Saltar al contenido principal

Rusia se confronta a la "llegada masiva" de pescadores norcoreanos

Anuncios

Moscú (AFP)

Empujados por la pobreza, miles de pescadores norcoreanos ponen en riesgo sus vidas y se adentran en aguas territoriales rusas del Pacífico para pescar, una actividad peligrosa para el medio ambiente y que molesta cada vez más a Moscú.

A centenares de kilómetros de la frontera con Corea del Norte, habitantes de la Rusia oriental aseguraron a la AFP que ven con regularidad embarcaciones norcoreanas en aguas rusas, donde practican la pesca ilegal de calamares.

En el pueblo marítimo de Posiet, las autoridades alertaron esta semana de la "llegada masiva" de pequeñas embarcaciones y pidieron a la población local que les informara de su presencia.

Los guardacostas rusos localizaron solo en septiembre a más de 400 pescadores norcoreanos. Uno de ellos murió tras un disparo durante una disputa en que varios marineros rusos resultaron heridos.

Según expertos en el sector pesquero, esta situación difícilmente cambiará, puesto que las dificultades económicas obligan a los norcoreanos a pescar cada vez más lejos de sus costas.

- Cadáveres en las costas -

Natalia Ivanovna, una habitante de Olga, una localidad situada a 400 kilómetros de la frontera entre Rusia y Corea del Norte, dijo haber visto "embarcaciones y cadáveres", que yacen en las costas.

La prensa local informó el año pasado del hallazgo del cuerpo de un pescador norcoreano que flotaba cerca de este pueblo, tras haber fallecido probablemente por el naufragio de su frágil embarcación. En esta región se encontraron decenas de cadáveres norcoreanos.

Los ciudadanos rusos lamentan la contaminación provocada por los barcos norcoreanos y el impacto medioambiental de su práctica recurrente de la pesca de arrastre, perjudicial para el fondo marino al capturar todos los peces que encuentra a su paso.

"No solo se dedican a pescar, sino que también destruyen toda la vida marina", lamenta Natalia Ivanovna.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, pidió el viernes "medidas enérgicas" para resolver este problema. El Ministerio ruso de Pesca indicó en un comunicado que no concederá más cuotas de pesca en sus aguas a Pyongyang, mientras no se acabe con esta práctica ilegal.

- "El único medio" -

Según la legislación rusa, las embarcaciones extranjeras tienen derecho a adentrarse en las aguas de Rusia para refugiarse de tormentas.

Viatscheslav Dudina, un oceanógrafo que vive en Vladivostok (este de Rusia), lamenta que los norcoreanos utilicen esta ley como un subterfugio legal. "Teóricamente una tormenta no puede llevarlos hasta las costas rusas", defiende este experto en declaraciones a la AFP.

Dudina, que analiza imágenes por satélite tomadas de noche, detectó un aumento constante del número de embarcaciones norcoreanas en aguas rusas. Según este oceanógrafo, sus pequeñas embarcaciones de madera, que a menudo quedan bloqueadas en el hielo en invierno, se pueden identificar con facilidad gracias a sus luces.

Al menos 3.000 embarcaciones norcoreanas fueron detectadas en septiembre en la zona económica rusa, según Dudina, lo que representa seis veces más del número total de pesqueros rusos en el Extremo Oriente.

Georgi Martynov, un pescador ruso, también recuerda el caso de embarcaciones que quedaron bloqueadas en alta mar, después de que sus hélices se vieran atrapadas en redes de pesqueros norcoreanos.

Las embarcaciones de Corea del Norte "se dirigen a zonas de intensa navegación y no utilizan los canales de comunicación internacionales", lamenta este responsable de una asociación regional de pescadores.

Pese a la preocupación creciente en Rusia, el número de incidentes debería seguir aumentando, advierte Andrei Lankov, un experto en Corea del Norte, quien recuerda que los recursos marítimos norcoreanos están prácticamente agotados y la llegada a ese país de motores chinos más potentes permite a los pescadores desplazarse más lejos hacia el norte.

"Se trata del único medio que tienen para ganar dinero y el peligro que asumen les sale a cuenta", afirma Lankov.

Según este experto, la exportación de pescado a China es una actividad económica fundamental y que da de comer a centenares de miles de personas en Corea del Norte, un país con inseguridad alimentaria y elevados niveles de pobreza.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.