Saltar al contenido principal

Boris Johnson desafía a la oposición y reta a sus rivales a expulsarle

El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, se enfrenta al Gobierno de Boris Johnson en la sesión que ha reabierto el Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el día 25 de septiembre de 2019.
El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, se enfrenta al Gobierno de Boris Johnson en la sesión que ha reabierto el Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el día 25 de septiembre de 2019. Televisión parlamentaria vía Reuters

El Parlamento británico reabrió sus puertas tras la declaración del Tribunal Supremo británico, que aseguró que su cierre decretado por el primer ministro era "ilegal".

Anuncios

Boris Johnson protagoniza un fuerte enfrentamiento con la oposición en su vuelta al Parlamento. La Cámara abrió sus puertas después de que el Tribunal Supremo británico decretase que era ilegal que se mantuviese cerrado por cinco semanas, tal y como decretó Johnson después de perder una serie de votaciones clave relacionadas con el Brexit.

La situación política del Reino Unido sigue más bloqueada que nunca por culpa del Brexit. El país supera ya su tercer año desde la votación del referéndum que, en teoría, les sacaría de la Unión Europea, sin esclarecer cuál será su futuro. El 31 de octubre finaliza la prórroga de seis meses y el acuerdo y la posterior ratificación en el Parlamento sigue sin llegar.

Johnson se mostró desafiante tras su vuelta precipitada de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York. El primer ministro aseguró que lo que debería hacer la oposición es presentar una moción de censura que facilite su salida, pero afirma que eso “no se ha hecho por miedo” a que la convocatoria de elecciones brinde la victoria al Partido Conservador.

Aunque el Gobierno no cuenta con una mayoría que lo respalde en la Cámara de los Comunes, los partidos opositores han rechazado hasta ahora convocar un voto de confianza sobre el primer ministro, un proceso que podría desembocar en unas elecciones anticipadas. Algo que no se quiere desde el Partido Laborista y el Partido Nacional Escocés.

Un manifestante se encuentra fuera de la Corte Suprema del Reino Unido después de la audiencia sobre la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de prorrogar el parlamento antes del Brexit, el 24 de septiembre de 2019.
Un manifestante se encuentra fuera de la Corte Suprema del Reino Unido después de la audiencia sobre la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de prorrogar el parlamento antes del Brexit, el 24 de septiembre de 2019. Henry Nicholls / Reuters

La razón es que las encuestas dan como ganador a Boris Johnson. Si se efectuase la moción de confianza se convocarían elecciones y eso podría hacer que el Brexit sin acuerdo pudiera efectuarse el 31 de octubre. Algo que no preocupa a Johnson, pero que aterroriza a partidarios del Brexit con acuerdo y, por supuesto, a los que aún prefieren quedarse en la Unión Europea.

La oposición quiere que el tiempo juegue a su favor, después de aprobar la ley que obligaría a Johnson a pedir otra prórroga para la salida del Reino Unido si no se alcanza un acuerdo con la Unión Europea antes del 19 de octubre.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, insistió en que Johnson debe dimitir tras la histórica sentencia que dictó el martes el Tribunal Supremo británico, que estableció que la suspensión de las cámaras que había ordenado el primer ministro fue "nula y sin efecto".

Johnson acusa a la oposición de no querer efectuar el Brexit

Johnson, que adoptó un tono combativo en su comparecencia, insistió en que la decisión judicial fue "errónea" y que los magistrados no deberían haberse inmiscuido en un asunto que considera político. Aunque la primera mitad de su discurso estuvo dirigido a asegurar que se habían producido “avances” en las negociaciones con Bruselas, las acusaciones a la oposición no tardaron en aflorar.

El primer ministro acusó a los parlamentarios de hacer todos los esfuerzos posibles por impedir que el Gobierno cumpla con el resultado del referéndum de 2016, en el que el 51,9 % de los votantes respaldaron la opción de abandonar la Unión Europea.

"Este Parlamento no quiere que el Brexit se produzca", declaró Johnson, quien considera que los británicos demandan que se "cumpla la promesa a los votantes de respetar el resultado" de aquel plebiscito.

Es prioritario salir de la Unión Europea

Boris Johnson aseguró que “bajo ninguna circunstancia” el Reino Unido debería salir de la Unión Europea después del 31 de octubre. El líder ‘tory’ no quiere caer en los mismos obstáculos que su predecesora en el cargo, Theresa May, que ya tuvo que pedir una prórroga a Europa en marzo, después de que la Cámara de los Comunes tumbase su propuesta de salida acordada con el bloque.

Ahora, la misma obliga a Johnson a negociar con la Unión Europea un nuevo acuerdo, pero desde Bruselas las posiciones son muy firmes. Se sostiene que la salida ya se negoció con May. Johnson se mantiene positivo y dijo que hay tres áreas concretas en las que se están haciendo progresos. La primera es "el concepto de arreglos alternativos" a la polémica cláusula para evitar una frontera en la isla de Irlanda tras el Brexit, aunque no ofreció más detalles.

Con Reuters, AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.