Saltar al contenido principal

Chirac y Estados Unidos, una relación de amor y odio

 El presidente francés Jacques Chirac conversa con su homólogo estadounidense George Bush durante la reunión bilateral que ambos mantuvieron en Nueva York, Estados Unidos, el 19 de septiembre de 2006.
El presidente francés Jacques Chirac conversa con su homólogo estadounidense George Bush durante la reunión bilateral que ambos mantuvieron en Nueva York, Estados Unidos, el 19 de septiembre de 2006. Peter Foley / EFE

De todos los presidentes franceses de los últimos 50 años, Jacques Chirac fue sin duda el que mejor conocía a Estados Unidos. Pero el conocimiento del país no siempre equivale a afecto...

Anuncios

Cuando era joven, Chirac asistió a las clases de verano en la Universidad de Harvard y pasó un año haciendo autostop en Estados Unidos en 1952. Más tarde, como estudiante de economía en la Universidad de Sciences Po en París, escribió su tesis sobre el desarrollo del puerto de Nueva Orleans, Louisiana.

Sin embargo, a pesar de sus estudios y experiencias en Estados Unidos, Chirac no expresó ninguna admiración particular por el país mientras estuvo en el poder. Pro-OTAN pero un gaullista de corazón, Chirac siempre sospechó de la superpotencia norteamericana, en particular después del 11 de septiembre de 2001.

El primer jefe de Estado en visitar Nueva York después de los ataques contra el World Trade Center extendió su apoyo al gobierno del expresidente estadounidense George W. Bush al involucrar al Ejército francés en la coalición internacional en Afganistán.

Chirac con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, el 6 de noviembre de 2001, en la Casa Blanca en Washington.
Chirac con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, el 6 de noviembre de 2001, en la Casa Blanca en Washington. Patrick Kovarick / AFP

Pero la retórica ‘hawkish’ de su homólogo estadounidense, que habló de una "guerra contra el terror" contra los "malvados", preocupó a Chirac, que intentó asegurarse de que la respuesta estadounidense no fuera desproporcionada.

Chirac se opuso a la invasión de Estados Unidos a Irak en 2003 y luego se regocijó por ello

Dos años después, Chirac se opuso a la invasión liderada por Estados Unidos al Irak de Saddam Hussein. Cuando Chirac vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizaba el uso de la fuerza militar para librar a Irak de sus supuestas armas de destrucción masiva, despertó la ira de Washington y agitó el sentimiento antifrancés al otro lado del Atlántico.

Acusado de antiamericanismo, el presidente francés aprovechó una entrevista con la revista ‘Time’ para expresar su amistad con Estados Unidos. "Es un país donde me siento bien. Realmente me gusta la comida chatarra y cada vez que voy a Estados Unidos, regreso a Francia con unos kilos de más", dijo el expresidente.

El expresidente estadounidense Bill Clinton con Chirac en el Palacio del Elíseo en París el 17 de junio de 1999.
El expresidente estadounidense Bill Clinton con Chirac en el Palacio del Elíseo en París el 17 de junio de 1999. Paul J. Richards / AFP

Chirac dijo que su negativa a participar en la guerra en Irak siguió siendo uno de los mayores éxitos de sus 12 años como presidente. En 2007, cuando Chirac y el exprimer ministro británico Tony Blair se preparaban para renunciar al poder, el periódico francés ‘Le Monde’ publicó una caricatura haciendo un balance de los registros de los presidentes. En él, Blair, uno de los aliados más fuertes de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, exclama: "Tuve todo el éxito, excepto en Irak". Chirac, a su vez, responde: "Fui un completo fracaso, excepto en Irak".

Este artículo fue adaptado de su original en inglés

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.