Saltar al contenido principal

Mohamed bin Salman asumió su responsabilidad por el asesinato de Khashoggi

El príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman asiste a una reunión con el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en Jeddah, el 18 de septiembre de 2018.
El príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman asiste a una reunión con el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en Jeddah, el 18 de septiembre de 2018. Foto de archivo/ Mandel Ngan / Pool vía Reuters

A días de cumplirse un año del asesinato del periodista en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, el heredero de la corona dijo ser responsable porque ocurrió "bajo mi supervisión", aunque sin su conocimiento.

Anuncios

El 2 de octubre se cumple un año del asesinato del periodista crítico de la corona saudita Jamal Khashoggi, que murió en el consulado saudita de Estambul. El crimen desató un repudio global y puso a la familia real saudita en el centro de la escena por su presunta implicación con el hecho, acusaciones negadas por la realeza saudita.

Sin embargo, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, principal apuntado por el ataque a Khashoggi, admitió por primera vez haber tenido "responsabilidad" en el hecho porque ocurrió "bajo mi supervisión", aunque descartó tener conocimiento del plan para asesinar al comunicador.

Las declaraciones de Khashoggi fueron citadas por el periodista Martin Smith, del programa Frontline que se emite por el Sistema de Medios Públicos estadounidense (PBS) como avance del documental 'El príncipe heredero de Arabia Saudita' que se estrenará en la víspera del primer aniversario de la muerte de Khashoggi.

Según el recorte publicado por Frontline, Smith mantuvo un diálogo fuera de cámara con Bin Salman en un autódromo de Riad durante la celebración de una carrera de autos eléctricos, en diciembre de 2018. Allí le preguntó sobre su rol en el crimen y el príncipe heredero le contestó: "Esto pasó durante mi mandato. Asumo toda la responsabilidad porque ocurrió bajo mi supervisión".

Sin embargo, la admisión de la responsabilidad fue parcial porque el monarca volvió a dejar claro que desconocía el plan para asesinar a Khashoggi. Consultado sobre cómo pudo producirse el crimen sin que él lo supiera, remarcó que "somos 20 millones de personas y tenemos 3 millones de empleados gubernamentales".

Y cuando le preguntaron sobre si los empleados públicos podían hacer uso de uno de sus aviones, Bin Salman señaló que "tenemos funcionarios, ministros para seguir asuntos y ellos son responsables" y "tienen la autoridad para hacer eso".

El caso Khashoggi despertó un alboroto a nivel global y ensombreció la figura de Mohamed bin Salman, que había obtenido cierto reconocimiento local e internacional por su carácter renovador de la cerrada sociedad saudita y sus ambiciosos planes de diversificar la economía de la principal nación exportadora de petróleo del mundo.

Para la viuda de Khashoggi, la declaración de Bin Salman es "pura maniobra política"

Más allá de la admisión parcial de responsabilidad de Bin Salman, la prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz, rechazó las declaraciones aduciendo que el príncipe saudita busca "distanciarse" del crimen.

En un evento al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Cengiz dijo que tiene dos preguntas para Bin Salman: "¿Quién dio la orden de matar a Khashoggi y por qué?".

Hatice Cengiz durante una entrevista con France 24.
Hatice Cengiz durante una entrevista con France 24. France 24

Por eso, para la viuda del periodista asesinado, la declaración de Bin Salman es "pura maniobra política" porque "está diciendo que sucedió bajo su supervisión, pero quiere decir que no está involucrado en el crimen".

El Estado saudita y el príncipe Bin Salman, en el centro de las sospechas

Khashoggi, un periodista considerado tiempo atrás cercano a la familia real y luego devenido en crítico de la corona real saudita y columnista del 'Washington Post', fue visto por última vez en el consulado saudita en Estambul el 2 de octubre de 2018, donde debía recibir los documentos antes de su boda. De acuerdo a diversos reportes, su cuerpo fue desmembrado y retirado de la oficina diplomática, y sus restos no han sido encontrados.

La agencia de inteligencia estadounidense (CIA) y algunos gobiernos occidentales han expresado su teoría de que el príncipe heredero saudita ordenó la muerte de Khashoggi, pero el Gobierno saudita ha negado esa hipótesis.

Después de la negación inicial y de difundir la versión de que la muerte de Khashoggi se produjo en una pelea accidental, el Gobierno saudita admitió que el asesinato del periodista fue premeditado, pero siempre negó cualquier vínculo de los autores con la familia real.

De acuerdo a las investigaciones, 15 personas estuvieron involucradas en el crimen y abandonaron Estambul con aviones del Gobierno saudita. En total, las autoridades cuentan con 21 sospechosos, 11 de los cuales fueron enjuiciados en procedimientos secretos.

Entre los sospechosos están un alto oficial de inteligencia saudita, Maher Abdulaziz Mutreb, y el forense, Mohammad Abdah Tubaigy, quienes, junto a otros tres juzgados, enfrentan la pena de muerte por “ordenar y cometer el crimen”.

Un exasesor de la monarquía saudita, Saud al Qahtani, es apuntado como el principal autor intelectual del asesinato, aunque se desconoce su paradero y es reclamado por las autoridades turcas.

En junio, la relatora de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, Agnès Callamard, sostuvo que el Estado saudita “debe ser visto como responsable” del crimen y aseguró que existen “evidencias creíbles” para vincular a Mohamed bin Salman con la muerte del periodista.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.