Saltar al contenido principal

Los árbitros del Mundial de rubgy, en el centro de las críticas

Anuncios

Sapporo (Japón) (AFP)

Placaje alto no sancionado en el Australia-Fiyi, jugada polémica en el Nueva Zelanda-Sudáfrica, fuera de juego y robo ilegal en el Francia-Argentina: algunas decisiones arbitrales han provocado ya las críticas hacia el arbitraje cuando el Mundial de rugby de Japón no ha hecho más que empezar.

En una crónica en el diario británico Daily Telegraph, el exárbitro internacional sudafricano Jonathan Kaplan asegura "no saber cómo" el wing australiano Reece Hodge evitó la expulsión por un placaje alto sobre el fiyiano Peceli Yato, obligado a retirarse conmocionado a los 26 minutos del partido que ganaron los Wallabies (39-21) el sábado.

"Antes del Mundial, la World Rugby fue muy clara sobre los contactos a nivel de la cabeza y que eran sancionables con una tarjeta roja", escribió Kaplan.

"Con esto en la mente, no puedo entender cómo Reece Hodge no fue expulsado por su tackle sobre Peceli Yato. Para mí era muy claro y un ejemplo perfecto de lo que ellos (los dirigentes de la federación internacional) quieren que desaparezca de las canchas", añadió.

Kaplan, que dirigió 70 partidos internacionales durante su carrera, exculpa al árbitro, el neozelandés Ben O'Keefe, porque "es increíblemente difícil ver eso con sus propios ojos".

Sin embargo, critica la falta de comunicación entre el árbitro y su asistente de video, el inglés Rowan Kitt.

World Rugby, que persigue los tackles peligrosos, parece dar la razón a Kaplan, ya que ha citado a Hodge a comparecer ante una Comisión de Disciplina y podría ser sancionado con varias semanas de suspensión por su gesto sobre Yato.

- ¿Grandes potencias y países chicos? -

De paso, numerosos observadores han destacado que Fiyi fue arbitrado como si se tratase de un equipo chico.

Un argumento que también utilizó el seleccionador argentino Mario Ledesma, que criticó dos acciones pitadas por el australiano Angus Gardner en los últimos minutos del partido perdido contra Francia (23-21) y que habrían favorecido a los Pumas: un fuera de juego del N.8 francés Louis Picamoles y una recuperación ilegal de Maxime Machenaud en un scrum abierto en la última jugada de este encuentro.

"Es una lástima que nos piten como a un país chico", declaró Ledesma tras el partido.

"En la primera acción, Picamoles toma el balón dos o tres metros en offside. El árbitro de touch se lo dice al principal, pero éste no le oye. Y en la última jugada, el tackleador no se aparta y nuestro número nueve no puede tomar la pelota. Y era un penal fácil para nuestro pateador", concretizó.

Jonathan Kaplan niega el argumento de las dos varas de medir: "Soy categórico, los árbitros no diferencian entre las grandes potencias y los otros" países.

La polémica también se dio en el debut de los All Blacks, que vencieron por 23-13 a otra potencia del hemisferio sur, Sudáfrica.

El capitán neozelandés Kieran Read indicó al abandonar el terreno de juego se había sentido "un poco impotente" frente a la decisión del árbitro francés Jérôme Garcès de sancionar simplemente con un penal al sudafricano Makazole Mapimpi, después de que éste evitara un try rival con una acción ilegal.

Ambos equipos podrían reencontrarse el 2 de noviembre en la final del torneo en Yokohama, un partido en el que Garcès sería uno de los principales candidatos a arbitrarlo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.