Saltar al contenido principal

Senado brasileño ratifica al fiscal general propuesto por Bolsonaro

Anuncios

Brasilia (AFP)

El Senado de Brasil aprobó este miércoles la nominación de Augusto Aras como fiscal general, un jurista alineado con el presidente conservador Jair Bolsonaro que prometió "independencia" al ejercer su cargo.

Al ser interrogado durante cinco horas en la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ), Aras defendió corregir los "excesos" de la megaoperación Lava Jato contra una vasta red de corrupción centrada en la estatal Petrobras y que llevó tras las rejas a centenas de políticos y empresarios brasileños en los últimos años, entre ellos el expresidente izquirdista Luiz Inácio Lula da Silva.

"Siempre apunté los excesos, pero siempre defendí la Lava Jato. La Lava Jato es resultado de experiencias anteriores. Ese conjunto de experiencias generó un nuevo modelo, que es corregible. Esos desaciertos pueden ser corregidos. Espero que podamos hacerlo juntos", declaró en la CCJ.

El plenario aprobó su designación por 68 votos contra 10.

Entre las fallas que apuntó de la megacausa -conducida por el exjuez y actual ministro de Justicia Sergio Moro-, Aras mencionó el recurso excesivo a prisiones preventivas y el protagonismo público de algunos miembros del grupo investigador, como el fiscal jefe de la operación, Deltan Dallagnol.

La operación Lava Jato sufrió diversos cuestionamientos, que se intensificaron después de que el portal The Intercept Brasil reveló conversaciones privadas que sugieren una intimidad entre Dallagnol y Moro y que, según juristas, podrían comprometer la imparcialidad de las decisiones del entonces juez.

Moro no reconoce la autenticidad de los mensajes y niega haber cometido cualquier irregularidad.

Aras afirmó por otro lado que "no faltará independencia en su gestión", en respuesta a las dudas que levantó su nombramiento.

Antes de nombrar a Aras, Bolsonaro dijo que escogería a alguien "alineado con nuestras banderas" y luego ignoró la lista de tres candidatos elegidos por los miembros de la Asociación Nacional de Procuradores de la República (ANPR).

Aunque no se trata de una práctica obligatoria, es una tradición respetada desde el primer gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) que el jefe de estado escoja a uno de los miembros de esa terna.

Originario de Salvador (Bahía, noreste), Aras, miembro del ministerio público desde 1987, está alineando con la política ambiental de Bolsonaro, muy criticada por los activistas, y es, según el propio mandatario, un "defensor del productor rural".

El jefe del Ministerio Público Federal, que tiene un mandato de dos años y puede repetir cargo, debe actuar con independencia respecto a los poderes Legislativo y Ejecutivo, ya que entre sus atribuciones figura denunciar criminalmente a sus miembros, incluido el presidente, como ocurrió en 2017 con el entonces mandatario Michel Temer, que fue objeto de dos denuncias por corrupción, que no obstante fueron bloqueadas por los diputados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.