Saltar al contenido principal

Ministro brasileño de Medio Ambiente de gira en Europa para refutar críticas

Anuncios

París (AFP)

El ministro brasileño de Medio Ambiente, Ricardo Salles, llegó a Europa para tranquilizar a los inversores y refutar la "desinformación" sobre los incendios y deforestación en la Amazonía, y aseguró que para su país el calentamiento es una "preocupación".

Salles viajó a París desde Nueva York, donde asistió a la Asamblea General de la ONU, para entrevistarse con empresas presentes en Brasil, como Total, EDF, y Engie y "aclarar" con la prensa cómo su gobierno está gestionando los incendios en la mayor selva tropical del mundo.

No tiene previsto reunirse con ningún miembro del gobierno francés, pero en entrevista con la AFP dio por superado el enfrentamiento verbal que protagonizaron los presidentes Jair Bolsonaro y Emmanuel Macron a raíz de los incendios, destacando la "relación histórica fuerte" entre ambos países.

Después de que Bolsonaro defendiera el martes en la tribuna de la ONU la soberanía de Brasil sobre la Amazonía y cargara contra la injerencia de gobiernos extranjeros y las "mentiras" de la prensa, Salles se mostró conciliador, afirmando querer "aportar los datos completos" a medios e inversores.

Este abogado de formación aseguró creer en la realidad del calentamiento global. Mientras Bolsonaro se ha referido a la existencia de una "psicosis ambiental", Salles dijo que "Brasil está muy preocupado por las consecuencias del cambio climático".

Explicó que si bien existen datos científicos al respecto, hay "diferentes interpretaciones" sobre las causas del cambio climático. "No sé si el término 'urgencia' es el adecuado, pero es una cuestión que tenemos que tratar seriamente. Es una preocupación de todos", insistió.

- Recortes menos drásticos -

Ratificó que Brasil permanecerá en el Acuerdo de París firmado en 2015 para limitar el calentamiento del planeta y subrayó que en la próxima COP25 que se celebrará en Santiago en diciembre, Brasil persigue que los países ricos materialicen su promesa de donar 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo para adaptarse al cambio climático.

Por otro lado, Salles afirmó que si bien es cierto que la deforestación prácticamente se duplicó tras la llegada al poder del presidente ultraderechista en enero de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, las cifras deben analizarse desde una perspectiva "histórica", asegurando que esta aumenta anualmente desde 2012.

Para Salles, el origen de este alza se debe esencialmente a la "deforestación ilegal" y aseguró que los presupuestos de las agencias públicas de vigilancia de la Amazonía no acabarán siendo drásticamente reducidos como estaba previsto, después de que "el ministerio de Economía revisara a la baja los recortes programados" en todas las carteras.

- Soluciones económicas para la Amazonía -

Los desafíos medioambientales que plantea el Amazonía deben atajarse desde una "estrategia económica" y sostenible, defendió Salles, quien, preguntado sobre si exige a grandes empresas como la petrolera Total un mayor respeto medioambiental en sus actividades en Brasil, dijo que "todo el mundo tiene que ser respetuoso con todo", sin más precisiones.

Varios militantes de Greenpeace se manifestaron el jueves frente a la residencia del embajador de Brasil en París para denunciar "la gira de promoción del gobierno brasileño", así como "la complicidad del gobierno francés y de las empresas como Total, que tiene la voluntad de seguir desarrollando proyectos destructores en Brasil".

"En democracia, debemos estar abiertos a diferentes opiniones", replicó el ministro.

Salles viajará posteriormente a Alemania y Reino Unido, donde también se reunirá con empresas y medios de comunicación, pero con ningún representante político.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.