Saltar al contenido principal

"No pienso en el récord del mundo", asegura Echevarría

Anuncios

Doha (AFP)

El fenómeno cubano Juan Miguel Echevarría, gran favorito al título en el salto largo del Mundial de atletismo de Doha, se clasificó este viernes sin apenas desgaste físico a la final de su prueba, donde buscará el oro, aunque sin obsesionarse con buscar además el récord mundial.

Su billete lo consiguió con un salto de 8,40 metros, que le bastó para sellar su billete por la vía rápida.

Para entrar a la final se requería alcanzar los 8,15 metros o conseguir una de las doce primeras posiciones. Echevarría cumplió ampliamente con el primer requisito y no siguió saltando.

"Para hoy el objetivo era terminar con un único salto, salir e intentar rápido la mínima de calificación. Era 8,15, que es una marca fácil para mí, así que estuve muy relajado. No tenía nada de presión", contó a la AFP al término de su primera salida a la pista del estadio Khalifa, donde volverá el sábado para buscar la medalla de oro.

"Me siento muy bien. El clima se fue ajustando bastante bien a nuestras condiciones. La pista estaba muy rápida. Al público le falta tener más personas, pero es el primer día. Todo va bien, los pronósticos son buenos para nosotros", confió.

Echevarría, de 21 años, es el vigente campeón mundial bajo techo y ganó este año la Liga de Diamante.

- Sin presión -

El hecho de ser el máximo favorito es algo que no le supone ningún problema.

"El público es lo que nos hace crecer, ellos deciden todo y sacan sus propias conclusiones. Si consideran que soy el favorito está bien para mí", señaló.

Tiene la mejor marca mundial del año 2019 con 8.65 y su mejor registro personal es de 8.68, aunque ha llegado mucho más lejos en saltos que no fueron homologados por un viento demasiado favorable.

Es lo que le ocurrió por ejemplo este año en La Habana, donde alcanzó los 8.92, a apenas tres centímetros de batir el récord del mundo del estadounidense Mike Powell (8.95, vigente desde 1991), lo que parece colocarle en la vía de quebrar esa plusmarca a corto o medio plazo.

"Ni se me pasa por la cabeza conseguir el récord del mundo aquí. Es algo que la gente me pregunta mucho, pero es que yo no pienso en el récord del mundo", dice.

Más problemas que él para clasificarse tuvo el sudafricano Luvo Manyonga, vigente campeón mundial, que no pudo llegar a la marca mínima requerida y se clasificó a la final en la repesca de los mejores resultados resultantes.

- Otros tres finalistas -

Echevarría tuvo además el honor de abrir la participación de Cuba, la gran potencia histórica del atletismo latinoamericano, en este Mundial de Doha.

"Todo el mundo en Cuba llegamos muy bien preparados para dar un gran espectáculo al pueblo cubano", señaló.

Otra de las opciones de medalla para Cuba dio un paso adelante, también accediendo a la final: Yarisley Silva superó la barra de 4,60 metros y buscará una nueva medalla.

La campeona mundial de 2015 fue la única medallista cubana en el Mundial de Londres-2017, con un bronce.

En el triple salto, Jordan Díaz Fortún y Cristian Nápoles se clasificaron para la final, mientras que Andy Díaz quedó eliminado.

En esa prueba, el mejor resultado del día, con un único salto, fue para un exintegrante del equipo cubano, Pedro Pablo Pichardo (17,31 metros), que ahora compite por Portugal, con el que se estrena en una gran cita internacional tras abandonar Cuba en 2017 y quedarse en Europa durante una estancia en Alemania.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.