Saltar al contenido principal

Las producciones LGBT bajo la censura del gobierno de Bolsonaro

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Con espectáculos cancelados y financiamientos en suspenso, los artistas en Brasil denuncian que son censurados en medio de la "guerra cultural" impulsada por el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, un fenómeno que afecta principalmente a las producciones LGBT.

"Sabíamos que la llegada al poder de Bolsonaro iba a ser un giro dramático, pero ni en mis peores pesadillas habría imaginado que sería tan terrible", dice a la AFP Artur Luanda Ribeiro, de la compañía teatral gestual Dos à Deux, fundada en París en 1998 e instalada en Brasil desde 2015.

De acuerdo con la compañía, la obra "Gritos" (2016), en la que Ribeiro interpreta a un trans, fue retirada la semana pasada de la programación del teatro del banco público Caixa en Brasilia.

En un correo electrónico enviado a la AFP, Caixa afirmó que la compañía había ofrecido dos espectáculos, "Gritos" y "Aux Pieds de la lettre" (2001), y que el teatro escogió solo este último, sin detallar el motivo.

- "Tenemos miedo a ser fichados" -

Con su compañero André Curti, con quien crea todos sus espectáculos, Ribeiro teme que cualquier nuevo proyecto que presente su compañía sufra las mismas decisiones.

"Tenemos miedo de que la compañía sea fichada. Ellos bien pueden decir: 'Dos à Deux, no'", afirma.

"Trabajé durante la dictadura militar a inicios de los años 80 y recuerdo que los censores asistían a los ensayos y nos interrumpían diciendo: 'eso, no'. La diferencia ahora es que (la censura) está oculta, se sobrentiende", añadió Curti.

Bolsonaro niega que se esté censurando, aunque insiste en la necesidad de aplicar "filtros" en las subvenciones destinadas a proyectos culturales.

"No voy a hacer apología de filtros culturales. Para mí, eso tiene nombre: es censura (...) No voy a aplaudir este tipo de cosas. Si tengo que aplaudir la censura, prefiero estar desempleado", dijo Henrique Pires, quien fue secretario especial de Cultura del gobierno hasta finales de agosto.

Su cargo equivalía al de ministro de Cultura, una cartera que fue eliminada por el gobierno y absorbida por el ministerio de Ciudadanía, al mismo nivel que Deportes.

Para Pires "la gota que derramó el vaso" fue la suspensión de un concurso para financiar proyectos de series para la televisión pública, en la que cuatro finalistas abordaban temáticas LGBT.

El 15 de agosto, durante una transmisión por Facebook Live, el propio Bolsonaro enumeró los proyectos que se verían afectados, leyendo las sinopsis con una sonrisa irónica.

"El filme es sobre una exmonja lesbiana", dijo el mandatario. "Confieso que no entendí el porqué de gastar dinero público, qué puede agregar eso a nuestra cultura, a nuestras tradiciones. No estoy persiguiendo a nadie, cada uno hace lo que le parezca con su cuerpo, pero gastar dinero público para hacer ese tipo de películas...", sostuvo antes de descartar la hoja de papel.

"Uno más que va a la basura", añadió.

- Cada vez más temores -

Bolsonaro se refería a "Religare Queer", que trata sobre la presencia de homosexuales entre los fieles de las grandes religiones "tradicionalmente homofóbicas".

Su guionista, Kiko Goifman, se indignó con la medida. "Nos suspendieron por un gesto completamente arbitrario", afirmó. "Entendemos esto como un acto de censura".

Goifman también es correalizador de la película "Bixa Travesty", que ganó el Teddy Award, galardón a las producciones LGBT del Festival de Berlín, pero que no pudo ser distribuida en Brasil a pesar de que ya fue estrenada en más de 25 ciudades de Francia.

En 2018, la producción ganó un premio de 200.000 reales (unos 55.000 dólares al tipo de cambio promedio de ese año) de la estatal Petrobras "para cubrir los costos de distribución", cuenta Goifman.

"Pero un buen día estoy en casa, y recibo una llamada de Petrobras diciendo que no van a pagar. Dijeron que no iban a pagar, sin más", relató.

Interrogada por la AFP, Petrobras atribuyó esta decisión a una "reformulación de la estrategia de patrocinios culturales".

Goifman acudió a la justicia para revertir la decisión y mientras espera un fallo se siente amordazado, porque considera que todo lo que diga puede ser utilizado en su contra durante el proceso.

Mientras las producciones LGBT son golpeadas por la censura, otros círculos de la cultura temen que les ocurra lo mismo.

"Siempre que tengo una idea, voy a tener que pensar si puedo ser vetado o no, si voy a ser atacado en internet, si voy a conseguir recursos...", comenta Felipe Haiut, comediante y guionista. "Ahora las empresas están con miedo (de financiarnos). Estamos viviendo una guerra cultural".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.