Saltar al contenido principal

Honduras se suma a Guatemala y El Salvador para contener la inmigración hacia Estados Unidos

Un soldado de la Guardia Nacional observa a los migrantes después de cruzar ilegalmente a El Paso, Texas, EE. UU. Foto tomada en Ciudad Juárez, el 15 de septiembre de 2019.
Un soldado de la Guardia Nacional observa a los migrantes después de cruzar ilegalmente a El Paso, Texas, EE. UU. Foto tomada en Ciudad Juárez, el 15 de septiembre de 2019. José Luis González / Reuters

Honduras se suma así a sus vecinos en un pacto que busca alejar a los migrantes de la frontera con Estados Unidos, convirtiendo a los países del Triángulo Norte en Estados con capacidad de asilo.

Anuncios

Honduras colaborará con Estados Unidos en materia de migración, al firmar un acuerdo que le convertirá en tercer país seguro. El objetivo para Estados Unidos era que Honduras firmase este pacto, para contar con el Triángulo Norte de Centroamérica al completo en materia de contención de migrantes.

El acuerdo llevaba tiempo gestándose y cierra un círculo de acuerdos entre Estados Unidos y los países del norte de Centroamérica. El primero de ellos en firmar este acuerdo fue Guatemala, que, aunque aún no se aplicó, se consumó el 26 de julio.

A ellos se sumaron el pasado 20 de septiembre El Salvador, con su firma. Estados Unidos lleva meses convencido de parar la oleada de migrantes que intentan cruzar su frontera sur y para ello lleva negociando con los dirigentes de estos países desde hace meses y en caso de que los países se nieguen a firmar, amenaza con aranceles a los mismos.

"Hoy firmamos un acuerdo bilateral para construir capacidades de asilo más fuertes en el Triángulo Norte y mejorar aún más la capacidad de asilo y protección de Honduras", escribió el secretario de Seguridad Nacional en funciones de Estados Unidos, Kevin McAleenan, en su cuenta de Twitter.

La firma fue plasmada por él y por el canciller de Honduras, flanqueados por el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. De hecho, el acto se realizó en torno a la reunión de líderes, que durante estos días se está produciendo al celebrarse la Asamblea General de Naciones Unidas.

Trump explicó que su país ha "resuelto el tema del asilo" gracias a la cooperación del Triángulo Norte de Centroamérica y México, que le han ayudado a limitar la capacidad de los inmigrantes indocumentados de solicitar refugio en Estados Unidos.

Con México la situación está siendo diferente. Donald Trump no consiguió que su vecino del sur aceptase convertirse en un tercer país seguro a pesar de las amenazas con aranceles. En su defecto se llegó a un acuerdo que obligaba al Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador a trasladar tropas a sus fronteras para frenar el flujo de migrantes.

Con el estatus de "tercer país seguro", los migrantes que lleguen a Honduras en camino hacia Estados Unidos y quieran solicitar asilo en ese país, deberán primero pedirlo en Honduras, lo que reducirá considerablemente las solicitudes en territorio estadounidense. Es el mismo método que se obligó a aplicar a Guatemala y El Salvador.

Una buena parte de migrantes proceden de estos tres países, de donde huyen por la violencia extrema y una situación de inseguridad muy alta, provocada por las maras callejeras y el tráfico de drogas en la región.

Encuentro del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que tiene lugar en Nueva York.
Encuentro del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que tiene lugar en Nueva York. Casa Presidencial de Honduras vía EFE

Un sistema que para Trump funciona

La estrategia de convertir al Triángulo Norte en países seguros y de obligar a Andrés Manuel López Obrador a endurecer la política migratoria en México ha hecho que el flujo migratorio en la frontera sur estadounidense se redujera un 56 % entre junio y agosto. De este 56 %, tal y como apuntaron las autoridades mexicanas, un tercio corresponden a ciudadanos de México y el resto a centroamericanos.

Desde Washington quieren ampliar esta contención desde el sur y ya se establecieron negociaciones con otros países centroamericanos, como Nicaragua, Costa Rica y Panamá. E incluso se habló con Colombia, que actualmente recibe su mayor flujo de migración desde Venezuela.

Con EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.