra, Tonga y Estados Unidos.

Francia, un país apasionado por el rugby, llega al Mundial con una mejora de nivel en los últimos meses luego de tres años de malos resultados. Además, es un equipo que suele dar un extra en las grandes citas. Habrá que ver si resulta suficiente para que ‘Les Bleus’ eviten una catastrófica eliminación en primera ronda, algo inédito en su historia.

Por su parte, Argentina arriba al certamen con la experiencia acumulada por los enfrentamientos regulares ante las potencias del Hemisferio Sur, a nivel selecciones en el Rugby Championship y a nivel franquicias en el Súper Rugby. En el seno del plantel que dirige el legendario Mario Ledesma destacan la buena preparación para el torneo, al que arriban sin bajas de peso. Pero eso contrasta con la racha negativa de nueve derrotas al hilo, la peor de su historia.

El otro equipo de habla hispana en el torneo es Uruguay, que integra el Grupo D con Australia, Gales, Georgia y Fiji. ‘Los Teros’ tendrán su cuarta experiencia mundialista y afrontarán los duelos iniciales con Georgia y Fiji, a los que deben vencer para aspirar al tercer lugar de la zona, que clasifica al próximo Mundial.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.