Saltar al contenido principal

Argentina se conjura para ganar sus tres partidos restantes tras regalar el primer tiempo a Francia

Anuncios

Tokio (AFP)

El rugby argentino se acordará siempre en su historia del desastroso primer tiempo contra Francia en su debut del Mundial de Japón. Tackles errados, que permitían al rival sentirse cómodo con el juego que le gusta, atacando por fuera.

Al descanso se llegó con una desventaja de 17 puntos casi insalvable para los Pumas, (20-3). Después se rozó el milagro con una remontada para ponerse por delante 21-20 y acabar perdiendo por 23-20.

"Regalamos un tiempo entero. Regalamos 40 minutos y a este nivel no los puedes regalar. No hay mucho más análisis. Todo pasó en el primer tiempo. Lo regalamos", insistió un cabizbajo Javier Ortega Desio, octavo de los Pumas contra Francia.

En la segunda parte se dio un cambio radical, dos tries madrugadores y la efectividad de Benjamín Urdapilleta en los penales, añadido al gran trabajo de los Pumas en los contactos, scrums, mauls y lines, permitieron dar la vuelta al marcador y colocarse en ventaja de 21-20, para acabar cayendo con un drop de Maxime Lopez.

"Regalamos el primer tiempo. Nos quedan tres partidos importantísimos que estamos convencidos que tenemos que jugar como en el segundo tiempo si queremos ganar los tres", dijo el apertura Nico Sánchez, que no estuvo bien, con un 50 por ciento de acierto tanto en penales como conversiones.

Argentina ganó en mauls, rucks, scrum y lines, que normalmente es una receta para la victoria, pero estuvo peor en tackles (81% frente a un 91% de los franceses) y falló la efectividad con el pie de Sánchez.

- Duelo clave con Inglaterra -

El equipo se ha conjurado para ganar los tres partidos, incluido el que deberá jugar contra el favorito del Grupo C, Inglaterra, el 5 de octubre en Tokio.

"En el primer tiempo contra Francia lo pasamos sin jugar y en el segundo salimos a hacer el rugby que sabemos. En este torneo no te puedes permitir lo que pasó en el primer tiempo y hay que jugar los ochenta minutos al nivel del segundo", afirmó el pilar Juan 'Chipi' Figallo.

"No sabría decir lo que nos pasó en el primer tiempo. Nos tocará la semana ver por qué se salió así, nos dejamos superar después de haber entrenado tanto. Estas desconcentraciones no te las puedes permitir", incidió Figallo.

El objetivo de Argentina es borrar de las mentes y del juego el desastroso primer tiempo contra Francia. Ahora llega Tonga, después Inglaterra y por último Estados Unidos el 9 de octubre.

"De aquí hasta el final tenemos que jugar como los segundos cuarenta minutos contra Francia. Tenemos que ganar los tres partidos", explica Figallo.

El duelo importante será el que jugará contra Inglaterra, equipo que opta junto a Francia y Argentina a uno de los dos primeros puestos del Grupo C que dan acceso a cuartos de final.

"Primero viene Tonga. Lo importante es el partido que viene. Hay que ir construyendo y haciendo bases sólidas para ir partido a partido", señala Ortega Desio.

- Corregir errores -

El centro Jerónimo de la Fuente y el apertura Benjamín Urdapilleta hicieron un resumen claro del pasado y del futuro en este Mundial.

"Si hay que reprocharnos algo es que tenemos que jugar siempre como en el segundo tiempo. Ahora nos quedan tres partidos y hay que ganarlos", dijo De la Fuente.

"Tenenos que corregir todo lo que no hicimos bien en el primer tiempo. Nos quedan tres partidos para que no nos vuelva a pasar", añadió el apertura de Castres.

El hooker Julián Montoya, autor del segundo try contra Francia, que dio esperanzas de victoria pero que al final no alcanzó para logran el triunfo, cree la labor del equipo ahora es identificar los fallos del primer tiempo cuando ya no tienen margen de error en el Mundial.

"Quedan tres partidos. Vamos a mirarnos a la cara y decirnos lo que nos tenemos que decir y aprender de los errores, afirmó el hooker.

Quedan tres partidos, pero el decisivo, y esta vez de verdad, es el 5 de octubre contra el favorito de la llave, Inglaterra.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.