Saltar al contenido principal

Reuniones entre Irak y Arabia Saudita sobre los ataques contra instalaciones petroleras

Anuncios

Riad (AFP)

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, recibió el miércoles al primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, para unas conversaciones centradas en los ataques contra las infraestructuras petroleras del reino.

Los ataques, llevados a cabo el 14 de septiembre contra instalaciones del gigante petrolero saudita Aramco en Abqaiq y Jurais, provocaron una reducción temporal del 50% de la producción de bruto del reino, lo que alarmó a los mercados mundiales de la energía e intensificó las tensiones regionales.

Arabia Saudita y Estados Unidos acusaron a Irán por estos ataques, reivindicados por los rebeldes hutíes de Yemen.

El encuentro entre el príncipe heredero saudita y el primer ministro iraquí "abordó los desarrollos regionales, especialmente los ataques de sabotaje contra las instalaciones de Aramco en Abqaiq y Jurais, subrayando el deseo iraquí de seguridad y de estabilidad para el reino", informó la agencia de prensa oficial saudita, SPA.

Aunque los hutíes reivindicaron los ataques contra el territorio saudita, tanto Riad como Washington responsabilizaron a Irán, una acusación a la que se sumaron Alemania, Reino Unido y Francia.

Washington declaró que los ataques implicaron misiles de crucero procedentes de Irán y que estos disparos constituían un "acto de guerra".

Por su parte, Bagdad rechazó cualquier vínculo con estos ataques, después de que aparecieran informaciones según las cuales la ofensiva se habría lanzado desde territorio iraquí.

Según el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, no existen pruebas de que los ataques se lanzaran desde Irak.

En paralelo, el ministro iraquí de Petróleo, Thamer al Ghabdan, también se reunió con su par saudita, el príncipe Abdel Aziz bin Salmán, informó SPA.

Arabia Saudita interrumpió sus relaciones y cerró su frontera con Irak después de la invasión de Kuwait lanzada por el presidente iraquí Sadam Husein en agosto de 1990.

Pero en los últimos meses Bagdad y Riad reimpulsaron sus relaciones con una serie de visitas, en un momento en que Arabia Saudita intenta neutralizar la fuerte presencia de Irán en la política iraquí.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.