Saltar al contenido principal

Un incendio en una planta industrial en Francia hace temer la contaminación del río Sena

Anuncios

Ruan (Francia) (AFP)

Los bomberos lograron este jueves controlar después de diez horas un gran incendio en una planta industrial de Ruan, en el norte de Francia, pero las autoridades temen ahora una posible contaminación del rio Sena, que atraviesa París.

Diez horas después de que se declarara el incendio en la planta de Lubrizol ?una compañía que fabrica aditivos para carburantes, pinturas y aceites industriales? el fuego, que no dejó victimas, estaba controlado, indicaron los bomberos.

El incendio está "circunscrito" pero no "apagado", dijo Marc Vitalbo, el responsable de las operaciones de extinción, en las que participaron 200 vehículos.

Una gran nube de humo era visible a diez kilómetros de distancia de la fábrica.

La planta está clasificada como Seveso, nombre de una directiva europea que impone a los países miembros identificar los centros industriales que entrañan un alto riesgo en caso de accidente.

"Algunos productos fueron evacuados", explicó Vitalbo al ministro francés de Interior, Christophe Castaner, que visitó las cercanías de la planta, donde trabajan unas 400 personas.

"La prioridad son las instalaciones interiores de la empresa que todavía no se han visto afectadas", explicó a la prensa Jean-Yves Lagalle responsable de los bomberos de Seine-Maritime, el departamento donde está la ciudad de Rouen.

Dos plantas cercanas, también clasificadas como Seveso, fueron evacuadas.

"Los bomberos caminan sobre una capa de tres o cuatro centímetros de hidrocarburos. Este tipo de fuego no solo se apaga con agua, hay que poner emulsores y un capa de espuma", dijo Lagalle, que calificó el incendio de "extremadamente peligroso para la seguridad del personal".

El delegado del gobierno en Normandía, Pierre-André Durand, habló por su parte del "riesgo de contaminación del Sena", porque la planta está situada frente al río, a tres kilómetros del centro y de la catedral de Ruan.

Por su parte el ministerio del Interior indicó en Twitter que "como medida de precaución" hay que evitar los desplazamientos en la región de Ruan que no sean indispensables.

El fiscal Pascal Prache anunció una investigación para determinar las causas del accidente que por ahora se desconocen.

"La nube de humo es impresionante", dijo a la AFP un habitante del centro de Ruan, explicando que se despertó en plena noche por el ruido de la explosión en la planta.

En Préaux, una localidad situada al norte de Rouen, el vicealcalde Jean-Claude Bleuzen, explicó cómo llegó el hollín del incendio hasta su casa. Habitantes del pueblo hablaban de "coches negros" y de "olor de carburante".

Las escuelas cerraron en algunas partes de Ruan y de varias localidades cercanas, indicó la delegación del gobierno. También se pidió a las residencias de ancianos que no dejaran salir a nadie.

El mal olor se notó hasta en Picardía, la región vecina, indicó la delegación del gobierno, garantizando que el humo no representa ningún riesgo.

En 2015 unos 2.000 litros de aceite mineral cayeron a la red de evacuación de aguas de lluvia tras un "incidente".

La planta de Ruan pertenece al grupo químico estadounidense Lubrizol Corporation, propiedad a su vez de Berkshire Hathaway, un holding del multimillonario estadounidense Warren Buffett.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.