Saltar al contenido principal
Migrantes

El deporte y la cultura, un camino para la integración en los países receptores

La adaptación de los migrantes a su nuevo hogar suele ser un proceso largo y lleno de incertidumbres. Es por eso que las actividades deportivas y culturales juegan un papel importante en el camino hacia la integración. Algunos llevan sus tradiciones hasta los países a los que emigraron y otros aprenden lo que ese nuevo país tiene para enseñarles. El Kickingball y el ballet son dos formas de integración.

Anuncios

Cada fin de semana, un grupo de mujeres se reúne en un antiguo aeropuerto de Quito, convertido ahora en un parque. Son venezolanas que juegan Kickingball, un deporte que mezcla fútbol y béisbol, muy popular en Venezuela. "Se juega con un balón número cuatro, existen tres bases, la idea es alcanzar el mayor número de bases. Hay una pateadora que va a hacer el ejercicio de patear y va a avanzar hasta las bases", explica Anaïs Cabrera, una de las líderes del juego.

El deporte derrumba barreras y llama la atención de algunos espectadores ecuatorianos."Creo que está bien que los migrantes traigan sus costumbres y nos ayuden como país a crecer deportivamente", comenta Johnny Navarrete, un nuevo seguidor del juego.

Por ahora el Kickingball se practica en una cancha improvisada, pero Anaïs sueña con llevarlo a las escuelas ecuatorianas, masificar su práctica y sentirse un poco más cerca a su tierra.

Ballet para sanar en Egipto

En Egipto, una iniciativa ayuda a la integración de las niñas víctimas de la guerra en Siria. El ballet es una nueva oportunidad para las menores y su profesora de danza lo sabe. "Cuando llegaron a Egipto noté que no podían mezclarse y también que había algunas niñas egipcias que tenían el mismo problema al tratar con los sirios. Así que el ballet ayuda a las chicas a conocerse y sentirse mejor", asegura Inas El-Shafey, instructora de la escuela de ballet.

Aunque las clases se centran en mejorar la flexibilidad y la fuerza, lo más importante es que las niñas ganan seguridad: "Después de empezar a entrenar ballet me sentí diferente. También nos enseñó a tener confianza, a integrarnos y a vivir una vida normal", cuenta Ganah Al-Fordous, una menor siria que hace parte de la escuela.

La integración es una tarea pendiente de los países receptores, de ahí la importancia de iniciativas como éstas para que los migrantes se sientan parte de su nueva realidad.

+ Y el dato de migración de la semana: Un torneo de fútbol en Brasil reunió a cien migrantes y refugiados de 11 países bajo un mismo objetivo: exigir respeto e igualdad por aquellos que tienen que abandonar sus hogares. El evento se realiza desde el 2014 y es liderado por la ONG África do Coração y ACNUR.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.