Saltar al contenido principal

Nicolas Sarkozy irá a juicio por presunta financiación ilegal de su campaña de 2012

El expresidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, volverá a sentarse en el banquillo por el 'Caso Bygmalion'.
El expresidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, volverá a sentarse en el banquillo por el 'Caso Bygmalion'. AFP / Archivo

El Tribunal Supremo de Francia rechazó al expresidente Sarkozy salvarse del banquillo, por lo que tendrá que aclarar los gastos reales de su fallida candidatura presidencial y su relación con la firma Bygmalion.

Anuncios

La última carta del expresidente Nicolas Sarkozy no le ha hecho ganar la partida. Al contrario, este 1 de octubre, el Tribunal Supremo de Francia desestimó un recurso con el que pretendía evitar ser juzgado por presunta "financiación irregular de su campaña electoral de 2012". Finalmente, el otrora mandatario del país (2007-2012) tendrá que sentarse en el banquillo y aclarar las cosas.

En concreto, Sarkozy tendrá que explicar por qué su candidatura superó el límite máximo de gasto permitido por ley (unos 22,5 millones de euros) y cuál es el vínculo real con la firma de relaciones públicas Bygmalion, con la que se cree que el partido del expresidente, el entonces llamado UMP, habría ocultado los sobrecostos de los actos electorales y de los viajes, a partir de facturas falsas facturadas no a la campaña sino al propio partido.

Y es que la acusación, conocida como 'Caso Bygmalion' e iniciada en 2014, radica en que la Justicia, gracias a la prensa, concluyó que se ocultaron unos 20 millones de euros que debían haber estado en las cuentas de campaña de Sarkozy, que acabó costando unos 42,8 millones de euros, pese a las advertencias de expertos contables en marzo y abril de 2012.

Es así como el juez instructor Serge Tournaire valoró en 2017 que el político debía comparecer ante un tribunal, junto con otros trece acusados. Decisión que hoy ha validado la conocida como ‘Cour de Cassation’ o Corte de Casación.

¿Cuál es la verdadera implicación de Nicolas Sarkozy?

Sarkozy ha reiterado que él no participó en este supuesto fraude y que todo terminará siendo desestimado. En esa línea, su abogado Emmanuel Piwnica ha defendido a su favor que lo único que se le reprocha al exjefe de Estado es haber sobrepasado los límites legales de la financiación, si bien, no habría pruebas de su implicación ni de su conocimiento sobre dicha falsificación.

"Una vez más, el presidente Sarkozy no está involucrado en los hechos concernientes a Bygmalion, mas solo en el rebasamiento del techo de gastos", dijo Piwnica.

Algo a lo que el Supremo, mediante el magistrado Tournaire, ha respondido que había niveles de responsabilidad, y aunque los magistrados investigadores no han encontrado evidencias, "la autoridad de Nicolas Sarkozy, su experiencia política y lo mucho que representaba para él su candidatura convierten en poco creíble la hipótesis del candidato desconectado de su campaña, dejando a sus equipos o a su partido y sus dirigentes actuar al margen de él y decidir todo en su lugar".

El expresidente Nicolas Sarkozy abandona el Palacio del Elíseo después de un almuerzo para los líderes y jefes de estado visitantes, luego de un memorial para el presidente francés Jacques Chirac, en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.
El expresidente Nicolas Sarkozy abandona el Palacio del Elíseo después de un almuerzo para los líderes y jefes de estado visitantes, luego de un memorial para el presidente francés Jacques Chirac, en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019. Christophe Petit Tesson / EFE

La campaña de 2012 no llevó a la reelección al líder conservador Sarkozy, fue el socialista François Hollande quien terminó por relevarlo en el Elíseo. Sin embargo, ese intento le costó en julio de 2013 que el Consejo Constitucional invalidara sus cuentas de campaña, obligándole a pagar una multa de más de 360.000 euros y la devolución de otros 12 millones de subvención pública. Sin contar que luego, en noviembre, le repercutió en la pérdida de favoritismo en las primarias de la derecha, en las que quedó tercero en la primera vuelta.

Es por esta multa que el expresidente presentó un recurso al Supremo, tras alegar que no podía ser juzgado ‘non bis in idem’, es decir, dos veces por los mismos hechos. Aunque en realidad, al conocerse el entramado con Bygmalion un año después de su condena constitucional, la Justicia francesa ha podido volver a citarlo.

Este ‘Caso Bygmalion’, y el cargo de financiación ilegal de campaña, podría costarle ahora a Sarkozy hasta un año de cárcel, además de 3.750 euros de multa. Una situación que se sumaría a su actual imputación por "corrupción pasiva", por haber recibido dinero libio de Muamar el Gadafi durante la campaña de 2007; y a su juicio por el ‘Caso Bismuth’, por tráfico de influencias y corrupción a un magistrado, del que se supo a través de unas escuchas telefónicas.

Con Reuters, EFE y prensa local

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.