Saltar al contenido principal

Elecciones en Afganistán: 15 candidatos y un acuerdo de paz en medio

Los candidatos presidenciales afganos Abdullah Abdullah y el ex “señor de la guerra” Gulbuddin Hekmatyar se dan la mano antes del debate sobre las elecciones presidenciales en Kabul, Afganistán, el 25 de septiembre de 2019.
Los candidatos presidenciales afganos Abdullah Abdullah y el ex “señor de la guerra” Gulbuddin Hekmatyar se dan la mano antes del debate sobre las elecciones presidenciales en Kabul, Afganistán, el 25 de septiembre de 2019. Omar Sobhani / Reuters

9,6 millones de afganos están habilitados para participar en los comicios presidenciales de este 28 de septiembre, un proceso electoral antecedido por una dura oleada de violencia.

Anuncios

Afganistán celebrará sus elecciones presidenciales este sábado 28 de septiembre, un proceso marcado de antemano por un acuerdo de paz fallido entre Estados Unidos y los talibanes y que afronta la amenaza de ese grupo de interrumpirlo violentamente.

En total, 15 candidatos aspiran a ocupar el puesto de presidente y formar un nuevo Gobierno. Entre ellos destaca el actual presidente, Ashraf Ghani, que busca un segundo término, el actual jefe del Ejecutivo, el exlíder de la resistencia antitalibán Abdullah Abdullah, y el otrora 'señor de la guerra' Gulbuddin Hekmatyar.

Esta la cuarta elección presidencial de Afganistán desde que las fuerzas dirigidas por Estados Unidos derrocaron a los talibanes islamistas de línea dura en 2001. Y para gran parte de los afganos el temor crece con el pasar de las horas.

No es para menos. El movimiento que prohibió a las mujeres trabajar y a las niñas a ir a la escuela ahora controla más territorio que en cualquier otro momento desde que fue expulsado del poder hace 18 años.

Y desde aquel anuncio que hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que cancelaría las conversaciones con los talibanes, los ataques no han dado tregua. El grupo insurgente advirtió a los ciudadanos que correrán el riesgo de morir si acuden a los centros electorales.

Los ataques y los enfrentamientos terrestres entre las fuerzas gubernamentales y los militantes respaldados por los Estados Unidos se han vuelto el pan de cada día y eso hace que la negociación de un acuerdo de paz sea el principal caballo de batalla de los candidatos, al menos de los tres favoritos:

Ashraf Ghani: en busca de la reelección

Es un presidente debilitado y visto como una "marioneta" de Occidente, incapaz de haber puesto fin a una guerra que golpea al país desde hace 18 años. Pero aun así es el favorito en las encuestas.

Entre los logros bajo su mandato están la llegada en 2018 de la primera tregua en 17 años de guerra, pero que apenas duró tres días.

El candidato presidencial de Afganistán, Ashraf Ghani, sostiene a una niña durante su campaña electoral en Kabul, Afganistán, el 13 de septiembre de 2019.
El candidato presidencial de Afganistán, Ashraf Ghani, sostiene a una niña durante su campaña electoral en Kabul, Afganistán, el 13 de septiembre de 2019. Omar Sobhani / Reuters

Político y economista, Ghani llegó al poder en 2014 con la promesa de "una nueva era" de paz y esta vez se ha comprometido a completar sus proyectos de lucha contra la corrupción y a trabajar por la paz en la nación asiática.

Nacido en 1949 en la provincia oriental de Logar, Ghani se formó en universidades extranjeras y trabajó en desarrollo para organismos internacionales como el Banco Mundial antes de regresar a su país en 2001, donde formó parte del Gobierno de transición del entonces presidente, Hamid Karzai, primero como asesor y luego como ministro de Hacienda.

Ghani dejó entonces momentáneamente la política por el mundo académico, hasta que logró la victoria en las elecciones de 2014 gracias a su imagen de luchador implacable con la corrupción.

El actual presidente tiene a su favor pertenecer a la etnia pastún, la propia de los talibanes y que representa el 40% de la población afgana.

