Saltar al contenido principal

La suspensión del entrenador Alberto Salazar convulsiona Doha-2019

Anuncios

Doha (AFP)

Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de atletismo de Doha amaneció este martes con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por "incitación" al dopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Catar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10.000 metros.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (Usada), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah.

"La USATF ha dado los pasos necesarios para que la acreditación de Salazar para el Mundial de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) sea desactivada", dijo la USATF en un comunicado enviado a la AFP.

Alberto Salazar fue suspendido por "organización e incitación a una conducta dopante prohibida", según indicó en un comunicado el lunes la Agencia Antidopaje Estadounidense.

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

"El compromiso de la USATF está claro a favor de un deporte limpio", añadió. "La USATF está concentrada en la salud y el bienestar de sus atletas", sentenció.

Junto a Salazar también se suspendió cuatro años a Jeffrey Brown, un endocrino de Texas que trabajó puntualmente con el entrenador.

- Farah y el 'Oregon Project' -

Alberto Salazar es el cerebro del 'Oregon Project', un grupo de entrenamiento de alto nivel con base en el noroeste de Estados Unidos y financiado por la marca deportiva Nike. Ese grupo ha cosechado importantísimos éxitos en el fondo y el medio fondo.

En el pasado, Salazar fue especialmente conocido como entrenador de Mo Farah, cuatro veces oro olímpico y seis veces oro mundial entre los 5.000 y los 10.000 metros.

Farah, que prepara actualmente la defensa de su título en el maratón de Chicago (13 de octubre), es uno de los grandes ausentes del Mundial de Doha.

Además de la holandesa Sifan Hassan, que tiene previsto buscar también el título en 1.500 metros, hay otros nombres destacados de atletas de Salazar presentes en Doha-2019.

Es el caso de los estadounidenses Clayton Murphy (bronce olímpico en 2016) y Donovan Brazier, ambos clasificados para disputar este martes la final de 800 metros.

Tienen previsto además entrar en liza el etíope Yomif Kejelcha (10.000 m), la alemana Konstanze Klosterhalfen (5.000 m), la australiana Jessica Hull (1.500 m) y el estadounidense Craig Engels (1.500 m).

Mo Farah formó parte del grupo entrenado por el técnico entre 2011 y 2017, junto a figuras como los estadounidenses Galen Rupp (doble medallista olímpico, plata en 10.000 en 2012 y bronce en maratón en 2016) y Matthew Centrowitz (campeón olímpico de 1.500 metros en Rio-2016).

- Eugene en 2021 -

El asunto de Salazar y su 'Oregon Project' adquiere una amplitud añadida ya que el próximo Mundial de atletismo al aire libre tendrá lugar precisamente en Eugene, en el estado de Oregon (Estados Unidos), casa de la marca Nike.

La figura de Salazar genera controversia en el atletismo desde hace tiempo. En el pasado fue un maratoniano de éxito, tres veces vencedor del maratón de Nueva York y una del de Londres en los años 1980.

Después se convirtió en un entrenador de prestigio.

En 2017, un informe de la Usada sobre sus métodos se filtró a la prensa y puso el foco en Farah, que se defendió de cualquier relación con el dopaje.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.