Saltar al contenido principal

"La policía está enferma": oficiales parisinos protestaron para pedir mejores condiciones

Oficiales de policía participan de la llamada "Marcha Nacional de la Ira" para protestar por las malas condiciones laborales en París, el 2 de octubre de 2019.
Oficiales de policía participan de la llamada "Marcha Nacional de la Ira" para protestar por las malas condiciones laborales en París, el 2 de octubre de 2019. Christian Hartmann / Reuters

Los oficiales convocaron a la denominada "Marcha Nacional de la Ira" en la capital francesa en un contexto de creciente malestar con la institución, el incremento de la tasa de suicidios y la reforma de las pensiones.

Anuncios

En una movilización sin precedentes en casi 20 años, la policía se manifestó este miércoles 2 de octubre en París, a pedido de casi todos los sindicatos de la fuerza. La denominada "Marcha Nacional de la Ira" se dio en un contexto de deterioro de las condiciones de trabajo, el aumento de la cantidad de suicidios de oficiales y la reforma en el sistema de pensiones.

La columna de policías se movilizó desde la Plaza de la Bastilla hacia la Plaza de la República, en el centro de la capital francesa. Según las organizaciones sindicales que lograron la unión de oficiales de todos los cuerpos y rangos, alrededor de 22.000 personas participaron en la movilización.

"Vinimos aquí para luchar por nuestras condiciones de trabajo y especialmente para rendir homenaje a nuestros colegas que acabaron con sus vidas", dijo Damien, un oficial de 24 años, miembro de la brigada para la red de trenes suburbanos Transilien, en París.

"Estamos aquí porque es un desastre", advirtió Yves, de 54 años, un policía de Montpellier. "Estamos cuestionando la reforma de las pensiones, las políticas, los medios de comunicación, el tratamiento de los hechos. Para nosotros nunca hay una presunción de inocencia", agregó.

Un movimiento unitario de los oficiales no se concretaba desde 2001. En aquella oportunidad, la movilización se produjo por el asesinato de dos policías en Plessis-Trévis (departamento de Val-de-Marne) a manos de un ladrón reincidente.

En esta ocasión no hay hechos sangrientos que actúen como desencadenantes, sino un desgaste operativo relacionado con el movimiento social de los chalecos amarillos, en el que la policía a menudo fue acusada de violencia, y un incremento en los suicidios en la policía nacional, un mal endémico en la institución.

Los policías aducen un "hartazgo profundo"

En el corazón de las demandas policiales, coexisten cinco puntos: "la mejora de la calidad de vida en el trabajo", "una verdadera política social para los agentes del Ministerio del Interior", "una respuesta penal real, efectiva y disuasoria”, "la defensa de las pensiones" y una futura ley de orientación y programación "ambiciosa".

"Hay un hartazgo profundo. Todos los sindicatos son conscientes de que la policía está enferma", dijo David Le Bars, secretario general de la Unión de Comisionados de la Policía Nacional (SCPN-Unsa).

"Estamos más allá de los medios. Una mejora presupuestaria o la futura Loppsi (ley de orientación y de programación para el desempeño de la seguridad nacional) no resolverá todo", advirtió el sindicalista, quien también reveló que existen "temores" sobre las reformas del sistema de pensiones y de la función pública.

La futura reforma de los planes de pensiones es, de hecho, uno de los principales puntos de tensión entre el Gobierno y los sindicatos policiales. Los agentes temen que se revise su ventajoso sistema de bonificaciones.

Informe desde París: protesta policial en Francia por suicidios de uniformados

Los sindicatos reclaman una posición "firme y definitiva" del Gobierno sobre las pensiones

Bajo el sistema actual, los policías se benefician de un bono especial "quinquenal", que les otorga una contribución anual (cuatro trimestres) de cotización cada cinco años. La medida tiene un límite de cinco años y, para ser elegible para este beneficio, el empleado debe haber ejercido 27 años.

Las palabras del ministro del Interior, Christophe Castaner, que el 17 de septiembre aseguró que defendería "hasta el final la especificidad del estatus" de la policía, están lejos de haber disipado las preocupaciones de las organizaciones sindicales.

"Queremos una posición firme y definitiva del Gobierno", reclamó el secretario general de Unité-SG-FO, Yves Lefebvre.

"Castaner no tiene todas las cartas en la mano, juega una mano de póker con Matignon (en referencia a la residencia oficial del primer ministro Édouard Philippe) y el Elíseo", observó Lefebvre, a la vez que advirtió sobre problemas en el cuerpo de policía si el gobierno sigue las recomendaciones del informe del Alto Comisionado para la reforma de las pensiones, Jean-Paul Delevoye, publicado en julio.

Entrevistado por 'France 2', el miércoles 2 de octubre por la mañana, Christophe Castaner señaló que "habrá un cambio en el régimen como para todos los franceses, pero habrá que tener en cuenta la peligrosidad de su trabajo como oficial de policía". El ministro del Interior insistió en la diferencia entre "aquellos que están en una ocupación peligrosa" y "todos los funcionarios del Ministerio del Interior que no enfrentan las mismas realidades".

El Ministerio del Interior defiende las medidas adoptadas en el último año

Ante este nuevo cuestionamiento del mundo policial, el Ministerio del Interior destacó las medidas adoptadas desde la llegada de Castaner y (el secretario de Estado ante el Ministerio del Interior, Laurent) Nuñez en octubre de 2018.

"No se trata en absoluto de negar las dificultades que puede enfrentar la policía. Sabemos que han sido puestos a prueba. Hay un trabajo muy importante de actualización y lo estamos impulsando a través del proyecto de ley de finanzas", remarcó una fuente de la cartera liderada por Castaner.

Según el Ministerio del Interior, cuyo presupuesto aumentará un 4% en 2020, se han gastado 552 millones de euros adicionales en personal de seguridad desde el presupuesto de 2018.

Desde esa cartera también destacaron el aumento de "más de mil millones de euros" del presupuesto de la Policía Nacional durante los últimos 5 años y la promesa de reclutamiento de 10 mil policías y gendarmes adicionales durante todo el mandato. También aseguraron una "fuerte movilización" para la problemática de suicidios, así como el activismo de los ministros para defender a la policía de las "críticas permanentes".

¿El recordatorio de estas medidas será suficiente para apaciguar la "ira" de la policía? "Ya es 2 de octubre", advirtió Yves Lefebvre.

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.