Abdullah Abdullah, el eterno candidato

Marcada por acusaciones de fraude masivo, la votación de 2014 en Afganistán no dejó un ganador claro, lo que obligó a Estados Unidos a intervenir y negociar un acuerdo que obligó a Ghani y Abdullah Abdullah formar un gobierno de unidad nacional.

Derrotado por Ghani por un estrecho margen, el exlíder de la resistencia antitalibán quedó con el cargo de jefe Ejecutivo y ahora se presenta por tercera vez como candidato presidencial.

El candidato presidencial de Afganistán, Abdullah Abdullah, se toma una selfie con un partidario durante la campaña electoral en la provincia de Herat, Afganistán, el 24 de septiembre de 2019.
El candidato presidencial de Afganistán, Abdullah Abdullah, se toma una selfie con un partidario durante la campaña electoral en la provincia de Herat, Afganistán, el 24 de septiembre de 2019. Jalil Ahmad / Reuters

Nacido en Kabul en 1960 y oftalmólogo de profesión, Abdullah hizo gala de su perfecto inglés y su buena presencia como ministro de Exteriores durante la administración interina surgida tras la caída del régimen talibán en 2001, un puesto que mantuvo en el Gobierno de Karzai de 2004 hasta su dimisión dos años después.

Su carrera como la cara de Afganistán en el exterior inició en 1998 como responsable diplomático de una coalición creada por antiguos guerrilleros para combatir a los talibanes, después de haberse unido en los años 80 a la resistencia antisoviética.

A pesar de que su padre es de origen pastún, Abdullah es a menudo identificado con la minoría tayika.

Gulbuddin Hekmatyar, "el carnicero de Kabul"

El historial combativo del antiguo "señor de la guerra" es largo, después de luchar contra la ocupación soviética de Afganistán (1979-1989), participar en la guerra civil afgana durante la década de los 90 y liderar el otrora segundo grupo insurgente afgano, Hezb-e-Islami (Partido Islámico), con el que se alió a los talibanes y Al Qaeda para combatir a las tropas extranjeras en el país tras la invasión estadounidense en 2001.

Fue primer ministro en dos ocasiones durante la década de los 90. Decidió abandonar las armas y la clandestinidad con la firma de un acuerdo de paz en 2016 con el actual Gobierno.

El candidato presidencial Gulbuddin Hekmatyar habla durante el debate previo a las elecciones en Kabul, Afganistán, el 25 de septiembre de 2019.
El candidato presidencial Gulbuddin Hekmatyar habla durante el debate previo a las elecciones en Kabul, Afganistán, el 25 de septiembre de 2019. Omar Sobhani / Reuters

Hekmatyar, de la mayoritaria etnia pastún y bautizado por sus seguidores como el "emir de las dos jihads" por su lucha contra los soviéticos y los estadounidenses, ha declarado durante la campaña electoral que busca un "gran cambio" en el sistema político.

Muchos en Afganistán no olvidan el sobrenombre por el que se conoce a Hekmatyar: "el carnicero de Kabul", después de que bombardeara de manera continuada la capital en 1992 cuando trataba de controlarla, causando al menos un millar de muertos y 8.000 heridos, según denunció entonces la Cruz Roja.

Las amenazas: Al Qaeda, talibanes y el autodenominado Estado Islámico

Para Estados Unidos, Al Qaeda no es la principal amenaza a corto plazo en Afganistán, donde su Ejército combate a la insurgencia talibán que ahora controla más territorio que en cualquier momento desde que comenzó la guerra.

La segunda amenaza es el grupo Estado Islámico, que tiene miles de combatientes y facilitadores en Afganistán y que se encarga de reclutar afganos en las universidades.

Al Qaeda ocupa el tercer lugar. Funcionarios estadounidenses dijeron a la agencia Reuters que estiman que el grupo central de Al Qaeda solo tiene docenas de combatientes en Afganistán.

Con EFE y Reuters

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.