Saltar al contenido principal

Ayotzinapa: a cinco años resurge la esperanza de hallar a los 43 estudiantes desaparecidos

Padres y familiares de algunos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, así como estudiantes de la normal rural Isidro Burgos, encabezan un mitin este 25 de septiembre frente a la sede de la Fiscalía General de la República (FGR), en Ciudad de México (México).
Padres y familiares de algunos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, así como estudiantes de la normal rural Isidro Burgos, encabezan un mitin este 25 de septiembre frente a la sede de la Fiscalía General de la República (FGR), en Ciudad de México (México). Sáshenka Gutiérrez / EFE

La nueva comisión presidencial para el caso, el recién nombrado fiscal especial y el apoyo de expertos internacionales abren expectativas a los padres, pero las liberaciones de implicados por orden de un juez les pegan en el ánimo.

Anuncios

La exigencia no ha cambiado, pero cobra nuevos bríos: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. Cinco años después de la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero, ese es, de nuevo, el grito de batalla de sus familiares. Solo que las autoridades ahora les han renovado la esperanza de encontrar a los jóvenes.

A un lustro de lo ocurrido en Iguala, el 26 de septiembre de 2014, padres, abogados y representantes de las familias de los desaparecidos confían en las actuales autoridades, quienes han ofrecido replantear la investigación de los hechos, rehacer la indagatoria y dar con la verdad de lo que sucedió.

Pero no la “verdad histórica” que sostuvo el gobierno de Enrique Peña Nieto, de que los estudiantes fueron plagiados, torturados e incinerados en el basurero municipal de Cocula, Guerrero, sino una verdad alterna, real, acerca del paradero de los normalistas de la escuela Raúl Isidro Burgos.

Desde su llegada al poder, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó reabrir el caso. De inmediato se creó la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia para el caso Ayotzinapa, que encabeza Alejandro Encinas, quien es a su vez subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación. Encinas reveló el 12 de septiembre que hay indicios que permiten creer que los jóvenes estarían en el estado de Guerrero. Se cuidó de no decir si los estudiantes estarían aún con vida, pero para los padres no podría ser de otra manera.

“La esperanza no ha muerto desde el primer momento. Exigimos lo mismo porque no han podido demostrar de manera científica que los jóvenes estén muertos. Han querido entregar restos, cuerpos, fosas… y los estudios demuestran que no son de los jóvenes; mientras no se demuestre esto, la esperanza está viva”, dice en entrevista Felipe de la Cruz, representante de los padres de ‘Los 43’.

Al respecto, la especialista colombiana que formó parte del grupo de expertos que investigaron el caso, Ángela Buitrago, indica en entrevista que “todas las pruebas técnicas hasta ahora descartan a Cocula (como destino final de los jóvenes)”.

La apertura de otras dos instancias alimenta la expectativa de los padres de los normalistas. Se trata de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, que dirige Omar Gómez Trejo (propuesto por los propios familiares), así como del Grupo de Acompañamiento Técnico (GAT), en el que participan Francisco Cox y Ángela Buitrago, quienes en su momento integraran el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Padres y familiares de algunos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. ¡Vivos se los llevaron!, se lee en las pancartas.
Padres y familiares de algunos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. ¡Vivos se los llevaron!, se lee en las pancartas. Sáshenka Gutiérrez / EFE

En el fiscal especial Gómez Trejo “hay toda la confianza”, pero también “hemos dicho al fiscal general (Alejandro Gertz Manero) que no debe dejar sola a esta fiscalía, debe poner todos los recursos de la institución”, dice a este medio Vidulfo Rosales, abogado de los familiares de las víctimas.

Las líneas de investigación en el caso de la desaparición de los 43 normalistas

El vocero Felipe de la Cruz tiene muy claras cuatro líneas de investigación que se deben retomar:

“La primera es que se investigue a los militares que participaron de manera directa esa noche, durante todo el tiempo que se llevó a cabo el ataque. La segunda es revisar la telefonía celular, porque después de los hechos, los teléfonos de los jóvenes siguieron funcionando. (La tercera) el móvil del ataque, supuestamente, pues el trasiego de la droga de Iguala a Chicago, que no se ha tocado. Y por último la detención de los policías federales y municipales de Huitzuco que participaron en la desaparición de los jóvenes”.

Son cuatro líneas que los expertos de la CIDH dejaron en sus informes”, señaló De la Cruz.

Tanto Vidulfo Rosales como Felipe de la Cruz coinciden en que actualmente uno de los factores clave es la colaboración de los militares involucrados en el caso, pues “hay mucha información de la que dispone el Ejército mexicano y que no la ha puesto a disposición de la comisión”, dice Rosales.

A ellos se suma la voz de Melitón Ortega, tío de Mauricio Ortega, uno de los 43 normalistas desaparecidos y vocero de los padres: “Si el Gobierno se atrasa (en la investigación), nosotros como padres vamos a seguir exigiendo y señalando puntualmente a las instituciones que no estén colaborando, como lo hemos hecho en el tema del Ejército, de la Policía Federal”, indica en entrevista.

En tanto, para Ángela Buitrago, del GAT, la línea de investigación del tráfico de droga es una pieza clave. “La investigación sobre trasiego es fundamental porque sería un problema real que permitiría unir muchos datos. Y además enfocarse en uno de los problemas sobre el crimen organizado y la cooptación de algunas autoridades y personas de la población”.

France 24: Sobre este último punto, ¿tienen elementos que permitan reforzar esta hipótesis?

– Pues el proceso de Illinois (el tráfico de heroína hacia Chicago) es claro sobre el trasiego con miembros de Guerreros Unidos.

France 24: ¿Se descuidó o se desatendió esta línea de investigación?

–Sí se omitió, responde la ex fiscal colombiana.

Las liberaciones de involucrados abren un boquete en el caso

El pasado 2 de septiembre, una noticia heló a los padres de los 43 estudiantes. Gildardo López Astudillo, alias ‘El Gil’ o ‘El Cabo Gil’, uno de los principales involucrados en el crimen, fue puesto en libertad por un juez, por considerar que su declaración ministerial había sido obtenida bajo tortura, y eso la invalidaba.

Días después, el mismo impartidor de justicia, Samuel Ventura Ramos, autorizó la liberación de otros 24 detenidos, entre policías locales y miembros de la banda criminal Guerreros Unidos.

En total, han sido liberados 77 de los 142 detenidos.

Activistas de derechos humanos, los voceros de los padres y el propio subsecretario de Gobernación y comisionado repudiaron la liberación de 'El Gil'.

En el quinto aniversario del crimen, este 26 de septiembre, los familiares de los normalistas realizan una movilización en la Ciudad de México, para exigir que se esclarezca el caso y gritar una vez más: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.