Saltar al contenido principal

"Ganar cada pequeña batalla", objetivo contra Inglaterra para Fernández Lobbe

Anuncios

Tokio (AFP)

Juan Fernández Lobbe vive su rol de técnico con la misma intensidad que lo vivía cuando era tercera línea.

El ayudante de Mario Ledesma en la selección argentina, de apenas 37 años, es uno de los contribuyentes a que el line de los Pumas haya funcionado bien en el Mundial de rugby. Pero para el exjugador del Toulon, retirado el pasado año, el duelo decisivo del sábado contra Inglaterra pasa por "ganar cada pequeña batalla".

"Tenemos que enfrentarnos y ganar cada pequeña batalla. Cuando sea el momento de ese primer tackle contra cualquier jugador, hay que ganar esa pequeña batalla, cuando vayamos al primer line o maul, ganar esa primera batalla. Una final como la que estamos jugando contra un rival que ha venido a ganar el título, la ganas en cada minuto, desde la primera acción en la primera carrera, llegando antes que los otros", explica el antiguo forward.

"Siempre hay algo que puede sorprender después, pero el 95% del partido es ganar esas pequeñas batallas, que ya sabemos que vamos a tener, como esa en el tackle contra Vunipola. Es ver cuántas veces la ganamos nosotros y cuántas él. En el line, en el scrum, en el maul, en la limpieza con el pie. Todo eso va a estar y hay que ganar la mayor cantidad de batallas. Vamos a perder alguna, pero debemos buscar ganar la mayor cantidad. Luego está ese cinco o diez por ciento donde uno puede sorprender", añadió.

Fernández Lobbe es uno de los artífices del buen funcionamiento del line argentino en este Mundial, con un cien por cien de efectividad contra Francia (13 de 13) y Tonga (15 de 15), frente a un 66% y un 87,5% de sus rivales.

"No cambies lo que no está roto, dicen en Francia. Traté de agregar locura por el trabajo, que ya lo tenían los chicos, ideas o detalles que uno puede ver diferente. Pero es algo que lleva funcionando bien muchos años", dijo con humildad.

- Catorce años en Europa -

Tras retirarse en el Toulon en 2018, después de catorce años fuera de Argentina (cinco en el Sale Sharks y nueve en el club francés), dejó Europa para regresar a Buenos Aires, pese a que había comenzado en el staff del equipo galo.

"Yo estaba en Toulon, había arrancado un proyecto para seguir. El presidente me tiene una estima especial y me llamó Mario (Ledesma) y me preguntó si estaba para sumarme. Ojalá me vaya bien para que quieran que me quede", explica.

Después de la derrota contra Francia (23-21), y la victoria frente a Tonga (28-12), el duelo contra Inglaterra es una final para Argentina. Un revés le dejaría sin opciones de hacerse con uno de los dos primeros puestos del grupo C, que dan acceso a cuartos de final,

"Si no ganamos, se terminó el Mundial. No hay tercera oportunidad. Pasó la primera contra Francia, se saltó la valla contra Tonga y ahora viene Inglaterra. No hay que ser un genio matemático para saber que si pierdes se terminó. Cuando empiezas perdiendo en un Mundial, después todos los partidos son definitorios. ¡Qué mejor desafío que este partido para expresar lo que tenemos y salir vacíos! Hay que prepararse de la mejor manera y terminar contra Inglaterra con la impresión de que el trabajo está hecho", añadió.

Y para ganar a Inglaterra, según Fernández Lobbe, se debe llegar a un equilibrio entre el aspecto táctico y el mental.

"Juegan las dos cosas. Debemos tener claro cómo tenemos que jugar y también entra la parte mental porque uno puede estar preparado, pero la mente es la que domina todo. Hemos visto un millón de ejemplos en el rugby y en otros deportes. Cuando la mente está donde tiene que estar, te sentís todopoderoso y hay que llegar a ese lugar", dijo.

Para el partido contra Inglaterra, un deseo: "Ojalá que ellos estén pensando en cuartos de final, en Gales o Australia (posibles rivales en esa instancia) y no dediquen toda la energía que se merece este partido".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.