Saltar al contenido principal

Crisis climática: el nivel del mar podría subir más de un metro para 2100

Foto de los glaciares de la isla King George en la Antártida. 1 de febrero de 2018.
Foto de los glaciares de la isla King George en la Antártida. 1 de febrero de 2018. Mathilde Bellenger / AFP

De acuerdo con el texto, si se controlan tanto los gases de efecto invernadero como el calentamiento global, el nivel del mar subiría hasta 60 cms. para 2100, si no hay medidas, podría aumentar hasta 110 cms.

Anuncios

Trabajar para combatir la crisis climática es urgente. Ese es el principal mensaje del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, IPCC. Los expertos alertan que el nivel del mar podría aumentar hasta 110 centímetros para 2100 "si las emisiones (de gases contaminantes) siguen aumentando con fuerza".

El 'Informe especial sobre los océanos y la criósfera en un clima cambiante' expone que "los glaciares y los mantos de hielo de las regiones polares y de montaña pierden masa, y ello contribuye no solo a la aceleración de la subida del nivel del mar, sino también a la expansión de las aguas cálidas en los océanos".

El texto indica que durante el siglo XX, el mar se ha elevado unos 15 centímetros a nivel global pero el ritmo no deja de acelerarse con el pasar de los años y añade que, aunque si se logra una reducción drástica de las emisiones de efecto invernadero, el agua podría subir entre 30 y 60 centímetros.

El alarmante aumento en los niveles del mar haría que numerosas naciones insulares se vuelvan inhabitables.

El nivel del mar seguirá subiendo durante siglos. De aquí a 2100 podría llegar a registrar una elevación de entre aproximadamente 30 y 60 cm incluso aunque se logre una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento global se mantenga muy por debajo de 2 °C. Sin embargo, si las emisiones siguen aumentando con fuerza, la subida del nivel de las aguas podría ser del orden de 60 a 110 cm".

Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante

Fusión de hielo acelerada y episodios extremos más frecuentes en el mar

El informe resalta la urgente necesidad de que el calentamiento global se mantenga por debajo de los 2°C durante los próximos 100 años y añade que de ello dependen las reacciones del hielo de la criósfera, las zonas congeladas del planeta.

"En los últimos decenios, el nivel del mar ha subido cada vez más rápido a causa de las crecientes aportaciones de agua de los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida", afirmó Valérie MassonDelmotte, copresidenta del Grupo de Trabajo I del IPCC.

Asimismo, los expertos señalan que cada vez serán más comunes los episodios de nivel del mar extremo que se producen, por ejemplo, cuando hay mareas altas y tormentas intensas.

Los datos exponen que con cada grado de temperatura adicional, los fenómenos que antiguamente se producían una vez cada 100 años, podrían llegar a tener una periodicidad anual a mediados de este siglo en muchas regiones.

La problemática agravaría considerablemente los riesgos a los que se exponen las islas y ciudades costeras de baja altitud. "Si no se destinan grandes inversiones a fines de adaptación, estarían expuestas a riesgos de inundación cada vez mayores", destaca el texto.

Al mismo tiempo, indica que los peligros serán todavía mayores "a raíz del aumento en la intensidad y la magnitud medias de las mareas meteorológicas y los acumulados de precipitación debidos a los ciclones tropicales".

Los habitantes de las regiones montañosas también se verán afectados

Aunque los principales afectados por la crisis climática parecen ser las personas que viven cerca al mar, los residentes de zonas montañosas también sentirán sus efectos.

El documento resalta que los habitantes de las regiones de montaña "están cada vez más expuestos a peligros y cambios en la disponibilidad de agua"; asimismo, que la disminución de "los glaciares, la nieve, el hielo y el permafrost aumentará los peligros para las personas, por ejemplo, en forma de deslizamientos de tierra, avalanchas, desprendimientos de rocas e inundaciones".

Los investigadores defienden que la disminución en los glaciares de montaña hará que "también se vea afectada la disponibilidad de agua y la calidad de ese recurso aguas abajo, y ello repercute en numerosos sectores, como el agrícola y el hidroeléctrico", por ello, los habitantes de las regiones bajas de las montañas también harán parte de los damnificados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.