Saltar al contenido principal

Hong Kong: los “Muros de Lennon”, el nuevo detonante de los disturbios entre manifestantes y policías

Imagen de uno de los Muros de Lennon en Tai Po, Hong Kong, tomada el 21 de septiembre de 2019.
Imagen de uno de los Muros de Lennon en Tai Po, Hong Kong, tomada el 21 de septiembre de 2019. Aly Song / Reuters

La destrucción de varios de los murales distribuidos por todo Hong Kong con mensajes de protesta contra el Gobierno chino enfureció a los hongkoneses que abogan por la democracia.

Anuncios

En las calles de Praga, la capital de República Checa, se esconde un tesoro para amantes de Los Beatles… y de la libertad de expresión. Se trata del Muro de John Lennon, erigido como homenaje al cantante de esa agrupación musical en 1980, justo después de su asesinato, y que hoy es un símbolo de la rebelión juvenil no violenta. Sus paredes están dispuestas para que cualquiera escriba lo que quiera.

Casi cuatro décadas después y a cientos de kilómetros de distancia, la idea fue replicada. Los Muros de Lennon aparecieron por primera vez en Hong Kong en 2014, pero han florecido de nuevo en las últimas semanas, en medio de la crisis política más extensa de la ex colonia británica, que completa tres meses y cuyas manifestaciones a menudo se vuelven violentas.

Jason Tse, nativo de Hong Kong y residente australiano, en un túnel adornado con notas de protesta, conocido como Muros de Lennon, en Hong Kong, el diez de agosto de 2019.
Jason Tse, nativo de Hong Kong y residente australiano, en un túnel adornado con notas de protesta, conocido como Muros de Lennon, en Hong Kong, el diez de agosto de 2019. Thomas Peter / Reuters

Los Muros de Lennon con notas adhesivas que contienen mensajes antigubernamentales están por doquier en los 18 distritos de Hong Kong: en el centro financiero asiático, en paradas de autobús y centros comerciales, bajo las pasarelas, a lo largo de las peatonales y en las universidades. Y ahora se convirtieron en protagonistas de los violentos enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes.

“Limpiemos Hong Kong”, una campaña que genera disturbios

Decorados con mensajes de apoyo a los manifestantes prodemócratas y contra el Gobierno y la Policía, los Muros de Lennon han sido el detonante de muchos episodios de violencia: en un incidente reciente, un hombre de 50 años supuestamente apuñaló a tres personas, entre ellas un periodista, en uno de los muros en un túnel de la zona residencial de Tseung Kwan O.

Y este sábado 21 de septiembre de 2019, la Policía de Hong Kong disparó gas lacrimógeno para dispersar protestas después de que grupos favorables a Beijing destruyeron algunos de los Muros de Lennon en la ciudad gobernada por China.

La campaña "Limpiemos Hong Kong" fue impulsada por el diputado pro Beijing Junius Ho, quien se ha convertido en una de las figuras más odiadas por los manifestantes, pues lo acusan de estar implicado en un ataque de supuestos miembros de las Tríadas (las mafias chinas) sucedido hace dos meses en la zona periférica de Yuen Long.

Junius Ho, abogado de profesión, instó este sábado a sus partidarios a limpiar aproximadamente 100 muros alrededor de la ciudad para "proteger el entorno, arrancar toda la basura que afecta a la ciudad, limpiar las paredes y limpiar los corazones de la gente". Pero en un mensaje publicado el viernes por la noche en su página de Facebook, Ho dijo que la limpieza no se haría "por razones de seguridad".

Sin embargo, pequeños grupos de personas fueron vistos en diversos distritos arrancando las notas de colores y se registraron algunas riñas entre residentes y los limpiadores.

Un partidario pro China limpia uno de los Muros de Lennon a las afueras de la estación YTR Long MTR en Hong Kong, el 21 de septiembre de 2019.
Un partidario pro China limpia uno de los Muros de Lennon a las afueras de la estación YTR Long MTR en Hong Kong, el 21 de septiembre de 2019. Tyrone Siu / Reuters

La ley de extradición ya no está entre las demandas

Las protestas de Hong Kong surgieron en junio pasado por un proyecto de legislación, ahora retirado, que habría permitido que se enviaran ciudadanos a China continental para ser juzgados. Desde entonces, las demandas se han ampliado e incluyen la renuncia de la jefa de Gobierno apoyada por China, Carrie Lam.

Los manifestantes antigubernamentales ven una interferencia progresiva de Beijing en Hong Kong, que regresó a China bajo una fórmula de "un país, dos sistemas" que garantiza libertades que, para los activistas, no se disfrutan en el continente.

China dice que está comprometida con el acuerdo de "un país, dos sistemas" y niega la intromisión. Ha acusado a gobiernos extranjeros, incluidos Estados Unidos y Reino Unido, de incitar los disturbios.

Las manifestaciones tienden a alcanzar su punto máximo los fines de semana, a menudo con activistas enmascarados y de negro, arrojando bombas de gasolina a la Policía, destrozando estaciones de metro, bloqueando las carreteras del aeropuerto e incendiando objetos en las calles.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.