Saltar al contenido principal

El atletismo pone a prueba a Catar ante el bloqueo de sus vecinos

Anuncios

Doha (AFP)

Con el Mundial de atletismo, Catar espera demostrar que está preparado para acoger el Mundial de fútbol dentro de tres años sin verse afectado por el boicot de sus vecinos. Pero cuidado con un paso en falso, que puede dar la imagen contraria, advierten varios expertos en geopolítica.

La élite del atletismo competirá en el emirato desde este viernes al domingo 6 de octubre. Este Mundial se inscribe dentro de un proyecto a largo plazo de Catar, que desde hace un tiempo optó por invertir en el deporte para ganar más peso en la escena internacional.

El país se expone a ser "juzgado severamente" en caso de incidente, ya que cualquier problema, incluso pequeño, puede ser utilizado en su contra por sus detractores.

Desde 2017, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y sus aliados de la región imponen un bloqueo diplomático y económico a Catar, al que acusan de apoyar a grupos islamistas, algo que Doha niega.

Interrumpieron las conexiones aéreas, terrestres y marítimas con su vecino. Le prohíben también utilizar sus espacios aéreos e imponen restricciones al desplazamiento de sus ciudadanos.

Sin embargo, esos mismos países envían atletas al Mundial de Doha: Arabia Saudita tendrá tres, Egipto cinco, Emiratos Árabes Unidos uno y Baréin veintiuno.

- "Un test" -

Según una diplomática occidental residente en Doha, el Mundial de atletismo ofrece a Catar también "una oportunidad para mostrar al mundo que no está en absoluto aislado".

"Ellos (los cataríes) están deseando acoger al resto del mundo. Será un test para su preparación del Mundial (de fútbol)", estima.

Pero advierte que cualquier "paso en falso" podría ser peligroso para su imagen.

"Tienen que tener un evento eficaz para los atletas y los entrenadores, además de divertido y sin problemas para los espectadores", señala.

Para Tobias Borck, analista en el Royal United Services Institute, el Mundial dará a Catar la ocasión de romper el boicot, pero podría también subrayar su aislamiento en la región.

"Dejará en evidencia las buenas relaciones que mantiene con el mundo y las relaciones difíciles que tiene en la región, en particular con sus vecinos", explicó a la AFP.

Pese a estas tensiones diplomáticas, el británico Sebastian Coe, reelegido el miércoles como presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), había afirmado el pasado año que esperaba que todas las federaciones nacionales participaran en el Mundial de Doha. "Es muy importante que el deporte internacional haga valer constantemente que tiene primacía sobre la política", declaró.

Pero ni siquiera el deporte ha escapado a las tensiones en esta región del mundo.

La Copa del Golfo de fútbol, que debía ser organizada en diciembre de 2017, fue boicoteada por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, antes de ser finalmente trasladada a Kuwait.

- "Abierto a todos" -

Pero según James Dorsey, analista de la S. Rajaratnam School of International Studies en el Middle East Institute de Singapur, los que se verán en efecto más afectados por el bloqueo son los hinchas de los países que impusieron el boicot, "en especial los de Arabia Saudita y los de Emiratos Árabes Unidos".

"Si el boicot continúa hasta el Mundial (de fútbol) de 2022, sería un grave problema para esos países", declaró a la AFP.

El envío por esos mismos países de varios atletas a Catar "no significa para nada" una descongelación de las relaciones, añade Dorsey. "Todo país que boicotea un torneo internacional para el que sus deportistas están clasificados se expone a ser suspendido", recuerda.

De esa forma, Catar participó este año en la Copa de Asia de fútbol, que organizó a principios de año Emiratos Árabes Unidos. Si bien los hinchas de Catar tuvieron dificultades para entrar en Emiratos para animar a su selección, eso no impidió al país ganar la competición.

"Los brazos de Catar están abiertos a todos", declaró a la AFP Dahlan Al Hamad, el jefe de los organizadores del Mundial de atletismo y vicepresidente de la IAAF.

"Aplicamos las reglas de la IAAF. Esperamos la participación de todos porque la ausencia de un único atleta afecta a la competición", añadió.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.