Saltar al contenido principal

Corea del Norte lanza nuevos misiles un día después de anunciar diálogo con EE. UU.

Imágenes del misil norcoreano en las televisiones surcoreanas el 1 de octubre de 2019 en Corea del Norte.
Imágenes del misil norcoreano en las televisiones surcoreanas el 1 de octubre de 2019 en Corea del Norte. Kim Hong-Ji / Reuters

Un misil norcoreano cayó en aguas japonesas, un día después del anuncio de un nuevo diálogo programado para el 4 y 5 de octubre entre Kim Jong-un y Donald Trump.

Anuncios

Autoridades japonesas y surcoreanas informaron en la mañana del 2 de octubre que un misil balístico norcoreano habría caído en aguas de la zona económica exclusiva de Japón, frente a la prefectura de Shimane, al suroeste del país.

Corea del Norte habría lanzado dos proyectiles de corto alcance, de la serie Pukguksong (Estrella Polar), desde cerca de la costa de la ciudad oriental de Wonsan, según el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga.

El propio Suga explicó que uno de los misiles fue lanzado a las 7:17 a.m. (hora local); mientras que el que cayó en aguas japonesas lo hizo 10 minutos después.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano informó que los misiles habían sido lanzados desde un submarino (SLBN) y que habían alcanzado una altura de 918 kilómetros.

Un soldado surcoreano observa en televisión la distancia recorrida por el misil.
Un soldado surcoreano observa en televisión la distancia recorrida por el misil. Kim Hong-Ji / Reuters

Se cree que los misiles pueden haber sido lanzados del último submarino de Corea del Norte, bautizado como Sinpo-C por la inteligencia, y visto por primera vez en julio cuando Kim Jong-un visitó el dique seco donde se estaba construyendo el sumergible.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, expresó un fuerte rechazo ante la última prueba norcoreana: "Estos nuevos ensayos armamentísticos constituyen una vulneración de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas". El máximo mandatario nipón informó que analizarán la situación con Estados Unidos.

Se trata de la novena ronda de pruebas armamentísticas de Corea del Norte desde finales de julio. De hecho, el pasado mes, el líder norcoreano, Kim Jong-un, después de realizar un disparo de prueba de un nuevo lanzador de cohetes múltiples, anunció que todavía faltaba una prueba de fuego para completar su desarrollo.

También existe la hipótesis de que podría ser una reacción a la presentación de Corea del Sur, el pasado 1 de octubre, día de sus fuerzas armadas, de los nuevos cazas estadounidenses F-36.

Para Corea del Norte esta fue una provocación y una violación de los acuerdos a los que habían llegado los dos gobiernos con el objetivo de rebajar las tensiones militares.

Nueva reunión entre Donald Trump y Kim Jong-un

Parece que Corea del Norte intenta mostrar su creciente capacidad militar para afrontar las negociaciones con Estados Unidas, anunciadas un día antes de último lanzamiento de misiles para el 4 y 5 de octubre.

En un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias KCNA, desde Pyongyang se aseguraba que los delegados están listos para estos encuentros bilaterales. "Corea del Norte y EE. UU. han acordado mantener un contacto preliminar el 4 de octubre y mantener negociaciones a nivel de trabajo el 5 de octubre", rezaba la nota firmada por Choe Son-hui, primera viceministra norcoreana de Asuntos Exteriores.

Desde Estados Unidos, la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, confirmó la reunión: “La próxima semana habrá un encuentro entre oficiales de Estados Unidos y Corea del Norte. No tengo más detalles para compartir sobre el encuentro”.

Cuatro reuniones en el último año

El último encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un se produjo en junio en la frontera entre las dos coreas. Fue una reunión informal en la que ambos dirigentes coincidieron en volver al diálogo y reiniciar las reuniones de trabajo.

El misil llega días antes de la próxima cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte, programada para los días 4 y 5 de octubre.
El misil llega días antes de la próxima cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte, programada para los días 4 y 5 de octubre. Kim Hong-Ji / Reuters

Meses antes, en febrero, en un encuentro en Hanói, Vietnam, los máximos mandatarios rompieron las negociaciones sobre la desnuclearización de Corea del Norte después de una tensa velada en la que Estados Unidos rechazó las demandas de Corea del Norte de aliviarle las sanciones a cambio de reducir sus capacidades nucleares.

Después del fracaso, en los últimos meses volvieron a aparecer tensiones entre los dos países. Corea del Norte comenzó a utilizar una retórica beligerante y empezó a enviar misiles de corto alcance. Desde Pyongyang justificaron estos actos como una forma de protesta contra las maniobras militares que habían llevado a cabo conjuntamente los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur, las cuales consideraban que eran un simulacro de invasión.

Donald Trump le restó importancia a estas pruebas y aseguró que no violaban los acuerdos alcanzados en la primera cumbre que mantuvieron en Singapur en junio de 2018. Un acontecimiento histórico después de que los dos países rivales recuperaran unas relaciones rotas durante años.

La dimisión de Bolton hace soñar con el acuerdo

El 10 de septiembre Donald Trump despidió a su asesor de seguridad, John Bolton. El consejero siempre mantuvo una postura escéptica con acercar relaciones con Pyongyang. Este cese da esperanzas de que las próximas negociaciones puedan saldarse con nuevos compromisos.

Sin embargo, el 30 de septiembre, Bolton alertó en una charla en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, de que Corea del Norte no ha tomado la decisión estratégica de abandonar las armas nucleares y que su objetivo es que se alivien las sanciones económicas internacionales impuestas a su país precisamente por sus pruebas atómicas y de misiles balísticos. Resta esperar al encuentro del 4 y 5 de octubre para confirmar si el acuerdo está más cerca.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.