Saltar al contenido principal

Italia permite el desembarco de 182 migrantes a bordo del Ocean Viking

Archivo-migrantes se reúnen en el puerto de Lampedusa, Italia, después de que el gobierno italiano permitió el desembarco de 82 rescatados a bordo del barco humanitario Ocean Viking, el 14 de septiembre de 2019.
Archivo-migrantes se reúnen en el puerto de Lampedusa, Italia, después de que el gobierno italiano permitió el desembarco de 82 rescatados a bordo del barco humanitario Ocean Viking, el 14 de septiembre de 2019. REUTERS/Mauro Buccarello

La ONG SOS Mediterranee que, junto a Médicos Sin Fronteras, opera el barco humanitario Ocean Viking, informó que Italia autorizó el desembarco en el puerto siciliano de Messina.

Anuncios

Es un alivio para los migrantes, principalmente provenientes del norte de África, tras llevar varios días en ultramar, y para las ONG que operan la embarcación.

La decisión de las autoridades italianas se produjo después de que varios países europeos acordaran la reubicación de los migrantes.

Entre las personas autorizadas para desembarcar en Italia hay una mujer embarazada y seis niños, que fueron rescatados en tres operaciones distintas de salvamento entre el 17 y 18 de septiembre.

Son 182 personas las que llegan a puerto siciliano, después de que el 20 de septiembre Malta recibiera a otros 35 ciudadanos que estaban a bordo, al argumentar que se trataba del grupo de personas salvadas en una operación que se produjo en la zona de búsqueda y rescate de su competencia.

Además, el 14 de septiembre, el barco humanitario desembarcó en un puerto de Lampedusa, tras seis días de espera en el mar, a otros 82 migrantes, con la autorización del nuevo Gobierno italiano, del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata.

"Estamos aliviados de que, por segunda vez en una semana, Italia abra un puerto a gente rescatada en el Mediterráneo", indicó la ONG SOS Mediterranee, en su cuenta de Twitter.

¿Mayor flexibilidad de Italia en materia migratoria tras el cambio de Gobierno?

Roma no ha informado ningún cambio sustancial en su política migratoria. Sin embargo, los desembarcos de las últimas dos semanas se han desarrollado sin enfrentamientos entre las ONG y las autoridades italianas, como los ocurridos bajo el anterior Gobierno con el exministro del interior, Matteo Salvini, que impuso multas entre 10.000 y 500 mil euros a las ONG que llevaran migrantes sin previa autorización.

Archivo-Migrantes abordan un vehículo en el puerto de Lampedusa, Italia, después de que el gobierno italiano permitió el desembarco de 82 migrantes a bordo del barco de rescate Ocean Viking, el 14 de septiembre de 2019.
Archivo-Migrantes abordan un vehículo en el puerto de Lampedusa, Italia, después de que el gobierno italiano permitió el desembarco de 82 migrantes a bordo del barco de rescate Ocean Viking, el 14 de septiembre de 2019. REUTERS/Mauro Buccarello

Salvini llegó incluso a enfrentarse a las autoridades judiciales de su país. El 14 de agosto una Corte de Roma autorizó al barco humanitario español Open Arms a entrar en aguas italianas, pero la decisión fue refutada por Salvini, quien obligó a la embarcación a estar más días en ultramar hasta que finalmente el 21 de agosto pudo hacerlo con la orden de un fiscal de Agrigento, Sicilia.

En las últimas dos semanas Lampedusa ha recibido a alrededor de 600 migrantes y el centro de primera acogida está desbordado.

El lunes 23 de septiembre se reunen los ministros del Interior de Italia, Malta, Francia y Alemania, en la capitatal maltesa, La Valeta, para acordar un sistema automático de redistribución de los migrantes que, a través del mar Mediterráneo intentan alcanzar territorio europeo.

La reunión se llevará a cabo en medio de la exigencia del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, para adoptar esta medida. Italia se quedaría con el 10 % de los migrantes que desembarquen en sus costas.

France24 con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.