Saltar al contenido principal

Renuncia una dirigente alemana del BCE

Anuncios

Fráncfort (AFP)

La alemana Sabine Lautenschläger, miembro del directorio del Banco Central Europeo (BCE), anunció el miércoles su renuncia, en un clima de división creciente al interior del consejo de gobernadores de la institución sobre la política monetaria.

La banquera "informó al presidente Mario Draghi que renuncia a sus funciones el 31 de octubre de 2019, antes del fin de su mandato" previsto para fines de enero de 2022, según un lacónico comunicado del BCE, que no expresa las razones de su renuncia súbita.

Se ha desempeñado en el directorio y en el consejo de gobierno del banco central desde enero de 2014, y como subdirectora del comité supervisor encargado de monitorear a más de 100 "significativos" bancos del área.

Draghi "le agradeció por su papel desempeñado en ayudar a la instalación de una importante supervisión bancaria en Europa, clave para unión banacaria, así como por su compromiso con Europa", añadió el banco.

Pero la sorpresa de su renuncia se da en el marco de las serias divisiones surgidas luego de la decisión Draghi este mes de implementar un enorme paquete de estímulos para reactivar a la ecomomía europea.

Los gobernadores del BCE colocaron las tasas de interés de los depósitos en territorio negativo y relanzaron la compra de deuda gubernamental y corporativa.

Las disensiones entre los banqueros centrales se hizo pública un día después de la reunión de política monetaria.

Unos 10 de los 25 miembros del comité de gobernadores del BCE estaban en contra de relanzar el programa de "Flexibilización cuantitativa" ("Quantitative Easing"), por el que se comprará mensualmente 20.000 millones de euros (22.000 millones de dólares) de deuda desde noviembre, indicaron fuentes a la AFP.

El presidente del banco central alemán central, Jens Weidmann, había dicho tras el anuncio del programa al diario Bild que Draghi "sobrepasó los límites" al anunciar la reactivación de la compra de activos.

"Un paquete de medidas tan extenso no era necesario", explicó Wiedmann en la entrevista. "La decisión de comprar más deuda pública le dificultará al BCE salir más adelante de esta política. Cuanto más dure (esta política), más aumentarán los efectos colaterales, y los riesgos de una política monetaria muy expansiva crecerán", predijo el banquero.

El arsenal de medidas, aplaudidas por los mercados financieros y cuya ambición sorprendió a los observadores, integra a la vez la reanudación de compra de activos, la baja de las tasas, un sistema de tasas decrecientes y préstamos gigantes acordados a los bancos.

Barios banqueros centrales, además de Weidmann, han criticado abiertamente el programa de una nueva ronda de estímulos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.