Saltar al contenido principal

El atletismo español, a ponerse en pie tras el resbalón de Londres

Anuncios

Doha (AFP)

Hace dos años, el atletismo español vivía una edición traumática en Londres-2017, quedando fuera del medallero por primera vez en su historia. Doha-2019, que comienza el viernes, se presenta con mejores perspectivas para el país y varias opciones de medalla.

El tono previo al Mundial ha cambiado mucho en dos años. Antes de viajar a Londres, el presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), Raúl Chapado, admitía que se presentaba un evento "complicado" para su país, mientras que las palabras antes de la cita catarí son "ilusión" y "confianza", pese a que la lista de integrantes del equipo se ha reducido (de 55 a 38) respecto a 2017.

Será además en un Mundial con sabor a inicio de nuevo ciclo, el primero tras la retirada de la emblemática saltadora de altura Ruth Beitia, y a menos de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

- Ortega apunta alto -

Si un nombre parece con buenas opciones de subir al podio es el del vallista nacido en Cuba y nacionalizado español Orlando Ortega, que se coronó este año en los 110 metros vallas en la Liga de Diamante.

Al Mundial de Londres-2017, Ortega llegó tras una temporada tocado físicamente y fue séptimo en la final.

En el Europeo de Berlín-2018 pudo volver al podio con un bronce, pero en el Europeo bajo techo de Glasgow, en marzo de este año, fue cuarto y decidió tomar una medida drástica: dejar de entrenar con su padre y viajar a Chipre para hacerlo con el grupo de Antonis Giannoulakis.

Las sensaciones han sido muy positivas desde entonces y Ortega aspira a emular o incluso superar su mejor actuación en una gran cita, la de los Juegos Olímpicos de Rio-2016, donde se colgó la medalla de plata.

Con 13.05, llega a Doha como el tercer hombre más rápido de su prueba en 2019.

- Buenos ránkings -

Pero no es el único representante español que aterriza en el Mundial con una buena posición en el ránking de resultados de este año.

Javier Cienfuegos (lanzamiento de martillo) es otro candidato a medalla, también como tercero (79.38) de las mayores distancias del año, mientras que Fernando Carro es cuarto (8:05.69) en los 3.000 metros obstáculos y es el único atleta no africano entre los siete primeros puestos de la temporada.

La marcha también es una disciplina que en el pasado ha traído grandes alegrías y donde las posibilidades parecen importantes.

Acude a la cita con candidatos destacados como los campeones europeos de 20 km marcha, Álvaro Martín y María Pérez, o el subcampeón continental en esa distancia, Diego García Carrera. En los 50 km marcha femeninos aspira a podio Julia Takacs y en los 20 km masculinos está Miguel Ángel López, campeón del mundo en Pekín-2015.

- El abuelo Chuso -

En los 50 kilómetros marcha masculinos se vivirá un momento especial: el incombustible Jesús Ángel García Bragado, a sus casi 50 años, vivirá su decimotercer Mundial.

Desde su debut en Stuttgart-1993, donde fue campeón, ha estado en todos salvo en el de Londres-2017. Además de ese oro en la ciudad alemana consiguió otras tres platas (1997, 2001, 2009).

Su presencia en el equipo es una de las noticias para el equipo español, que sin embargo tendrá alguna ausencia sonada.

Bruno Hortelano, plusmarquista español de 100, 200 y 400 metros, tuvo que renunciar a Doha-2019 por no estar recuperado de una lesión en el tendón de Aquiles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.