Saltar al contenido principal

Gobernador de Río de Janeiro defiende su política de seguridad tras la muerte de una niña

Decenas de personas se reunieron este lunes 23 de septiembre de 2019 frente a la sede de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Brasil) para protestar por la muerte de la niña de 8 años Ágatha Félix en una operación policial en una favela de la ciudad.
Decenas de personas se reunieron este lunes 23 de septiembre de 2019 frente a la sede de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Brasil) para protestar por la muerte de la niña de 8 años Ágatha Félix en una operación policial en una favela de la ciudad. Marcelo Sayão / EFE

La muerte de Ágatha Félix, de ocho años de edad, mantiene movilizados a los defensores de derechos humanos en Río. El pronunciamiento del gobernador, un día después del entierro, avivó los gritos de protesta.

Anuncios

En las puertas de la Cámara Municipal de Río de Janeiro le gritan "asesino" al gobernador de la ciudad Wilson Witzel. También hay arengas contra la Policía Militar. Población afro, defensores de derechos humanos y otros grupos opositores al gobierno de la ciudad protestaron en la noche del 23 de septiembre frente al emblemático recinto para pedir un cambio en la política de seguridad de la ciudad.

La movilización se dio un día después del entierro de Ágatha Félix, una niña de 8 años impactada por una bala en la espalda cuando regresaba a su casa en la noche del viernes 20 de septiembre. El disparo se produjo en medio de un operativo de la Policía Militar y en las calles muchos culpan a los uniformados y a su forma de operar en las favelas de la ciudad.

Gobernador de Río de Janeiro defiende su política de seguridad

"Estoy satisfecho con los resultados presentados hasta ahora por la política de seguridad. No hay motivo para que alteremos todo por un hecho aislado como este", dijo el gobernador Wilson Witzel en medio de una rueda de prensa.

Uno de sus colaboradores, Marcus Vinicius Braga, secretario de Estado para la Policía Civil de Río de Janeiro, añadió que no era correcto señalar a los uniformados. "Casos como este tienen que ser investigados pero no convierten a nuestros policías en monstruos. Vamos a trabajar mucho para descubrir cómo fue que ocurrieron las cosas. Pero jamás, jamás podemos decir que vamos a investigar a la política de seguridad y a la Policía Militar. Mentira. Vamos a investigar un hecho", enfatizó Braga.

Según el gobernador Witzel, el número de muertes violentas en Río en los primeros ocho meses del año se redujo en un 21 % en comparación con el mismo período de 2018. Para él, esta es una muestra de los resultados de su gobierno, que inició el pasado 1 de enero.

"No es porque ocurre un hecho terrible como ese que vamos a parar el Estado. El Estado tiene que trabajar. Tenemos que corregir los errores. Si digo eso es porque creo que el caso no tiene relación con la política de seguridad pública", agregó Witzel en la conferencia de prensa del lunes.

"La Policía no está preparada para lidiar con los residentes de la comunidad"

El respaldo del gobernador y su equipo a la política de seguridad avivó el descontento en el grupo de manifestantes frente a la Cámara Municipal. Ágatha es la quinta niña que muere durante una acción policial en lo que va de 2019, según cifras de Fogo Cruzado, una plataforma en línea que realiza un seguimiento de la cantidad de tiroteos en Río. En total, según la plataforma, 16 niños han sido heridos o muertos desde que recaban cifras.

Por números como estos, para Daniele Lima Félix, la tía de Ágatha Félix, la defensa de la política de seguridad que promueve Witzel es inaceptable.

"Esto puede sucedernos en cualquier minuto, estamos aquí y pasamos a comprar un pan y no sabemos si vamos a volver a casa. No hay forma de saber. Ya vi y presencié muchas muertes, confusiones, y la Policía no está preparada para lidiar con los residentes de la comunidad", dijo a EFE Daniele Lima Félix.

En Foco: Francotiradores contra narcos en las favelas de Río de Janeiro

Las muertes violentas en Brasil cayeron 10,4%, a 57.341 en 2018, respecto a 2017, según el último informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), que trabaja con datos oficiales.

Sin embargo, el número de personas muertas en acciones policiales subió 19,6% en 2018, es decir 6.220 fallecidos, la mayoría jóvenes negros.

Con EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.