Saltar al contenido principal

Austria abre centros de votación para las elecciones anticipadas

Sebastian Kurz (Partido Popular), Beate Meinl-Reisinger (NEOS), Werner Kogler (Partido Verde) y Norbert Hofer (Partido de la Libertad), en un debate televisivo en Viena, Austria, el 26 de septiembre de 2019.
Sebastian Kurz (Partido Popular), Beate Meinl-Reisinger (NEOS), Werner Kogler (Partido Verde) y Norbert Hofer (Partido de la Libertad), en un debate televisivo en Viena, Austria, el 26 de septiembre de 2019. Leonhard Foeger / Reuters

Austria celebra elecciones cuatro meses después del colapso de la coalición de Gobierno con el Partido de La Libertad. Se prevé que los colegios electorales cierren puertas a las 15.00 GMT y posteriormente se anuncien los resultados.

Anuncios

Seis millones de austríacos están llamados a salir a votar en las urnas este domingo 29 de septiembre de 2019 en una elección destinada a restablecer la normalidad política en ese país de Europa central después de un escándalo que derribó el Gobierno de coalición del excanciller Sebastian Kurz con el Partido de la Libertad (FPÖ), de extrema derecha, el pasado mes de mayo, y que dejó a una administración interina no partidista bajo el mando de la canciller Brigitte Bierlein.

Un joven conservador con grandes ambiciones, un partido ultranacionalista manchado por la corrupción, una socialdemocracia que pierde votantes y una formación ecologista que regresa con fuerza a la arena política. Estos son los principales actores de las elecciones anticipadas que se celebrarán este domingo en Austria.

El joven es Sebastian Kurz, líder del Partido Popular austríaco (ÖVP), que a sus 33 años ya no es el "niño prodigio" de la política en su país, sino el referente de la centroderecha y el gran favorito, según las encuestas, a regresar al poder. Los sondeos le auguran la victoria con cerca del 35% de los votos potenciales, 3,5 puntos porcentuales más que en 2017.

El jefe del Partido Popular austríaco y excanciller, Sebastian Kurz, habla en un mitin previo a las elecciones generales, en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019.
El jefe del Partido Popular austríaco y excanciller, Sebastian Kurz, habla en un mitin previo a las elecciones generales, en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019. Leonhard Foeger / Reuters

"Aquellos que voten por nosotros obtendrán una política consistente en lo que respecta a inmigración, recortes de impuestos y deuda. Obtendrán políticas responsables, consistentes con nuestro estilo de Gobierno. Para eso estamos postulándonos", dijo Kurz en el cierre de campaña.

Kurz deberá crear una coalición para obtener la mayoría parlamentaria

Sin embargo, la votación que Kurz y su partido obtendrían no sería suficiente para obtener la mayoría parlamentaria necesaria. Por eso, deberán formar una coalición y lo más probable es que se renueven sus lazos con el ultranacionalista FPÖ. Esto a pesar del escándalo de corrupción que estalló tras la revelación de un video que mostraba tanto a Kurz como a Heinz-Christian Strache en la isla española de Ibiza ofreciendo contratos públicos a cambio de ayuda para ganar las elecciones del año 2017.

Strache está siendo investigado por desfalco y se han filtrado acusaciones de que él y su esposa, candidata a diputada en estas elecciones, recibían irregularmente decenas de miles de euros del partido. El FPÖ ha llegado así al final de la campaña con el temor de que Strache pueda ser arrestado e interrogado, como ya lo han sido su exguardaespaldas y su exsecretaria.

El vicealcalde de Viena, Dominik Nepp, el jefe del Partido de la Libertad, Norbert Hofer, y el ex ministro del Interior, Herbert Kickl, agitan banderas de su país durante un mitin en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019.
El vicealcalde de Viena, Dominik Nepp, el jefe del Partido de la Libertad, Norbert Hofer, y el ex ministro del Interior, Herbert Kickl, agitan banderas de su país durante un mitin en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019. Lisi Niesner / Reuters

Su sustituto al frente de la formación, Norbert Hofer, está tratando de distanciarse de él, con el partido dividido entre mantenerse o no fiel al exlíder de este partido político cuyo discurso es antisemita y racista. Tanto así, que en los últimos días han señalado a los extranjeros como criminales y portadores de enfermedades.

Según el analista político Peter Hajek, que habló en entrevista con la agencia de noticias The Associated Press (AP), la FPÖ siempre elegirá estar del lado del partido ganador que en la bancada de la oposición, pues allí las luchas políticas internas podrían comenzar fácilmente.

Las demás formaciones han dejado claro que no harán coalición con el FPÖ, pero Kurz quiere dialogar con todos

Mientras que el resto de formaciones con opciones de entrar en el Parlamento (socialdemócratas, liberales y ecologistas) han reiterado que no harán ningún pacto con el FPÖ, Kurz ha insistido en que dialogará con todos tras las elecciones.

Una alternativa a una nueva coalición entre conservadores y ultranacionalistas sería una entre el ÖVP y Los Verdes, un partido progresista en lo ecológico y social, que lidera Werner Kongler, pero que tiene una base de votantes burguesa. A ellos podría sumarse el liberal Neos, comandado por una mujer, Beate Meinl-Reisinger.

Werner Kogler, candidato del Partido Verde, sostiene un cartel durante un un mitin previo a las elecciones generales, en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019.
Werner Kogler, candidato del Partido Verde, sostiene un cartel durante un un mitin previo a las elecciones generales, en Viena, Austria, el 27 de septiembre de 2019. Lisi Niesner / Reuters

Luego de quedar fuera del Parlamento en 2017, los ecologistas aspiran ahora regresar con fuerza, impulsados por la creciente preocupación en la sociedad sobre la crisis climática. Para ello, Kurz tendría que suavizar las duras políticas contra los inmigrantes que copió del FPÖ y que explicaron, en gran parte, su discurso y victoria hace dos años.

En dado caso, Kurz también tendría que asumir políticas de protección del clima, como impuestos a los combustibles fósiles, que podrían ser difíciles de aceptar por el electorado conservador.

Otra opción menos probable sería una coalición de tres partes con los socialdemócratas (SPÖ) a la cabeza, apoyados por Los Verdes y Neos, que podrían llegar al 9%. Entonces existe la opción de una "gran coalición" con los socialdemócratas, una combinación familiar que gobernó Austria durante gran parte de su historia de posguerra, pero que sería muy inestable.

Pamela Rendi-Wagner, la primera mujer en dirigir el SPÖ, ha traído aires y ganas nuevas a un partido que pierde votantes progresistas que viraron hacia los ecologistas y de los votantes de clase obrera que prefieren el FPÖ. Sin embargo, se ha topado con el rechazo de parte de la vieja guardia del partido.

Kurz ha dicho que su opción favorita es "formar una coalición que haga un buen trabajo para Austria, en la que podamos continuar por el camino del cambio, podamos llevar a cabo las reformas necesarias, en las que no discutamos y trabajemos para el país". Y si la coalición estable no es posible, "un gobierno minoritario también es una opción", señaló el candidato del ÖVP.

Las urnas se abrirán este domingo a las 7:00 a.m. (hora local) y se cerrarán a las 5:00 p.m. A las 8:30 p.m., el ministro del Interior, Wolfgang Peschhorn, dará los resultados preliminares en una alocución.

Con EFE, Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.