Saltar al contenido principal

Cerraron las urnas en Afganistán con tres muertos y varios heridos durante las presidenciales

Un grupo de hombres llega para emitir su voto en un colegio electoral en Jalalabad, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019.
Un grupo de hombres llega para emitir su voto en un colegio electoral en Jalalabad, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019. Parwiz / Reuters

Durante los comicios de este sábado 28 de septiembre, se registró una serie de ataques con explosivos a pequeña escala que, según el Ministerio de Defensa, dejaron dos policías y un civil muertos, además de 37 heridos. 

Anuncios

Los miembros del grupo Talibán cortaron el dedo índice de Safiullah Safi para impedirle votar en las elecciones presidenciales de Afganistán en 2014, como también lo hicieron con al menos cinco votantes más. Pero eso no impidió que el empresario acudiera este sábado 28 de septiembre de 2019 a las urnas para emitir su voto, esta vez con su dedo izquierdo.

Samim Arif, exvocero del presidente y candidato Ashraf Ghani, publicó en su cuenta de Twitter una fotografía del hombre de 38 años justo después de su participación en los comicios de este sábado.

El de Safiullah Safi fue un acto desafiante para el grupo de línea dura que hoy, cinco años después y con más control que en cualquier otro momento desde que su régimen fue derrocado en 2001, también amenazó con sabotear las elecciones presidenciales y advirtió que quien votara corría “riesgo de morir”.

Al menos tres muertos en la jornada electoral

Los centros electorales cerraron sus puertas dos horas tarde, en medio de acusaciones de fraude, una participación electoral muy escasa y una serie de atentados a pequeña escala que, según el Ministerio de Defensa, dejaron dos policías y un civil muertos, además de 37 heridos. 

Los combatientes talibanes atacaron varias mesas electorales en todo el país para intentar descarrilar el proceso, pero la intensa seguridad evitó la violencia a gran escala.

Los ataques a pequeña escala incluyeron una explosión en un colegio electoral en una mezquita en la ciudad sureña de Kandahar que hirió a 16 personas, según una fuente de seguridad.

Un policía afgano vigila un puesto de control en Kabul, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019.
Un policía afgano vigila un puesto de control en Kabul, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019. Omar Sobhani / Reuters

En la provincia norteña de Faryab, las fuerzas afganas se enfrentaron con combatientes talibanes en seis distritos, lo que obligó a los ciudadanos a permanecer en el interior de sus casas.

Los talibanes afirmaron que sus combatientes atacaron los colegios electorales en la provincia de Laghman, en el este de Afganistán. Las autoridades revelaron que en la ciudad oriental de Jalalabad se registraron cuatro explosiones, dejando una persona muerta.

Las explosiones también afectaron a Kabul y Ghazni, agregaron las autoridades, mientras que más de 400 centros de votación permanecieron cerrados porque estaban en áreas bajo control talibán.

Los resultados preliminares saldrían, en el mejor de los casos, el 17 de octubre y los finales el 7 de noviembre. Si ningún candidato obtiene el 51% de los votos, se realizará una segunda vuelta. 

Aunque ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de los ataques, estos coincidieron no solo con las reiteradas amenazas de los talibanes, sino con los múltiples ataques que propinaron en una oleada de atentados casi diarios en días previos a la jornada electoral.

En su página web oficial, los talibanes habían publicado una serie de advertencias de cara a unas elecciones que consideraron ilegítimas. En la más reciente, dirigida a la población civil, recomendaba a los ciudadanos “mantenerse estrictamente alejados del proceso electoral organizado por la administración de Kabul, debido a las operaciones militares de los muyahidines del emirato islámico”.

Las fuerzas de seguridad también desactivaron alrededor de 30 artefactos explosivos improvisados y varios de ellos fueron detonados de forma controlada.

Una mujer afgana emite su voto en las elecciones presidenciales en Jalalabad, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019.
Una mujer afgana emite su voto en las elecciones presidenciales en Jalalabad, Afganistán, el 28 de septiembre de 2019. Parwiz / Reuters

Una carrera electoral de 14 candidatos y dos favoritos

Al menos 18 candidatos estaban registrados para la contienda electoral, pero cuatro de ellos fueron abandonando la carrera y finalmente quedaron 14. Sin embargo, todo apunta a que la batalla final se reducirá al actual presidente Ashraf Ghani y el exdiputado Abdullah Abdullah.

El ganador desempeñará un papel crucial en la búsqueda del fin de la guerra con los talibanes y la reanudación de las conversaciones entre los insurgentes y Estados Unidos, que se suspendieron a principios de este mes.

El Talibán fue derrocado por las fuerzas lideradas por Estados Unidos en 2001. Pero la insurgencia islámica ahora es más poderosa desde su derrota.

Unos 9,6 millones de los 34 millones de afganos estaban registrados para sufragar en unos 5.000 centros de votación sobre los cuales se desplegaron alrededor de 100.000 miembros de la fuerza pública, con el apoyo aéreo de las fuerzas estadounidenses.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.